Archivo de la categoría: Familia

La del vestido rojo

La del vestido rojo.  Imagen tomada de internet

CUENTO.  BASADO EN HECHOS REALES.

Faltan diez minutos para las cuatro de la tarde y en aquel recóndito pueblo, las nubes se confabulan para esconder por un rato al timorato sol de diciembre y una ráfaga de viento levanta una nube de polvo en la rústica calle que de pronto pareciera haber adquirido cierta solemnidad ante el cortejo fúnebre que la recorre en su marcha hacia la parroquia, misma que no necesita ser nombrada pues es la única que existe.  Un fino ataúd de madera preciosa es llevado a la usanza de aquel pueblo, en hombros de familiares y amigos, con un marcado balanceo, “chiqueado” como dirían ahí.   Le siguen, una mujer que no llega a sus cincuenta años, acompañada de cuatro mujeres jóvenes, todas ellas de riguroso negro, cubierta sus cabezas con finas mantillas de ese mismo color.    Luego, una nutrida concurrencia de personas esforzadas por lucir de manera circunspecta para la ocasión.  Algunos en la parte posterior del cortejo, se atreven a conversar en muy baja voz.

La viuda, lleva una expresión un tanto indescriptible.  No parece haber compunción. No llora y en su rostro no hay asomo de alguna pasada lágrima.  Sus hijas, más bien reflejan cierto asomo de temor.  Como si para todas ellas, aquel sepelio fuera un amargo trago que debían apurar.  Entre los acompañantes, tampoco se adivina ninguna expresión grave, ni siquiera por solidaridad. Uno de los que cargan el ataúd, es el único que refleja un dolor contenido; seguro algún hermano del difunto.

De pronto, cuando el cortejo alcanza la esquina próxima a la parroquia, del cafetín ahí ubicado, sale súbitamente una mujer.  Todos los acompañantes del difunto, sin excepción, la voltean a ver, como dicen, tragándose la campanilla.  No por su figura, pues es de estatura más que regular y de cuerpo bien conformado, sino porque está vestida completamente de rojo.  Incluso sus zapatos hacen juego al color de su vestimenta, al igual que su collar y pendientes, mientras que su cabello, negro azabache, es sujetado por un aro del mismo color.  Lleva unos lentes oscuros, no tanto como para esconder sus ojos, sino como para esconder de sus ojos, la escena que tiene frente a sí.

La viuda al verla, la reconoce inmediatamente y siente que un fuego con un sabor entre amargo y ácido sube por su esófago y amenaza por llegar a su boca.  Se trata de su hija. Tiene varios meses de no verla y en ese tiempo parece haber embarnecido, además, tiene una expresión que nunca le conoció.  Denota seguridad y una actitud retadora.  Detrás de ella se ha colocado, como protegiéndola, un tipo alto, fornido, que luce blue jeans, una camisa a cuadros y botas vaqueras.  La concurrencia también llega a reconocerlos y comienza a cuchichear.

En el preciso momento en que el féretro pasa frente a la pareja, el hombre hace una seña a alguien al interior del cafetín y de pronto, una roconola comienza a tocar una pieza a regular volumen.  Al escucharla, todos parecen trastabillar.  La viuda se detiene, al borde del colapso, de tal forma que una de sus hijas la toma del brazo para que no caiga.  El allegado al difunto que carga el ataúd, casi echa espuma por la boca, sin embargo, vuelve a ver al hombre de la acera y observa que de la cintura se asoma una Colt .45 automática.  La roconola sigue con la pieza que ha llegado al estribillo:  “Ya el zopilote murió, ya lo llevan a enterrar, ya lo llevan a enterrar, échenle bastante tierra, no vaya a resucitar, no vaya a resucitar”.

El momento que le tomó al cortejo pasar por aquella esquina se hizo eterno.  Cuando finalmente calló la música, la pareja se dirigió a una camioneta estacionada cerca de ahí y se perdió en la distancia.

Ya en la salida del pueblo, la del vestido rojo no pudo más y rompió en amargo llanto.  El hombre le tomó la mano y simplemente le dijo: -Ahora sí, amor, ya todo terminó.  Pero no era cierto, aquello no terminó ahí y a decir verdad, parecía que nunca terminaría.  De repente, la mente de la muchacha se transportó a aquella misma calle, que unos meses antes. ella, vestida de blanco, recorría hacia el altar del brazo del ahora difunto.  En ese entonces, ella se esforzaba por mostrar felicidad y serenidad, pero en el fondo se moría de los nervios, mientras que su padre, lucía una cara de pocos amigos.  Desde el momento en que su hija comenzó su noviazgo con el que ahora sería su marido, él se había opuesto rotundamente, esgrimiendo los más ridículos pretextos, pues el sujeto en cuestión no tenía cola visible que le pisaran.  La familia del novio, pequeños ganaderos, tenía  recursos, era gente trabajadora y él, quien no era afecto a las labores del campo, había logrado finalizar la escuela de comercio y trabajaba como contador en la capital, desde donde viajaba regularmente al pueblo.

Después de la ceremonia religiosa, la pareja, sus familias y numerosos invitados se trasladaron a la casa de la novia, en donde el padre, a regañadientes, no tuvo otra alternativa más que echar la casa por la ventana.  Fue una recepción fastuosa, para los estándares de aquel pueblo, es más, guardando las debidas distancias, el propio Camacho se hubiese sentido envidioso.  A pesar de que los festejos se prolongaron hasta el atardecer del día siguiente, al rayar el alba, la pareja salió en viaje de luna de miel a Santa María de Ostuma, un hotel de montaña en el norte del país que en aquel tiempo estaba muy de moda para aquel tipo de menesteres.

Después de disfrutar de los maravillosos paisajes que se observaban desde el hotel e ingerir una frugal cena, los recién casados se recluyeron en su habitación y se dispusieron a iniciar los prolegómenos del asunto que tenían por delante.  La dulzura que había desbordado hasta entonces la novia, de pronto fue convirtiéndose en un profundo sentimiento de temor.  El novio, quien acusaba en su hoja de vida una experiencia, pudiésemos decir, suficiente en esas lides, entendió que era algo normal, ante la incertidumbre de la muchacha frente a un hecho que podía considerarse un rito de iniciación, en ciertos casos, un tanto doloroso.  Como todo un caballero, de lo cual se preciaba, trató de calmar a su ahora esposa, ofreciendo la gentileza que el caso requería. Aun así, el nerviosismo de la novia iba in crescendo, hasta el punto en que comenzó a ponerse tiesa (ella), mientras que el novio hacía su mejor esfuerzo para tranquilizarla con las mentiras piadosas del caso.  Cuando él lo creyó prudente, se dijo a sí mismo aquel refrán que repetía su abuela: “Lo que se va a pelar, que se vaya remojando” y se preparó para asumir en propio nombre su dominio sobre la doncellez de su dulcinea.  Como el torero que con el estoque en mano, mide la fuerza necesaria para atravesar piel y músculos del astado, el joven se lanzó con firmeza, sin embargo, más que resistencia, sintió como si alguien hubiese abierto una puerta y el impulso lo llevó hasta la pared de enfrente.

La sorpresa, el desconcierto y la frustración del novio fueron mayúsculos.  En aquel tiempo los estudios sobre el “himen complaciente” todavía no se profundizaban, de tal manera que no había ningún atenuante ante lo que era un atentado al honor del novio, de tal forma que el tálamo nupcial amenazaba en convertirse en un ring de la AAA.  -¿Qué pasó? Fue lo único que se le ocurrió decir al novio.  La muchacha se limitó a enmudecer y al rato, como decían en el pueblo: “dice a llorar”.    El primer impulso de cualquiera hubiese sido estrangular a la causante de aquella mancha en el honor del esposo, sin embargo, el joven no era violento y había aprendido a manejar sus reacciones con cierta dosis de ecuanimidad.

