My first, my last, my everything

 

 

Con demasiada frecuencia encontramos en las redes sociales frases, dizque motivacionales, que afirman que el pasado y el futuro no existen y que es el hoy lo que cuenta, sin embargo, no estoy muy de acuerdo con dicha afirmación.  Considero que el pasado es una reserva de experiencias, de donde podemos echar mano para superar el hoy y sentar las bases para un futuro que sea lo suficientemente atractivo para poner todo nuestro empeño en llegar ahí.

La música es indudablemente un elemento que acompaña a todas esas experiencias que atesoramos y que constituye una banda sonora adosada a todos esos rollos de película, en donde fuimos protagonistas, actores de soporte o simplemente extras.  Independientemente de nuestras actuaciones, muchos de esos temas musicales merecen un Oscar, sin embargo, a menudo, por tanta basura que se acumula en el disco duro, esa música se va perdiendo en el olvido. Por lo anterior, es muy sano el ejercicio de revisar aquellos recuerdos, sacando la parte negativa y enviándola al cesto de la basura y tomar los recuerdos positivos y pulirlos para volverlos a colocar en el archivo correspondiente.

Sin saber por qué, uno de estos días desperté con una música en mi mente.  Era la banda sonora que me acompañó durante un buen trecho de los años setenta y que pertenece en gran parte al gran músico norteamericano: Barry White.

Conocí la música de este autor, director y cantante a finales de 1974 o inicios de 1975 cuando comenzó a sonar insistentemente en todas las radiodifusoras, que en esa época era el único medio para conocer los éxitos musicales que nos iban llegando, un tema realmente fuera de serie.  Era un tema instrumental, algo extraño en esos tiempos, sin embargo, tenía todos los elementos para cautivar a la audiencia.  Tenía por título Love´s theme (Tema de amor) y estaba a cargo de Barry White y la Orquesta ”Love Unlimited”.   El sonido era impresionante, pues se notaba una gran orquesta en donde predominaban los violines, sin embargo el ritmo era llevado por guitarras eléctricas, un piano y percusiones.  La delicadeza de las cuerdas emulaban los dulces sentimientos del amor, mientras que las percusiones imitaban los latidos de un corazón batiente y el wawa insistente de la guitarra eléctrica, al estilo de Isaac Hayes, nos ubicaba en un mundo en ebullición.  Así que fue que aquel Tema de amor resonó por varios meses llenando nuestras vidas de un nuevo ritmo y solo fue opacado cuando escuchamos la voz de Barry White, una voz impresionantemente grave, pero que entonaban una canción romántica a más no poder, siguiendo el mismo estilo musical de Tema de amor, cuerdas con ritmos modernos.  Aquel tema se llamaba You are the first, the last, my everything (Eres el comienzo, el final, mi todo) y en breve se colocó entre las favoritas de la audiencia nacional.   Los siguientes temas de White entraron por la puerta grande, como Never, never gonna give you up (Nunca, nunca te voy a dejar), Can´t get enough of your love, babe, (No me cansaré de tu amor nena), What am I gonna do with you (Qué voy a hacer contigo), Let the music play (Dejen que suene la música), Rapsody in White (Rapsodia en White, parodiando a la Rapsodia en Blues de Gershwing) entre otros.  El último éxito que nos llegó a casi a fines de la década fue el éxito de Billy Joel: Just the way you are (Justamente cómo eres), en una versión que es una verdadera joya.

Pero en el mundo de la música nada es para siempre y para esa época los Bee Gees se llevaron de corbata a todos los que dominaban la música popular, al agarrar un nuevo aire e instaurar la música disco, aunque en honor a la verdad encontramos mucho del estilo de Barry White en aquel nuevo género.

