Atenta nota

Aunque parezca un tanto reiterativo, no me canso de agradecer, también en nombre de Cecilia, Cecilia María, Orlando Emilio, Doña Bertita y toda la familia Ortega, todas las muestras de cariño recibidas en ocasión de la muerte de nuestro querido Rodrigo Joaquín.  Deseamos que sepan que esas manifestaciones a través de visitas, llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes en Facebook y comentarios al post que dediqué a mi hijo en este Blog, han sido como un bálsamo en nuestras heridas.  A todos ustedes, nuestro más sincero agradecimiento.

Aprovecho la ocasión para solicitar sus disculpas debido a que en mi post, llegué a tocar algunas situaciones que merecían quedar en la intimidad de la familia, pero que debido a que algunas personas inescrupulosas se prestaron para hacerle comparsa a quien con el peor cinismo pretende cambiar los hechos y venderse como desconsolada doliente, me atreví a mencionar parte de toda la verdad.  Creo que Rodrigo no merecía que su memoria sufriera daño alguno, suficiente con lo mucho que sufrió su humanidad.  En lo particular, les agradezco su comprensión.

4 comentarios

Archivado bajo Familia, Nicaragüense

4 Respuestas a “Atenta nota


  1. Hola, Orlando. Qué más quisiéramos todas las personas de bien, que lo que ha ocurrido con tu familia fuese una pesadilla. Pero la vida es así, con sus cuotas de dolor y de alegría, unas veces pequeñas, una veces grandes, de ambas. Yo creo que hiciste bien en escribir como lo hiiciste. Para el malvado con ‘pretexto’ o sin pretexto siempre hay motivaciones para actuar. Agradecer a Dios por lo bueno que tenemos, hacer el bien que podamos y seguir tan campantes, porque bien sabés que es imposible complacer a todo mundo.

    Que la serenidad cubra como manto los cuerpos y las mentes de tu familia.

    Un abrazo para todos.

  2. Marco Antonio

    Estoy de acuerdo con nuestra amiga Melba, yo también quisiéra que lo que ha ocurrido a su familia fuese una pesadilla. Pero la vida es así y tiene que continuar… Saludos Doctor Ortega

  3. A. L. Matus

    Estimado Maestro Ortega. Mis mejores deseos para que pronto encuentre resignación en su vida. Me parece que en su artículo trató con profundo respeto la memoria de su hijo. Es natural que el corazón abrigue la furia por ciertos acontecimientos. Recuerde que el que siembra rayos, cosecha tempestades.

  4. Matylde Zepeda

    Amigo Orlando, Gracias por compartir tu dolor, tu historia de familia, con todo su contenido.
    Te apegastes exactamente a lo acontecido.
    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s