No obstante, de pronto tomó la actitud de un oficial de “entrevistas” de la OSN (Oficina de Seguridad Nacional) y comenzó a interrogar insistentemente a la joven, tratando de descartar las opciones tan manidas utilizadas en estos casos, como las caídas de una bicicleta, de un árbol, de una cerca, indagando acerca de algún novio, vecino, compañero de clases, sin que ella pudiera dar la menor luz en aquella persecución de la verdad.  En aquel interrogatorio que se prolongó durante toda la noche, el novio llegó a observar que el código más fuerte en su pareja era el silencio.  En ningún momento hubo el intento de alguna mentira que tratara de calmarlo.  Llegó el muchacho a la amenaza de llevarla desnuda por todo el pueblo y dejarla en la puerta de su casa y ahí repudiarla a todo pulmón.

Era ya de mañana, pues la claridad de la aurora empezó a colarse en la habitación, cuando la insistencia del joven logró romper aquel muro infranqueable dentro de su compañera y de pronto, la verdad se desbordó, con la fuerza del agua que rompe una represa y se limitó a tres palabras: -fue mi papá.  Su voz se ahogó muy dentro de su pecho y se dejó caer entre sollozos.  El novio fue quien en ese momento perdió el habla, sus ojos se desorbitaron y su quijada perdió la fuerza que lograba mantener su boca cerrada.  Se dio cuenta inmediatamente que ella no estaba mintiendo, recordó aquella animadversión de aquel hombre a su persona, a su noviazgo y luego al matrimonio.

Cuando él recobró el resuello, comenzó a caminar por toda la habitación, mientras cavilaba lo que podía hacer.  Pensó por un momento en matar a quien ahora era su suegro, sin embargo, estaba seguro que conociendo a sus respectivas familias, esto podría ocasionar interminables vendettas que terminarían al final con todos sus integrantes.  Pensó en una acción legal, pero tampoco podía progresar, dada la estrecha relación del suegro con el régimen somocista, que al final de cuentas controlaba la justicia en el país.  Lo más importante fue concluir, después de todas las reflexiones, que su esposa, no era otra cosa que una víctima.  Fue entonces que se acercó a la cama y comenzó a acariciarle su cabeza, tratando de contener las lágrimas.  Ella, tratando de arrancar las palabras de su garganta, le preguntó: -¿Me perdonás? –No tengo nada que perdonarte, le replicó él, eso sí, agregó, quiero que lo que yo te pida, lo obedezcas ciegamente, sin protestar.  Ella sin pensarlo mucho asintió.  – Lo primero, dijo él, va ser que no vas a volver nunca a tu casa.  Ella después de un sollozo, asintió.  – Lo segundo, agregó, será que luego me contés a detalle como fue toda esa historia. Ella dudó por un momento, pero al final volvió a asentir.

Regresaron directamente a la capital, a la pequeña casa que él había alquilado para convertirla en su nido de amor.  Sin embargo, todo aquel cariño que habían construido durante los meses de noviazgo, tuvo que ser comenzado casi de cero y todas las noches al igual que Sherezade, ella le iba soltando a retazos la escalofriante historia de cómo su propio padre la había violado innumerables veces y como aquel código de silencio que imperaba en aquella casa, impedía detener aquella canallada. Luego le soltó algo más tormentoso.  Antes de que se fijara en ella, su padre había violado sistemáticamente a sus dos hermanas mayores.  Al final, quién sabe por qué razón, la prefirió a ella y dejó a sus hermanas en paz.  Lo más macabro era que todos, incluso la madre sabía lo que estaba sucediendo y lo único que se imponía era el silencio.

Cuando después de varios meses, el joven supo aquella borrascosa verdad, comenzó a darle vueltas en su cabeza la forma de hacer pagar a aquel aberrado.  Pensó por mucho tiempo y al final dio con la solución, al recordar el dicho: Pueblo chico, infierno grande.  Así fue que ejecutó su plan para que el mismo pueblo fuera el gran infierno de aquel demente.  Buscó a una pariente que también vivía en la capital pero que viajaba cada fin de semana al pueblo y le pidió que trasmitiera unas cuantas cápsulas de la historia, sin citar fuentes, a una lista de personas que se encargarían de diseminar la información por todo el pueblo y sus alrededores.  Así lo hizo y el domingo, después de la primera misa, muy temprano por la mañana, las noticias se dispersaron como reguero de pólvora.  Se multiplicaron de manera impresionante los grupitos que en las esquinas no hacían otra cosa sino comentar aquella historia.

El lunes por la mañana, la familia de nuestra historia, todavía con la oreja fría, comenzó a notar una especie de nubosidad que flotaba por todo el pueblo y como miradas furtivas y no tan furtivas se clavaban sobre sus humanidades.  No obstante, quien más resintió la situación fue el padre, quien observó un rechazo, primero un tanto velado y luego demasiado evidente.  Mientras le daba vueltas a su cabeza sobre el motivo de aquella actitud en la gente, un nudo parecía recorrer sus entrañas.  Después de varios días en que cada vez más se generalizaba aquella actitud hacia él, se le ocurrió la idea de ir a la cantina El resbalón, a donde acudían regularmente muchos de sus amigos y conocidos.  Ahí se encontraba su amigo y compadre Tobías.  A esa hora, el compadre ya llevaba algunos mecatazos adentro, así que se sentó junto a él y pidió su dosis.  Su compadre también estaba cambiado y solo respondía con monosílabos.  Cuando no pudo más, decidió jugársela y sin más le dijo: – Bueno compadre, ¿podría decirme usted qué demonios pasa?  El compadre, que no tenía pelos en la lengua, ante aquella pregunta a mansalva y bajo los influjos del alcohol le dijo: – Lo que pasa compadre es que usted es un degenerado.  Su primera reacción fue querer agarrar a golpes a su compadre, hasta que se tragara sus palabras, pero aquel le tenía clavados los ojos y en aquella mirada comprendió lo que en realidad había sucedido.  La mirada del compadre continuaba penetrándolo hasta el fondo de su alma, si es que tenía.

Aquel hombre, ahora casi como un zombi, se levantó de su silla, abandonó la cantina y con pasos inciertos se dirigió a su casa.  Cuando llegó y se encontró con su esposa, esta se asustó al verlo como un guiñapo. –Pero qué te pasó, le preguntó.  El hombre, balbuceando quiso decir: – Lo que pasa es que son unos hijue…  no alcanzó a finalizar su frase, cuando se llevó las manos al pecho, se arqueó y como en cámara lenta cayó al piso.   La mujer se quedó paralizada, sin mover un dedo, luego de un instante, mientras el hombre yacía con los ojos desorbitados, con la frente cuajada de sudor, le costaba respirar y su rostro mostraba cierta palidez.    De pronto, llegaron las hijas e igualmente se quedaron sin hacer nada, simplemente se volvieron a ver y se quedaron inmóviles.  Después de un rato, la madre se arrodilló a su lado y volvió sus ojos hacia arriba mientras exclamaba: -Hágase Señor tu voluntad, así en la tierra como en el cielo.    Cuando su respiración se hizo imperceptible, la madre le dijo a una de sus hijas:  -Llamá al doctor.

Cuando llegó el doctor, en un tiempo, pudiéramos decir prudencial, se acercó al hombre que continuaba en el piso y comenzó a verificar los signos vitales y después de varias auscultaciones, se acercó a la señora y le dijo: -Lo siento, su esposo ha fallecido.  Fue un infarto al miocardio.  No hubo shock, no hubo llanto, no hubo prácticamente nada, la ahora viuda simplemente se limitó a decir: -Dios lo haya perdonado.