Así pues, de repente Barry White desapareció de la escena musical, por lo menos en este país y no volví a saber de él hasta en 2003 cuando llegó la noticia de su muerte, debido a complicaciones de la insuficiencia renal que padecía.  Ya era la época del internet de las cosas, así que  tuve acceso a mucha información sobre aquel músico que realmente desconocía.  Me sorprendió que a la fecha de su muerte tuviera tan sólo 58 años.  Yo siempre asocié aquella potente voz a una persona mayor, máxime con su voluminosa humanidad, cuando en realidad en 1974 al saltar a la fama tenía apenas 29 años.  La única vez que se miró un poco esbelto fue cuando actuó a la par de Luciano Pavarotti en 2001, dos años antes de morir Barry, cuando interpretaron a duo You are the first, the last my everything.en aquellos eventos de Pavarotti and Friends.  Otra información que no dejó de sorprenderme fue que su segunda esposa Glodean, una de sus cantantes estrella, estuvo con él desde 1974,  año en que Barry saltó a la fama, hasta su muerte.

De esta manera, estos días he estado buceando en las profundidades del recuerdo, con la ayuda de Barry White, transportándome a una época que creímos dorada, en donde salíamos a comernos al mundo, cuando la vida, tal como afirmaba Gutiérrez Nájera: decía aún, “soy tuya”, haciendo nosotros caso omiso del agregado de aquel poema: aunque sepamos muy bien que nos traiciona.  Amigos que caminaron aquellas sendas llenas de sueños, risas y como decía el vate, una sed de ilusiones infinita, pero que el tiempo y la distancia los llevaron hacia otras rutas.  Aun así, disfruto al ver pasar todas aquellas imágenes mientras me envuelve la magia del ritmo de Love´s theme o sintiendo resonar aquel vozarrón de Barry, expresando aquella profunda declaración de amor, de manera tan simple: you are the first, the last, my everything o bien, I love just the way you are, invitando a movernos al compás de su música, mientras nuestro cuerpo, sin limitaciones, obedecía sin chistar, siguiendo aquel pegajoso ritmo.

 

2 comentarios

Archivado bajo Mùsica

2 Respuestas a “My first, my last, my everything

  1. Elizabeth

    ¡Genial! Como siempre, me deleito con sus escritos. Un cordial saludo desde New Orleans.

    Me gusta

  2. Chepeleon Arguello U

    Hermano varias cosas recuerdo de la era de Barry White, el program de media hora o más de la radio La Pantera, por la tarde a las 4 Pm, creó que era los sábados donde podías disfrutar las últimas canciones o noticias referentes a dicha estrella de la música, en aquel entonces dicha estación de radio, enfocó sus programas en la juventud, existió el Club de admiradores de B. White, y armaban bailes donde los miembros de dicha estación se agrupaban por zonas, barrios o residenciales, tiempos que a la distancia me hacen ver, que eran reflejos tardíos de cómo había funcionado en los Estados Unidos, con la llegada del Rock and Roll. Para serte honesto, fueron tiempos muy bonitos y sanos, llegue a tener amistades a lo ancho y largo de Managua, amistades que muchas de ellas, aún conservo. La otra fue las Coca Coladas de Casa Blanca, en el Centro Comercial El Camino, donde el Bolerama se convirtió en el centro de reuniones, donde llegaban y anunciaban las fiestas y de allí salíamos en grupos a disfrutar la noche en aquel entonces, los formatos de los años previos al terremoto no se respetaban más, se inventó la cultura de vestir casualmente o la del paracaidista, que eran los no invitados o las fiestas donde sus dueños-jóvenes de cumpleaños- buscaban como su fiesta, alcanzara la popularidad a nivel no dados en el pasado a nivel Managua, y ser el centro de conversaciones en la escuela la siguiente semana, por las tardes de los fines de semana nos reuníamos a bailar sanamente el chavalero, en Casa Blanco, la entrada $10 Córdobas, cosa que después de hacer amistad con el portero, nos dejaba entrar sin pagar.
    Tanto él como Dona Summer, estuvieron en mi lista para irlos a ver en concierto, desafortunadamente los dos murieron tempranamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s