Unas horas después, en su casa de la capital, el contador recibía una llamada de su pueblo.  Disimulando una sonrisa, se dirigió a su esposa y le dijo: -El sátiro de tu padre murió hoy de un infarto.  Ahora te voy a pedir lo último en que vas a obedecerme ciegamente.  Mañana, te vas a poner el vestido rojo que te compré para la fiesta de fin de año y vamos a ver pasar el cadáver de ese tipo.  Ella quiso decir: -Pero…  – Nada de peros, quedamos en que ciegamente.  Ella una vez más asintió.

Cuando la camioneta llegó a la capital ya estaba oscuro.  Ella ya se había calmado, pasaron luego por su casa, en donde él se cambió los jeans y la camisa a cuadros por un traje oscuro, con corbata azul con motivos rojos, mientras ella se retocó el maquillaje, tomo su bolso de noche y se dirigieron al club, en donde habían comprado boletos para la celebración del año nuevo.  Cuando ingresaron al club, ya había una nutrida concurrencia.  Una banda estaba finalizando El año viejo, al estilo de Toni Camargo.  Todas las miradas se enfocaron en aquella mujer de rojo, acompañada de un tipo que no desentonaba con la figura de ella.  El director de la banda se dirigió a sus músicos e iniciaron aquel cha-cha-cha que después de la introducción de trompetas decía: “Estas insoportable, con tu vestido rojo….”

 

6 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

El club de Tobi

 

Club de Tobi.  Imagen tomada de internet

Mi generación todavía tuvo la oportunidad de observar una marcada discriminación de género.  Tal vez no en toda su extensión, sin embargo, en nuestra niñez todavía se observaban muchos resabios de la dominación machista en la vida de los nicaragüenses.  Tal vez como niños mirábamos como algo natural aquella discriminación y no nos causaba escozor aquel letrero del Club de Tobi, compañero de aventuras de La pequeña Lulú, historieta de nuestra preferencia, que reafirmaba esta práctica:  No se admiten mujeres.

En Nicaragua las mujeres han sufrido discriminación por muchos años.  Fueron consideradas como ciudadanas por la Constitución Política hasta en 1950 y su derecho al voto fue aprobado apenas en 1957.  Anastasio Somoza García siempre se opuso al voto femenino, expresando un tanto en broma, un tanto en serio que ellas eran capaces de votar por el señor obispo, aunque su miedo era que fueran influenciadas por el clero para votar por sus adversarios conservadores.  No fue sino hasta en los años cuarenta, que las mujeres tuvieron acceso a la universidad, pues los únicos oficios que estaban reservados para las mujeres, fuera de los domésticos eran el magisterio, la enfermería o la confección.

Hasta en los eventos cotidianos, la exclusión era lo usual.  En ese entonces no podía concebirse un regalo para la reina del hogar, ya se tratara de cumpleaños, navidad o día de las madres que no fuese un utensilio que aumentara la eficiencia en el desempeño de sus labores domésticas.  Era mal visto que una mujer manejara un vehículo, fumara o se echara un rielazo al coleto.

Cuando en el Registro Civil, para agilizar los trámites, imprimieron formatos para llenar sólo los datos variables, se dejaba un espacio para el oficio del varón, pero para el caso de la mujer ya estaba impreso: oficios domésticos.  Algunos documentos legales llegaban al extremo de consignar como oficio de la mujer: labores propias de su sexo.  Por muchos años, en las notas periodísticas se les denominaba: el sexo débil.

La política había sido un campo vedado totalmente a las mujeres y a pesar de que había voces femeninas que se alzaban en contra de cualquier injusticia, era impensable que una mujer optara a una diputación o a un cargo directivo en la administración pública.  Fue hasta en 1957 que se incorporó al Congreso a la primera diputada, la Dra. Olga Núñez de Saballos, quien fue asignada  a la Comisión de Educación.   Esta profesional también fue la primera mujer que ocupó el cargo de Vice Ministro de Educación.

La iglesia no abonaba nada a favor de la inclusión de las mujeres en la vida nacional, pues reafirmaba el modelo de sumisión de la mujer ante el hombre y su limitación al papel reproductivo y de oficios domésticos.  Para ingresar a un templo, debían hacerlo con la cabeza tapada.  No se admitían niñas como monaguillos en los actos litúrgicos, sólo varones, mucho menos que se atrevieran a pensar que podían llegar al sacerdocio.   Además existían eventos que se apegaban al letrero de Tobi.  El día primero de enero, cuando todavía se celebraba en esa fecha la circuncisión del niño Jesús, como fiesta de guardar, había una procesión exclusivamente de varones, en donde con sus mejores galas los caballeros desfilaban acompañados de sus hijos varones que ya habían dado su primera comunión, es decir que ya tenían uso de razón.

A pesar de que en 1957 la Organización Internacional del Trabajo logró un acuerdo mediante el cual debía haber igualdad de remuneración entre la mano de obra masculina y la mano de obra femenina, así como en 1958 el acuerdo sobre la discriminación en materia de empleo y ocupación, en estos lares, ambas cosas quedaron por mucho tiempo a nivel de quimera.

La Guardia Nacional que hacía las veces de ejército y policía tenía sus puertas cerradas a la participación femenina, salvo tal vez la adscripción de las enfermeras del Hospital Militar.  La canción María de los guardias ilustra un poco el  significado femenino para aquel cuerpo castrense.

Las escuelas, principalmente las privadas, estaban segregadas pues era demasiado riesgo el mezclar varones y mujeres en un aula de clases.  Por otra parte, en muchos hogares se consideraba que el estudio no era útil para las mujeres que tendrían su puesto en el hogar.

En los deportes era igual, pues a excepción del basquetbol y el volibol, las damas no participaban en ningún otro deporte y en algunos de ellos ni siquiera podían asistir de espectadoras.

La década de los sesenta fue un parteaguas en la reivindicación de los derechos de las mujeres a nivel internacional, debido principalmente a la cantidad de movimientos sociales que ocurrieron,  así como la masificación de los medios de comunicación,  de tal forma que en el país, un tanto por un movimiento de inercia, poco a poco las mujeres se fueron incorporando a mayor número de actividades relevantes de la vida nacional.

La política permitió una mayor participación femenina y pudo observarse que el número de mujeres diputadas,  se elevó a seis,  así como ministras en ciertas carteras, básicamente educación y un mayor número de mujeres concejales.

En el aspecto de la religión, indudablemente el Concilio Vaticano II abrió una rendija en la puerta a las mujeres, en el sentido de que declaró su innata igualdad al hombre, sin embargo le reafirmó “la misión de guarda del hogar, el amor a las fuentes de la vida y el sentido de la cuna”, en vía de mientras, ya no necesitaban cubrirse la cabeza para entrar al templo y la fiesta de la circuncisión del niño Jesús fue borrada del mapa y sustituida por la de María madre de Dios, aunque la participación femenina en la procesión del primero de enero tomó un tiempo más.

En los años setenta se intensificaron los esfuerzos en la lucha para poner término a las diversas formas de discriminación contra las mujeres, bajo el liderazgo de la Organización de las Naciones Unidas, que para reforzar esta posición, declaró a 1975 como Año Internacional de la Mujer.  Recuerdo que en ese año, en todas las oficinas públicas era obligado encabezar todas las  comunicaciones oficiales con el “Año Internacional de la Mujer”.   Obviamente no fue una panacea para la  discriminación, sin embargo, poco a poco las mujeres iban ganando terreno en la reivindicación de sus derechos.

En esa década el número de diputadas aumentó a trece y siete suplentes y en 1974 Somoza Debayle nombró a la Prof. María Elena de Porras como la primera Ministra de Educación de Nicaragua.

En 1973 la iglesia católica emitió la instrucción Immensae Caritatis, en donde instituye a los laicos como Ministros Extraordinarios, principalmente como distribuidores designados para dar la comunión y establece un orden por el que debe darse prioridad para dicha designación: lector, seminarista mayor, religioso varón, religiosa, catequista, varón y finalmente mujer.  Aunque no se instituyó inmediatamente en Nicaragua, esto vino a ser un premio de consolación ante la persistente negativa al acceso al sacerdocio de parte de las mujeres.

De cualquier forma, el machismo era un mal muy difícil de desterrar de tal forma que en cualquier momento surgía el espíritu de Tobi.  Recuerdo que trabajando en el Banco Nacional de Nicaragua, por esas cosas de que el perro manda al gato y el gato a su garabato, me enviaron a representar a la institución a una reunión de alto nivel al Ministerio de Economía para la redacción de un informe del sector industrial del país.   La reunión estaba presidida por el propio Ministro, acompañado por sus directores.  El caso es que la discusión, que de pronto derivaba en plática de presos, nos llevó a la noche y de pronto el señor Ministro bostezó y llamó a su directora general de industrias, una profesional muy calificada y como lo más natural del mundo le dijo:  -Fulanitá, andá y traenos café.  Rechanfle, pensé yo para mis adentros.

Pare esos tiempos, ya la proporción de mujeres profesionales era considerable y en términos generales no existían barreras para el ejercicio de sus carreras.  No obstante, todavía se observaba un marcado machismo en ciertos círculos, como eran las asociaciones de profesionales.  Tuve la oportunidad de conocer a una abogada que al querer ingresar a la asociación de estos profesionales, fue invitada a declinar su solicitud y en cambio se le aconsejó que se inscribiera en la asociación de esposas de abogados, aunque su marido tenía otra profesión y lo peor del caso fue que ella, muy obediente, así lo hizo.  Bienaventurados los mansos.

A pesar de todo, ya para ese entonces, las mujeres podían fumar y beber a la par de los hombres, procurando siempre evitar los excesos, pues no faltaba algún jayán que cuando observaban a una mujer pasada de tragos, exclamara:  -Hay que bañarla.

Con la revolución de 1979 se abrió aún más la posibilidad de participación de la mujer en la vida nacional, en consideración a la participación masiva de la mujer en la insurrección, aunque no en una elevada proporción en el nivel decisorio, además de la influencia de las organizaciones femeninas en el poder.  Sin embargo, al inicio de la etapa revolucionaria, en la Junta de Gobierno sólo una mujer, Violeta Barrios de Chamorro participó en un grupo de cinco, mientras que en el primer Consejo de Estado, sólo ocho mujeres integraron dicho órgano, llegando  a un máximo de treinta y cuatro en el de 1984.  En la Asamblea de 1985 se registran 14 diputadas propietarias y 11 suplentes.

La proporción de las oportunidades de empleo para las mujeres se amplió significativamente, así como la de los cargos directivos, especialmente en el sector gubernamental, ya que el sector privado se contrajo significativamente.  La participación de mujeres en cargos ministeriales se amplió, especialmente en carteras antes vedadas a las mujeres.

Las nuevas instituciones del ejército y la policía nacional, incorporaron a todos los niveles a las mujeres.

La relación del sandinismo con la iglesia fue completamente antagónica, de tal forma que la influencia que esta última tenía sobre las mujeres y su papel reproductivo y de oficios domésticos se redujo en una gran proporción.

Así pues, muchos de los campos prohibidos a las mujeres que todavía permanecían, llegaron a desaparecer.  Esto no quiere decir que el machismo hubiese desaparecido, pues en muchos compañeros el espíritu de Tobi seguía latente y a nivel individual permanecían ciertas actitudes de exclusión.

Uno de los últimos tabúes que se rompió en la lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer ocurrió en 1990 con la llegada a la Presidencia de Violeta Barrios de Chamorro, la primera mujer en acceder a la primera magistratura del  país.  Hecho que todavía muchos países como Estados Unidos y México aún no logran.  No obstante, la relevancia de este hecho se vio opacada por los alaridos de un Goliat derribado.   La gestión de la Presidenta Chamorro tuvo que luchar contra corriente ante el boicot de organizaciones que en alguna ocasión habían defendido la igualdad de oportunidades para todos los nicaragüenses.  Así pues, Violeta Barrios de Chamorro es recordada, más que por haber sido la primera mujer presidenta, como la mujer que unió a los nicaragüenses para sacar a un gigante del poder, limpiamente, por la vía  democrática.

Las condiciones económicas precarias que caracterizaban a la Nicaragua de inicios de los noventa, obligaron a que los puestos de trabajo, que con la reinstauración de la economía de mercado se fueron ampliando, fueran ocupados por ambos miembros de una pareja, lo que vino a equilibrar un poco la correlación de fuerzas a nivel  familiar.  De la misma forma, el retorno de ciudadanos que por diversas razones emigraron a otros países, trajo una riqueza en materia de experiencia y nuevos sistemas de trabajo, especialmente de parte del sector femenino, de tal manera que el emprendimiento femenino reactivó muchas ramas económicas del país.   Por otra parte, los avances que en otros países se había alcanzado en materia de reivindicación de los derechos de las mujeres sirvieron de modelo para iniciar una lucha más intensa en ese sentido.

Ahora que estamos en pleno tercer milenio, debemos admitir que las cosas han cambiado sustancialmente para las mujeres, aunque todavía falta un buen camino para andar.   A pesar de que en 2008 se promulgó la Ley de igualdad de derechos y oportunidades que tiene como objetivo promover la igualdad y equidad en el goce de los derechos humanos, civiles, políticos, económicos, sociales y culturales entre hombres y mujeres, todavía estamos muy lejos de que se alcanzarlo.  Ni siquiera el gobierno, encargado de su aplicación, la cumple a cabalidad.

En la Asamblea Nacional hay un total de 38 mujeres, que representan el 41 por ciento del total de asambleístas, la participación de mujeres en la directiva de dicho órgano es todavía minoritaria.  En la actualidad en el gabinete no hay cartera que esté vedada a la participación de la mujer, aunque sus facultades resolutivas están un tanto limitadas.  En la policía nacional, el mando supremo (bueno, es un decir) ya ha sido ocupado por mujeres, mientras que en el ejército, todavía no se vislumbra algo parecido.

En los deportes ya se observa una participación femenina en todas las disciplinas e incluso ya se mira como algo natural que muchas mujeres agarren con maestría el taco, le froten la punta con tiza y se lancen una carambola de tres bandas.

En la iniciativa privada, cada vez es mayor la proporción de mujeres que ocupan cargos ejecutivos, aunque no alcanzan ni el 20 por ciento, ni sus remuneraciones están al mismo nivel de sus colegas hombres.   En el resto del espectro laboral la participación femenina no encuentra límites, aunque todavía hay ciertos oficios en donde no se han atrevido a incursionar, por ejemplo, todavía no he visto a una mujer conduciendo un autobús de pasajeros, aunque estoy seguro que conducirían con mayor precaución y cortesía.  Es importante señalar que todavía se observan trazas de acoso a todos los niveles.

En la cultura en general, existe una natural igualdad entre hombres y mujeres y el nivel intelectual de los involucrados no permite ningún tipo de exclusión.

En el campo educativo, hay una total inclusión y políticas de igualdad de género en todo el sistema, predominando la coeducación, aunque una minúscula minoría todavía abogue y practique la educación diferenciada o segregada.

Este año, el comercio ofreció como regalos preferidos para el día de la madre, teléfonos inteligentes, tablets y así como otros productos muy distantes de los utensilios de cocina.

En el nivel familiar se observa una proporción creciente de mujeres que obtienen mayores remuneraciones que su pareja.  En algunos casos, esta situación les otorga la facultad de ser el líder de la familia, en otros casos, es motivo de frustración en el hombre y sus reacciones, la mayoría de las veces, caen en el terreno negativo.

No cabe duda que el acceso al sacerdocio de parte de las mujeres vendría a reafirmar los conceptos de igualdad de género a nivel mundial, es más, es muy probable que la mayoría de las mujeres ejercerían su ministerio de manera más eficiente que los hombres, todavía falta caña que moler, pero es factible que dentro de dos décadas pueda darse ese paso fundamental.

Lo cierto es que a pesar de todos los avances que se han logrado en materia de igualdad, especialmente comparados con lo que imperaba en los años cincuenta del siglo pasado, todavía el machismo es un estigma que sigue enquistado en muchos conciudadanos.  Podrán mostrar una actitud tolerante en público, pero a nivel personal es otra cosa.  Hace falta mucha educación para desterrarlo para siempre.  Así pues no es remoto que de vez en cuando algún congénere se ponga su pequeño bonete de Tobi y escriba:  No se admiten mujeres.

 

 

 

10 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

Las manzanas del San Miguel

Manzanas. Foto tomada de Internet

 

A medida que se acercaba diciembre, mi abuelo hacía más frecuentes sus viajes a Managua, con el objeto de realizar las compras con las que haría frente a la creciente demanda con motivo de la temporada del corte de café.  Cuando amanecía de buen humor y estimaba que su viaje no sería complicado, me invitaba a acompañarlo.  Para mí, viajar a la capital era toda una aventura, desde alistarse bien temprano y tomar la carretera sur para descender hasta la planicie de la gran ciudad.  Sentía una gran emoción al pasar el triángulo de El Crucero y empezar el descenso, cauteloso por todas las curvas de la sierra, hasta la tranquilidad de llegar a Las Jinotepes, en donde sólo faltaba librar las últimas curvas de Ticomo, para iniciar el descenso final y ver el tremendo espectáculo del lago y Chiltepe cuando llegábamos a Las Piedrecitas y observar la singular bienvenida que nos ofrecía una tupida alameda de chilamates que llevaban hasta la estatua de Montoya.

En aquella ocasión, ya había pasado la gritería y el viaje se mostraba más interesante por la navidad que se avecinaba.  Iniciamos el periplo de las compras en la calle 15 de septiembre, en donde invariablemente visitaba las librerías de don Elías Argeñal y de don Ramiro Ramírez Valdez, pasando luego a la esquina opuesta a este último, en donde se ubicaba la Droguería Guevara, distribuidor de muchos productos farmacéuticos, entre ellos la famosa Agua de Budapest o Agua de Buda como se le conocía popularmente.  Ahí nos atendía muy cordialmente don Roberto Argeñal y nos tardábamos un poco al establecer con mi abuelo sus conversaciones sobre el mundo de la farmacopea.

Tomamos luego la avenida Roosevelt hasta llegar al almacén de don Gilberto Morales, conocido de mi abuelo pues ahí compraba sus sombreros, que eran parte de su atuendo diario.  Después de conversar amenamente con él, mi abuelo colocó los paquetes que traíamos en una esquina en la entrada del  almacén y me pidió que me sentara en uno de ellos y lo esperara, encargándole a don Gilberto que me echara un ojo mientras él realizaría rápidamente algunas evoluciones.  No me pareció nada bueno, pero en esos tiempos, los niños no tenían derecho a disentir, así que no quedaba de otra que apechugar y esperar.

Pasó un buen rato, que a mí me pareció una eternidad, entonces abandoné mi improvisado asiento y me asomé a la calle, para ver si se divisaba la figura inconfundible de mi abuelo, sin embargo, nada.  La avenida se mostraba con un sin igual movimiento, tanto de tráfico vehicular como de personas que transitaban en ambas vías por la principal  avenida de la capital y estaba engalanada con diversos adornos navideños.   De pronto, sentí que una fresca brisa vino del lago y en ese momento percibí un aroma delicioso.  Era un olor cálido y dulce que llegaba en oleadas y que llegó a calmar aquella inquietud provocada por la ausencia de mi abuelo.

Seguí esperando pacientemente en el lugar designado, sin embargo,  después de otro eterno rato, decidí salir a buscarlo.  De manera cautelosa salí del almacén de don Gilberto y tomé rumbo al norte, fijándome bien en ambas aceras para ver si lo divisaba, sin embargo, nada.  Caminaba con la extraña sensación de libertad, al hacerlo sin la compañía de nadie en aquella avenida.  En ciertos comercios se escuchaban algunos sones de pascua que adelantaban la navidad.     Seguí caminando, más que con la intuición de dónde pudiera estar mi abuelo, siguiendo un camino marcado por aquel aroma que se hacía más intenso.

Después de un par de cuadras, que se me hicieron kilométricas, al llegar a la intersección con una calle, sentí que el aroma se hacía mayor y que venía del este.  Doblé hacia la derecha con la determinación de Baden Powell en el sitio de Mafeking, seguí la ruta del dulce aroma, hasta llegar a un punto en donde el comercio se miraba en ebullición y en las aceras se habían instalado numerosos puestos que ofrecían manzanas y uvas.  El aroma que sentía provenía de miles de docenas e innumerables racimos de estas frutas, predominando el de la manzana.  Caminé un buen trecho admirando la forma en que aquella  inmensidad relucía bajo el sol y que no se cansaba de emanar sus aromas.

De pronto, me llegó la conciencia de que en aquel bullicio podía perderme fácilmente y me entró temor.  Decidí regresar y aunque se trataba del simple ejercicio de desandar lo andado,  sentía terror de ir a dar a un lugar desconocido y buscaba en mi memoria los lugares por donde había pasado para confirmar el trayecto.    Al llegar a la Roosevelt, todavía no sabía que se trataba de la avenida de donde había partido y fue hasta que observé al sur las columnas del monumento al ex presidente norteamericano, que sentí un poco de tranquilidad.  Luego con la esperanza de que mi abuelo no transitara en esa vía y me viera, fui caminando poco a poco hasta encontrar de nuevo al almacén de don Gilberto.  Cuando llegué, sentí cierto alivio al encontrar los paquetes de las compras en su mismo lugar, así que fui a sentarme en el mismo lugar.   Don Gilberto estaba tan ocupado con sus clientes que me pareció que no se había fijado en mi ausencia.  Luego me entró el  temor de que hubiese regresado y al no encontrarme había salido a buscarme.

Después de otro rato, al fin apareció con más paquetes.  Por su expresión pude adivinar que no había regresado antes, así que respiré tranquilo.  Tomó una de las bolsas y de ella sacó una manzana y me la entregó, como premio a mi paciencia.  Sonreí y empecé a comerla y me supo a gloria, no tanto por el hambre que tenía, sino porque empecé a disfrutar esa mezcla de sabor y aroma de la fruta.

Acompañé a mi abuelo un par de veces más a Managua, sin embargo, no en diciembre.  Después que él murió, procuraba viajar con mi padre, especialmente en los días antes de la navidad.  Disfrutaba al máximo aquel aroma que inundaba el centro de la capital, así como los adornos navideños y aquella cordialidad de los capitalinos que se desbordaban en abrazos desando felices pascuas.  Ya viviendo en la capital, siempre era mi paseo favorito en la época navideño el transitar por la avenida Roosevelt, recordando aquella primera ocasión en que descubrí de dónde llegaba el aroma, transitando además por los mercados, principalmente el San Miguel,  que es donde se atestaba de puestos ofreciendo estas frutas.

Con el terremoto de 1972 todo aquello desapareció, sin embargo, uno o dos años después me llevé una sorpresa al pasar por Ciudad Jardín, cerca del supermercado La Colonia, de pronto se vino aquel aroma de las manzanas y las uvas que provenían de muchos puestos improvisados que se habían instalado en los alrededores de ese supermercado.

No volví a sentir nunca aquel aroma tan intenso, tan extendido, que traía el viento del Xolotlán, sería tal vez la  emoción con que recibía aquel estímulo.  Muchas veces cuando voy al supermercado paso por el área donde están las manzanas, pero no emanan, ni cerca, el aroma aquel.

Cuando ahora camino cerca de aquel lugar, con una fisonomía completamente diferente, trato de ubicarme en  aquella  época, pero es en vano.  El viento del norte trae un aroma de metal sobre piel, de agua putrefacta, de malas intenciones.  Entorno los ojos y me parece adivinar una figura que se acerca en la distancia, con un sombrero de fieltro y unos paquetes en sus brazos y me parece que se acercará y me extenderá una manzana, de aquellas del San Miguel.

6 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

Chayul, chayula

Chayul.  Imagen tomada de Internet

 

A mediados del siglo XX circulaba en Nicaragua un cuento que se refería a un finquero, que agobiado por una plaga de chayules, insectos de la familia de los Chironomidae, ofreció una recompensa monetaria por cada chayul que le llevaran.  En consideración al costo de la vida en aquel entonces, la recompensa sería de medio centavo por cada insecto.  Al momento en que llegaron los campesinos con sus canastos de chayules, el finquero con una lupa en la mano comenzó a contar: chayul, chayula, chayula, chayula, chayula, chayul, chayula, aclarando que él había ofrecido la recompensa por cada chayul, es decir, insecto macho.  Al final, los chayules resultaban ser un diez por ciento, si acaso, del total de insectos presentados.  El cuento se narraba de manera jocosa, refiriéndose al ingenio de aquel finquero para embaucar a los campesinos, aunque algunos conocedores de la época afirmaban que eso había sucedido en la realidad y que el finquero era de Rivas, es más, algunos decían conocer el nombre del citado sujeto.

Hace algunos días recordé aquel famoso cuento, a propósito de la graciosa intervención de la Policía Nacional en el caso de los femicidios, cuyas estadísticas para el presente año de la noche a la mañana se redujeron a la mitad, gracias al criterio en la clasificación de este delito, al estilo del finquero de Rivas, al considerarse como condición para esta clasificación, la existencia de una relación sentimental entre la víctima y el victimario.  Esta posición de la Policía Nacional no hubiese generado tanta polémica entre la población, si este organismo hubiese mantenido el profesionalismo y seriedad que un día ostentó y no la imagen un tanto quemada por algunos desaciertos como el caso de los “mataperros” o peor aún, la transformación de cocaína en talco, que dejó al milagro de la conversión del agua en vino en un nivel de principiante.

El caso se ha calentado más por la opinión de ciertos jurisconsultos, émulos de Chiovenda o Carnelutti, que han dado un tremendo espaldarazo a la Policía Nacional, confirmado el criterio de chayul, chayula.

Es obvio que la ley 779, Ley Integral contra la violencia hacia las mujeres, necesita revisarse a fondo, pues tiene muchos vacíos, producto de la forma en que se hacen las leyes en este país.  Es lastimoso que los Padres de la Patria, ganando lo que ganan y siendo ese su único oficio, emitan leyes que dejan mucho que desear.  Una ley revisada debe reflejar de manera diáfana todos los conceptos involucrados, en especial el de femicidio, contemplando todas las variantes que pueden ocurrir.

No obstante, esto es la punta del iceberg, pues después de emitida la citada ley, no sólo se ha disparado la violencia contra las mujeres, así como el número de femicidios, sino que se está observando un fenómeno por demás extraño y es que los victimarios no le temen al peso de la ley, sino que después de cometido el asesinato, con la misma sangre fría, se quitan la vida, al estilo aquella canción ranchera del Preso número nueve: no me arrepiento, ni me da miedo la eternidad… y si vuelve a nacer, yo la vuelvo a matar.  Estas actitudes que se están repitiendo en los últimos meses, son en extremo preocupantes y motivan a pensar en que además de una ley bien diseñada, hacen falta otro tipo de intervenciones de parte del Estado para revertir esa situación.  Indudablemente la educación es un elemento primordial para frenar esta ola de violencia, aunque sus frutos se vean en el mediano plazo, sin embargo, no hacer nada es la peor alternativa.  Es necesario tomar acciones contundentes a fin de erradicar el machismo que es el elemento fundamental en la violencia contra la mujer.  Esto implica desterrar del inconsciente colectivo ciertas actitudes que todavía se siguen cultivando, tanto a nivel familiar como escolar.  En todo este esfuerzo, todos los estamentos de la sociedad deben de contribuir a crear una cultura de igualdad, incluyendo a las religiones que tradicionalmente han mantenido una actitud por demás machista.  No basta denunciar la violencia, sino que hay que contribuir de manera significativa a desterrarla.

Así pues, adoptar la política del chayul, chayula no resuelve en nada el problema, el maquillar las cifras derivadas de la violencia hacia las mujeres equivale a photoshopear una radiografía para que no aparezca un tumor.  Las instituciones del Estado tienen la obligación ineludible de mantener una extrema seriedad y rigor a la hora de enfrentar este tipo de problemas y si bien es cierto, en aquella época del siglo XX, los campesinos eran fácilmente engañados por un finquero vivillo, en los tiempos actuales, a pesar de que hay muchos ciudadanos que se hacen los tontos, por convenir así a sus intereses, el resto de la población ya no se deja dar atol con el dedo.

7 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

Mater amabilis

Mater amabilis.  Imagen tomada del internet

 

En forma coincidente con la caída de las primeras lluvias, el ambiente, con aquel particular olor a tierra mojada, comenzaba a inundarse con la melodía de Cariño verdad, de los Churumbeles de España, que anunciaba que el día de la madre se acercaba. Los corazones empezaban a reblandecerse; aquellos que tenían del don de la declamación comenzaban a ensayar “El brindis del bohemio”, poema que sin duda alguna arrancaría las lágrimas del macho más rudo. Los tríos y conjuntos de la época se aprestaban a ensamblar sus más engalanados programas para las serenatas que se estilaban. Los artesanos se apresuraban a formar un inventario de claveles de papel de colores rojo y blanco.
Eran los años sesenta, la capital respiraba aires de tranquilidad y el futuro se miraba como un día diáfano en el Xolotlán en el que parecía verse hasta las montañas de la otra orilla. El comercio empezaba a difundir a los cuatro vientos sus más atractivas ofertas, aprovechando la bonanza económica que traía el repunte de las exportaciones agrícolas y la incipiente industrialización de la región. De esta manera, los periódicos de entonces llenaban sus páginas con anuncios comerciales de productos que reflejaban la modernidad que se vivía, como eran las cocinas de gas butano, los televisores, todavía en blanco y negro, las refrigeradoras y las consolas que guardaban un equipo de sonido en su interior y que además servían de adorno para cualquier sala, además de otros enseres domésticos como licuadoras, planchas, entre otros.

No obstante, lo que más llamaba la atención en los rotativos era la página de sociales, en donde los clubes más exclusivos empezaban a anunciar a las agraciadas damas que habían sido galardonadas por su actuación como madres en el año precedente. Era algo así como el premio Oscar de la Academia y se observaba a las más refinadas señoras recibir el título de Madre del Año, Madre Abnegada, Madre Heroica, Madre Dolorosa, Madre Prudentísima y demás epítetos que parecían salidos de las letanías del rosario.

Otro elemento que venía a dar fe de la altura del certamen era el nombre de las agraciadas ganadoras, quienes portaban con extremo donaire el hipocorístico clásico en esos niveles, que parecían los nombres de algún entremés exótico, Teté, Fifí, Titú, Cori, Mimí, Cuca, Tití, Sisi, Malú, etc.

Cuando mi padre miraba aquel desfile de galardonadas exclamaba: Asinus asinum fricat (un asno frotando a otro asno), que haciendo a un lado el tono peyorativo quería decir que entre ellas “se hacían la venta”, pues era común observar que se iban rotando año con año los citados títulos. Era obvio que los criterios de selección y los méritos individuales no eran sacados a la luz pública, sin embargo se filtraba información de los más inverosímiles dislates que servían de base para la escogencia, como la heroicidad al haber conducido de manera temeraria un vehículo hacia el hospital para curar una rajada de cabeza de su hijo, o bien la abnegación con que la susodicha soportaba las palizas que su cónyuge le propinaba, en los tiempos en que no había ley 779 y se consideraba una obligación ineludible del marido en su papel de educador de la familia. También se premiaba la prudencia con que se comportaban las damitas al aceptar con cristiana resignación los hijos que le mandaba el Señor, aunque fuera una marimba. Se observaba en algunos casos una alta dosis de servilismo, cuando los mejores títulos los acaparaban la madre o esposa del Titular del Ejecutivo, o bien la agraciada esposa de un ministro de estado “patón” es decir que sus bonos estaban a la alza. En fin, era una sociedad que en sus percentiles superiores de ingresos, mostraba una alta reciprocidad en la dulce tarea de elogiar, aunque en ese afán se llevaban entre las patas al significado que para cada ciudadano tiene su propia progenitora, pues como decía Pepito: Madre, sólo hay una.

Sin embargo, la naturaleza a veces muestra una sabiduría impresionante que sacude a todos los estratos de un pueblo y eso precisamente ocurrió en diciembre de 1972. Un terremoto de 6.2 grados, el más pavoroso ocurrido en toda la historia de la capital, cimbró por espacio de 30 segundos, no sólo los cimientos de la ciudad, sino los de toda la sociedad en su conjunto.

Esa noche, todas las madres de Managua al unísono, se enfrentaron al heroísmo, al dolor, a la abnegación, a la resignación. No importó que su nombre no sonara de manera rimbombante, ni si pertenecían a tal o cual club, pues sin excepción se hicieron grandes.

Para mayo de 1973 llegaron de nuevo las lluvias y con ello un hálito de esperanza de que la naturaleza no seguiría ensañándose en la querida ciudad. Esta vez, los Churumbeles de España no inundaron el ambiente como otros años. El comercio insistía más en la venta de materiales de construcción que de regalos para el día de la madre, pues la mayoría de la población de la capital todavía vivía de manera improvisada. Lo más interesante fue que en las páginas de sociales de los periódicos no volvieron a aparecer los certámenes de los clubes en honor a las madres. Sería que los clubes quedaron por un buen rato como papalotes sin cola, o si al fin se dieron cuenta que ser madre era mucho más que un galardón en un certamen y que después de todo, la mejor madre, la madre del año, era la de cada quien y sin querer, prevalecía aquella estrofa que con tanta emoción entonaba Juan Legido: “Anda y vete de mi vera, si te quieres comparar, con aquella vieja santa, que esta ciega de llorar”.

Cuatro décadas después, a mediados de mayo seguimos esperando con ansias las lluvias, en un año en donde parece que el Niño hará de las suyas. Ya casi llega el día de la madre y la publicidad parece enfocarse en los últimos avances de la tecnología como tablets, teléfonos inteligentes, plasmas, etc. La gente parece haberse olvidado de los sismos de abril y de la prudentísima alerta roja extrema y todo indica que la celebración del día de la madre se realizará con el entusiasmo que merece. Afortunadamente no ha quedado ni la sombra de aquellos certámenes de los años sesenta y es más, los diarios ya no tienen páginas de sociales. Ahora existen revistas especializadas, a todo color y en papel couché, en donde como en escaparate desfilan las destacadas personalidades de las altas esferas de la sociedad y de la política en bodas, bautizos, baby showers, despedidas de solteros, cumpleaños, en donde las señoras de los hipocorísticos de siempre, lucen graciosamente sus sonrisas y sus diseños exclusivos.

De todo aquello, lo que ha permanecido y en cierta medida se ha exacerbado es el servilismo, que ha encontrado novedosas formas de enquistarse en la vida nacional y para dicha de todos, se ha dejado a la madre fuera de todas esas manifestaciones, a excepción tal vez de las mentadas a las progenitoras de los serviles.

5 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

El resucitado

Cristo resucitado.  Imagen tomada de internet

Uno de los recuerdos más atesorados de mi niñez es el de aquellas madrugadas del domingo de pascua, como se le conocía antes al día que daba fin a la semana santa, tan llena de prohibiciones, procesiones e incienso.   Todavía estaba oscuro cuando mi padre llegaba a mi cama a despertarme para asistir a la procesión del resucitado.  Mientras mi hermana, con las mujeres de la casa salían hacia la procesión de las féminas que acompañaban a una imagen de la virgen dolorosa, aquella que tenía un estilete atravesándole el corazón, mi padre y yo nos uníamos a la procesión de puros hombres que en silencio acompañaba a la imagen de un Cristo con el corazón expuesto y que se le conocía, en esa ocasión en especial, como el resucitado.  Una cuadra antes de llegar al punto de encuentro de las dos procesiones, aparecía una niña vestida de ángel llevada también en un anda y que iba de una imagen a otra repitiendo al encontrarse con la virgen: -Madre ahí viene tu hijo e -Hijo, ahí viene tu madre al llegar a la imagen del Cristo, acelerando los cargadores la velocidad a medida que se iban acercando las dos procesiones.

Cuando ambas imágenes se “topaban” precisamente en el Banco de los Briceño, las imágenes eran subidas y bajadas, al igual que el angelito, al momento en que los chicheros tocaban una fanfarria, mientras que un derroche de pólvora anunciaba el cierre de la semana santa.

Más que el evento en sí, lo que me emocionaba era ese acercamiento con mi padre, generalmente dedicado a su profesión de médico a tiempo completo, pero que en esos días suspendía totalmente su apostolado para dedicarle tiempo de calidad a su familia.  Ir de su mano por las calles del pueblo era una experiencia única y sentir que me levantaba hacia sus hombros para que viera mejor el encuentro de la madre, el hijo y el angelito, era algo espectacular.

Muchas veces, después de un suculento desayuno, salíamos de viaje a alguna playa o bien a la capital a ver alguna película.

A finales de los años cincuenta nos trasladamos a la casa nueva de la calle de El Calvario y cuando mi padre estaba en la casa, disfrutábamos sentándonos en el pequeño porche dividido de la acera por un muro de escasa altura.    Ahí sentíamos el aroma que venía de los cafetales de la parte norte de la ciudad, el frescor del clima que en aquel tiempo caracterizaba a los pueblos de Carazo y ver a los paisanos desfilar por la calle, todos ellos saludando con mucha deferencia a la familia.  No obstante, había un individuo que pasaba ciertos días, más o menos a la misma hora por la tarde y que con una estampa un tanto tenebrosa pasaba sin alzar la vista.

Cuando mi padre lo miraba acercarse comentaba: -Ahí viene el resucitado.  Por más que yo le buscaba, no le encontraba sentido a aquel remoquete, pues viéndolo bien, no se parecía en nada a la imagen del Cristo que sacaban en aquella procesión.  Este era un individuo de mediana estatura, tal vez un poco más alto que el promedio, de contextura recia, con cierto sobrepeso.  Su rostro era duro, su boca dibujaba un rictus que llegaba a ser aterrador, sin embargo, lo que más llamaba su atención era una especie de giba que sobresalía en su nuca, con unos profundos surcos que parecía papaya rayada y aparentemente lo obligaba a caminar un tanto enconchando como decían antes.   Invariablemente usaba camisa manga larga y con un andar un tanto tropezado, pasaba hacia el este.

Un día en que mi padre estaba de ánimo conversador, le pregunté por qué le decían el resucitado, si no se parecía a la imagen del Cristo.  Entonces me contó la historia que cualquiera me dirá ahora que es original de Tarantino, pero les puedo asegurar que años antes que naciera Quentin, ya esa historia era manejada por muchas gentes en el pueblo.  Resulta que aquel individuo se hizo de algunos enemigos por razones desconocidas o que debido al desenlace, tal vez ya no eran relevantes.  El caso es que sus enemigos lo emboscaron en un camino, si la memoria no me traiciona, entre San Marcos y Jinotepe, todos con machete en mano y cuando lo encontraron empezaron a ensañarse en él.  A diferencia de las katanas japonesas que incluyó Tarantino en Kill Bill, los machetes no tenían la capacidad de rebanar los miembros como sandías, sino que por más que le propinaron golpes en la nuca, no lograron decapitarlo, sin embargo, al caer inconsciente y derramar tanta sangre, los atacantes lo dieron por muerto y emprendieron la huida.

Unos lugareños que pasaban por ahí lo encontraron y en cierto momento vieron un débil signo de que seguía vivo y se lo llevaron a donde un curandero del rumbo que con pura medicina natural poco a poco lo fue sacando del estado deplorable en que lo encontraron.  Pasó escondido en el caserío en donde lo llevaron hasta que se recuperó totalmente.  Cuentan que cuando estuvo completamente restablecido, lo primero que hizo fue conseguirse un machete y buscó y encontró uno por uno a sus atacantes, asegurándose que al caer estuvieran completamente muertos.

Se perdió por un buen tiempo y cuando creyó que toda aquella historia había quedado en el pasado, apareció de nuevo, haciéndose acreedor en pueblo del remoquete del resucitado.  Nunca supe de dónde venía ni hacia donde iba, ni en qué se ocupaba.  El caso es que ciertos días, más o menos a la misma hora, pasaba por mi casa, con su figura patibularia, rumbo hacia el este.

En cierta ocasión, muchos años después, estando sentado con mi padre en el porche de la casa, le comenté: -Tiene rato que no pasa el resucitado.  –De verdad, dijo mi padre, lo más seguro es que se ha de haber muerto.  – ¿Será? le dije, -Si, agregó mi padre, nadie resucita dos veces.

5 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

Los súper abuelos

Don Emilio y Doña Estercita Ortega

El pasado 13 de febrero la Asamblea Nacional mediante un decreto de ley declaró el día del abuelo y la abuela, celebración que se realizará cada 26 de julio.  Los considerandos del dicho decreto fueron que es necesario reconocer la contribución de los abuelos y las abuelas en la formación, desarrollo y educación de la familia.  De esta manera, en dicha fecha, cada año, se celebrará en centros de enseñanza, comunidades y familias, actos de homenaje y reconocimiento que propicien el reforzamiento de los valores de la familia, contribuyendo a la educación y formación de sus nietos y nietas.

Para muchos ingenuos fue un acto casi heroico de parte de los parlamentarios y les pareció que están respondiendo a la exagerada proporción del presupuesto nacional que con extraordinario apetito absorben.    Desde mi particular punto de vista, este decreto equivale a que el Presidente de la Asamblea Nacional grite a todo pulmón  ante el pleno de ese órgano: -¡Muera el cáncer! y el resto de asambleístas le respondan a coro: -¡Que muera!  Obviamente, con esa contundente acción, la tasa de incidencia de esa terrible enfermedad no bajará ni una centésima de punto.  Hace falta, indudablemente que se destinen dentro del presupuesto nacional, más recursos para la investigación, comunicación y tratamiento de ese mal.  En otras palabras,  hechos, no palabras.   De la misma manera, los abuelos y abuelas merecen mucho más que la declaratoria de un día en su honor.

En los últimos cincuenta años, el papel de los abuelos ha variado en forma significativa, pues han pasado de un papel un tanto marginal de cuido eventual y trasmisión de cultura a través de cuentos y leyendas, a un papel más comprometido dentro del desarrollo de las familias.  Las condiciones económicas del mundo actual han demandado un esfuerzo mucho mayor de parte de las jóvenes parejas que deciden formar una familia, especialmente en términos financieros, lo que ha motivado a que en una gran proporción, estas han debido permanecer en los hogares de los padres de uno los cónyuges o bien si tienen la gran suerte de poder sufragar los gastos de un hogar propio, la ayuda en diferentes sentidos de parte de los abuelos se ha ido incrementando cada vez más.

De esta forma, cada vez es mayor el número de abuelos que tienen que prolongar su jubilación por mucho más tiempo del establecido, con el propósito de continuar generando una mayor proporción de ingresos en sus hogares, mientras sus hijos logran consolidar una posición económica que les permita emanciparse totalmente.  Así pues el papel del abuelo demanda un compromiso serio que debe asumir a veces en forma un tanto pasiva, pues tiene que respetar las decisiones en cuanto al tema familiar realicen sus hijos y apechugar cuando del cielo le caen nuevas y más pesadas responsabilidades.

Cuando los abuelos todavía son trabajadores activos, además de las funciones que deben desarrollar en sus trabajos, les corresponden otras respecto al cuido de sus nietos, muchas veces llevarlos y traerlos del colegio, ayudarles en sus tareas, investigar en internet a fin de responder a cada una de sus inquietudes de manera eficiente, etc.  Cuando los abuelos ya están retirados, la carga puede ser mayor, pues les corresponde además bañarlos, vestirlos y alistarlos para el colegio, además de las tareas propias del hogar.  Todo este esfuerzo demanda una gran cantidad de energía, pero además, de sabiduría, pues es necesario mantener un balance de autoridades de manera que los nietos no sufran o se aprovechen de cualquier desequilibrio en la correlación de fuerzas familiar.

Existen muchos casos en que los abuelos, por su edad y por sus condiciones económicas no pueden cumplir con el papel que hoy se les demanda, entonces su vida se llena de frustraciones y desencantos.

En nuestro caso particular, el papel de abuelos que nos correspondió se ha extendido, al haberle prometido a nuestro hijo, antes de fallecer, que cuidaríamos a sus hijas hasta que nuestras fuerzas nos lo permitieran y por lo tanto, con el mayor amor del mundo, hemos asumido esa responsabilidad, tratando de cumplir muy gustosos con el papel que nos corresponde como abuelos, pero supliendo, en lo más que se puede, con el papel paterno que ha faltado.   Para ser sinceros, no necesitamos de un día especial en el año, tan solo con ver crecer a esas niñas y observar que la semilla que lanzamos está cayendo en tierra fértil en sus corazones, es suficiente y estamos seguros que con el tiempo, cuando no estemos en este mundo, ellas reconocerán en su justa medida el papel que jugaron sus abuelos en sus vidas.  Por nuestra parte, podremos decirle a nuestro hijo cuando lo encontremos en otra dimensión: Misión cumplida.

Así pues, queridos lectores, ¿no creen ustedes que ese decreto es una soberana tomadura de pelo de parte de los padres de la Patria?  Lo justo hubiese sido que en reconocimiento a todos los abuelos se hubiera destinado más fondos para proteger su salud, para garantizar su recreación, para ayudar a tanto anciano desamparado.  Para iniciar, todos los legisladores sin excepción hubieran hecho un fondo con todo el dinero que anualmente les asignan para gastarlo en forma discrecional, para empezar a construir en todo el país, albergues y comedores para abuelos sin recursos.

Para acabarla de rematar, los illuminati escogieron un día que refleja claramente su desprecio al carácter laico que debe privar en el Estado, pues se trata de un día en que una iglesia en particular celebra a dos figuras más míticas que reales.  Tal vez, lo más sensato, en caso en que no tuvieran  otra alternativa más que efectuar el decreto, hubiera sido dejar la celebración para determinado domingo en el año y así, la familia unida celebrara a esos personajes que parecieran salir de un comic de Marvel:  Los súper abuelos.

9 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense