Archivo mensual: enero 2016

El molote

PLUM3G

 

Parece que el nicaragüense es muy afecto al molote.  Cuando Carlos Mejía Godoy, en su fértil mente, en su tema El Cristo de Palacagüina trató de imaginarse el nacimiento de Jesús en Nicaragua, montaña adentro de Las Segovias, para ser más precisos, incluyó en una estrofa: “…las gentes para mirarlo se arrejuntaron en un molote…” lo cual explica de manera diáfana dicha tendencia.

Cuando ocurre un accidente de tránsito, una riña callejera, un resbalón, un incendio o bien cae un meteoro, inmediatamente se formará un molote de dimensiones proporcionales a la magnitud del evento.  Lo que pasa es que hay de molotes a molotes.

En el pueblo donde crecí, ocurrían eventualmente molotes, sin embargo, el nivel de aglomeración era reducido.  Algunas funciones de cine ponían al Teatro Julia de bote en bote, pero nunca se observaron filas para ingresar al mismo, pues de forma natural se entraba de manera escalonada al recinto.

La primera vez que tuve la oportunidad de observar una considerable aglomeración fue en Managua.  Fue en el año 1964 y mi padre nos había traído a la capital y estando acá, se le ocurrió llevarnos a la Feria Ganadera Centroamericana que se llevaba a efecto en el parque de ferias contiguo a la recién inaugurada Colonia Centroamérica, precisamente donde hoy se encuentra el Centro Comercial Managua.  En aquella época la carretera a Masaya era de dos carriles estrechos y por lo general era una vía bastante despejada, no obstante cuando íbamos por donde hoy está un adefesio que se dice es un monumento en honor a Alexis Argüello y a una cerveza nacional, comenzaba una enorme fila que se extendía hasta la Colonia Centroamérica.   El tráfico era tan lento y caótico que mi padre perdió la paciencia y cuando tuvo la oportunidad viró y emprendió el camino de regreso.

Muchos de esos molotes hacia los cuales están inclinados los capitalinos son comprensibles y son producto de la ocasión, como son ciertas celebraciones como las fiestas de agosto, que se arman molotes multitudinarios tanto en la procesión (bajada o subida del Santo) o bien en el seudo elitista molote de la hípica, que ocurre en paralelo.  También está el caso de las aglomeraciones que ocurren con motivo de las inspecciones mecánicas y control de gases (del vehículo) que como siempre, al dejarse las cosas para última hora, cuando se acerca la fecha límite, llegan a observarse interminables filas de carros.  La presentación de algunos “artistas” también provoca tremendos molotes en los alrededores del sitio donde actúa o bien los conciudadanos buscando una visa en el consulado de Costa Rica en Lomas de Guadalupe.

Lo que, desde mi punto de vista, no tiene ningún sentido, son las aglomeraciones en torno a la inauguración de algún comercio.  En las últimas décadas recuerdo que se armaron tremendos alborotos cuando arrancaron el McDonald ´s, la Pizza Hutt y aunque usted no lo crea el Pollo Campero.  En el primero incluso, el Vicepresidente Bolaños llegó a inaugurarlo.  Parecía increíble ver enorme filas de carros tratando de ingresar a dichos negocios al momento de su apertura.  Los dos primeros todavía logran mantener una no despreciable demanda en sus varias sucursales que tienen en la actualidad, no obstante, el último llegó a desencantar al público a tal punto que un solo punto de venta languidece en un food court.

No obstante, el evento que ha roto todos los records en este sentido ocurrió este diciembre pasado cuando la multinacional Walmart de México y Centroamérica abrió una hiper tienda en la carretera sur, a la altura del lugar conocido como El Guanacaste.  Hasta inicios de 2015 estaba ahí un supermercado La Unión, propiedad de la misma transnacional, en el lugar en donde un día estuvo la Ferretería Lang.    Sin mucho aviso, de pronto el citado supermercado cerró sus puertas y al rato iniciaron obras en el terreno contiguo que fue también propiedad de una de las empresas de la familia Lang.   Poco a poco se fue anunciando la construcción de una hiper tienda que operaría bajo el nombre de Walmart.  Sería la primera tienda con esa denominación, pues las otras propiedad de dicha empresa, operan en el país como Price Smart, La Unión y Palí.

Sin haber una exagerada propaganda respecto a dicha apertura, el arranque de la hiper tienda causó un molote sin precedentes.  El tránsito por la carretera sur se desquició completamente y el colmo es que tuvo que intervenir, en un lance un tanto telenovelesco, la fuerza de antimotines de la Policía Nacional para restablecer el “orden”, fuerza desproporcionada ante puros arcos y flechas.

Este caos obedeció a varios factores, el principal desde luego es ese afecto de los paisanos por el molote, ante el deslumbramiento de una hiper tienda que no era más que un Súper Palí en combo agrandado.  Pero aunado a esto, se encuentra la propia ubicación de la tienda.  La misma funcionaba bien para el supermercado La Unión que ahí estaba, pues tenía capacidad para unos treinta vehículos y por lo tanto el acceso no era problema.  Pero el caso es que la entrada principal se encuentra ubicada en la Pista Benjamín Zeledón (Plaza España-El Guanacaste), es decir de los semáforos del Guanacaste, unos treinta metros al sur y de esta manera, para una fila de vehículos mayor a quince, la única vía de entrada es por la lateral de la carretera sur, cuyo curso natural viene desde la pista que baja de Batahola-La Cementera y con cierto grado de dificultad hay acceso desde la propia carretera sur en el sentido de oeste a este.  De esta forma, los vehículos que vienen de norte a sur y cruzan la carretera, no pueden ingresar a la fila más que a la brava, de igual manera los que vienen por la carretera sur de este a oeste y toman hacia el sur.  Los que vienen en la Pista, de sur a norte están en peor situación, pues la vuelta a la izquierda tiene doble raya amarilla, además que se encuentra de frente con la fila que viene desde la lateral.  En resumen un caos.  Para agregarle un grado de dificultad a dicho acceso, la entrada de camiones de proveedores, está en la lateral, a escasos metros del semáforo.

Por otra parte estaban los enormes contingentes de peatones, que también se entusiasmaron por la nueva tienda y se llegaban a desplazar por la propia Pista.  Aquí cabe destacar que en todos estos contingentes, como dice el dicho: unos a la bulla y otros a la cabuya, pues se llegaron a detectar a las famosas “gancheras” generalmente mujeres que tienen la habilidad de esconderse, vaya usted a saber dónde, las 45 pulgadas de un plasma inteligente.

Total que por varios días el desbarajuste mayúsculo persistió por ese tramo de la carretera sur, afectando el tráfico en un kilómetro a la redonda.  Por ese tiempo, la capacidad del estacionamiento de la tienda de cerca de trescientos vehículos se miró insuficiente y muchos conciudadanos que ansiaban conocer la hiper tienda, tuvieron que regresar desilusionados no sin antes permanecer horas en la fila para ingresar.

Para la época de navidad y año nuevo, ya el entusiasmo había menguado y no se observaba más la escalofriante fila de carros que casi llegaban a la pista de Batahola.  El estacionamiento de la tienda lucía siempre abarrotado, pero ya sin filas para el ingreso.

No obstante, todavía nos queda mucho por ver, cuando llegue a abrir un Kentucky Fried Chicken, un Arby´s,  un Taco Bell, un Starbucks o un Sanborns, de seguro ahí habrá molote.

 

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo cultura, lenguaje, Nicaragüense

La pólvora y los zopilotes

Polvora.  Foto La Prensa. Manuel Esquivel

 

Por muchos años, la quema de la pólvora en la ciudad capital, a través de diversos juegos pirotécnicos, fue un elemento muy revelador y sorprendentemente ligado al comportamiento de la economía.  Dependiendo de la profusión en la quema de pólvora en el mes de diciembre, se podía colegir, a grandes rasgos, el movimiento de los principales indicadores económicos nacionales.  Desde el monto global de las remesas, el PIB per cápita, hasta el comportamiento de las exportaciones y las expectativas para el siguiente año.  Para algunos economistas de renombre, de esos que salen en la televisión, esto podría ser una extrema tomadura de pelo, sin embargo, para un economista sin mayores pretensiones, con una considerable sensibilidad para dimensionar la intensidad de la quema de pólvora y una aguda capacidad deductiva, era posible realizar inferencias con cierto grado de acierto.  Lo que pasa es que los primeros encuentran sumamente injusto que mientras ellos se exprimen las neuronas hasta el límite de adquirir una meningitis severa, realizando complejos análisis econométricos, alguien con una simple observación pueda llegar a las mismas conclusiones e incluso con mayor precisión.  Esta frustración equivale al sentimiento de un avezado investigador del INETER que con la ayuda de sofisticados aparatos y rigurosos análisis pueda predecir, con cierta certidumbre, el clima para los próximos días, mientas que por otra parte, un anciano pueda llegar a las mismas conclusiones, tal vez con mayor precisión, tan sólo con el comportamiento de sus articulaciones.

Los aspectos sociológicos de la costumbre de quemar de pólvora entre nuestros conciudadanos la abordé de manera general en un post que escribí a fines de 2011: El vil placer de quemar el dinero.  No obstante, la parte ligada al comportamiento de la economía merece analizarse a la luz de la realidad actual.

Es obvio que esa compulsión de quemar pólvora nace del inconsciente colectivo, sin embargo, su detonante y productor de intensidad depende de varios factores, muchos de ellos de carácter económico.  En primer lugar está sin duda la capacidad financiera del sujeto, quien cada vez tiene que enfrentar a un incremento en el nivel de los precios de los productos pirotécnicos.   Aunque la elasticidad precio, es decir la reacción del consumidor ante el nivel de los precios tiene cierto grado de rigidez, en otras palabras, si al sujeto le da por tirar cohetes y tiene cierta capacidad de dinero, le vale un soberano pepino su costo.  No obstante, la elasticidad ingreso, es decir la afectación de la compra de pirotecnia sobre determinados bolsillos y sobre otras prioridades, podría ser significativa.  En cristiano, si el individuo anda Palmolive dorado, su consumo de pirotecnia podría ser más reducido.

Por otra parte, el ánimo del sujeto tiene mucho que ver en su disponibilidad de quemar pólvora y en esto influyen tanto su situación personal y sus interrelaciones con su medio, como su percepción de la situación de su entorno, social, político, económico y religioso.   Asimismo, sus expectativas sobre el futuro tienen un peso considerable en su voluntad de quema,

De esta forma, al realizar una observación de la intensidad de uso de la pólvora en el mes de diciembre, era posible, ponderando todos estos factores, deducir los niveles de los principales indicadores económicos del país.

Sin embargo, el comportamiento de la quema de pólvora a fin del año 2015 nos indica que ha ocurrido un cambio significativo en los factores que determinan su intensidad.  Tal vez muchos hayan percibido que la cantidad de pólvora quemada en ese período varió significativamente respecto a los años anteriores.

Si bien es cierto, los vendedores de pólvora, que generalmente se viven quejando de malas ventas, en este año declararon sin tapujos de que les fue bien, se pudo observar que la quema de 2015 fue tal vez menor que la del año anterior.  Se inició este fenómeno, al igual que los otros años en los nueve días previos a la celebración de la Gritería, observándose una entusiasta quema en ese período, así como el propio 7 de diciembre, a las seis de la tarde y un poco menos a la media noche.  Como se recuerda, estas manifestaciones han estado íntimamente ligadas a ritos religiosos, de tal manera que además de la quema de a media noche, se acostumbraba hacerlo a las horas del ángelus, es decir seis de la mañana, medio día y seis de la tarde.  Resulta que durante el día ocho de diciembre, la quema durante todo el día fue menguando notoriamente respecto a la media noche anterior.

Para el 24 de diciembre ocurrió lo mismo, se observó cierta profusión a la media noche, para ser casi insignificante durante el día 25.  De la misma manera, para año nuevo el comportamiento algo similar.

Por otra parte, la quema individual, que se observaba durante finales de noviembre y todo el mes de diciembre, que correspondía en gran medida a la diversión que provocaba a los menores de edad el prender, sin horario ni calendario, todo tipo de triquitracas, bombas de baja intensidad, cachinflines, candelas romanas, y demás pirotecnia, se redujo de manera significativa.

En consideración a que las condiciones económicas no guardan una correlación con este fenómeno, habría que buscar qué factores podrían estar influyendo en este sentido.

En términos generales podría decirse que la economía nacional cerró con cifras decentes y si bien es cierto, los encargados de preparar los indicadores oficiales respectivos podrían haberle aplicado el photoshop, es muy probable que el crecimiento económico de 2015 estuviera alrededor del 3.87%, que comparado con los otros países del área es bastante aceptable.  Las exportaciones tuvieron un comportamiento a la alza, a pesar de la baja en los precios internacionales de algunos bienes. Las remesas aumentaron respecto al año anterior.  La reducción en los precios del petróleo, si bien es cierto su impacto primordial fue el engrosamiento de los bolsillos de algunos cuantos vivales, trajo un pequeño respiro a la economía nacional, que pudo haber sido mayor, si la reducción del precio de los combustibles y de la energía eléctrica hubiese sido proporcional a la caída de los precios del petróleo.

Si hablamos de expectativas, 2016 podría ser un poco mejor que el año anterior y la economía nacional podría crecer al filo del 4.09%, siempre aceptable.  Los precios del petróleo por lo menos se mantendrán estables, si es que no bajan un poco y mientras los intermediarios no encuentren un pretexto peregrino, los precios de los combustibles y de la energía eléctrica, al menos se mantendrán sin variación.

En el ánimo de muchos nicaragüenses está latente el optimismo de que el crecimiento puede dispararse desde el 2016 como consecuencia del inicio de las inversiones en el canal interoceánico, según explica de manera elocuente y con argumentos en extremo convincentes el vocero de dicho proyecto, quien mira como pecata minuta, el hecho de que el principal gestor del proyecto, esté cruzando en taburete, no el Niágara, sino la Presa de las Tres Gargantas.

Así pues, si estaban dadas las condiciones para que el ánimo de los conciudadanos reflejara su optimismo con una exagerada quema de pólvora, ¿qué fue lo que sucedió para que este fenómeno mostrara un viraje en su tendencia?

Una primera tesis apunta a que el ciudadano ha madurado de manera vertiginosa, como si le hubiesen aplicado carburo y que como si emergiera de una epifanía, tuviesen la plena conciencia de que no vale la pena quemar el dinero en pólvora, que si bien es cierto, para nuestros antepasados fue una especie de catarsis, el ciudadano actual no la necesita, pues en pleno siglo XXI, tiene una madurez acorde con los tiempos que corren.

Otra posibilidad es que el sentido común se hubiese aposentado en cada mente de nuestros conciudadanos y empiecen a internalizar que la quema de pólvora afecta el sistema nervioso del prójimo, contamina el ambiente y representa un enorme riesgo de quemaduras, principalmente en menores de edad, sin contar con los incendios que pueden provocar en los inmuebles.  Esta tesis se ve reforzada por la publicación de la encíclica del Papa Francisco: Laudato si, que insiste en la protección del ambiente.

Otra tesis un poco más descabellada es que la campaña de publicidad organizada por los amantes de las mascotas, en contra de la quema de pólvora debido a que asusta a los indefensos animales, hubiese permeado en la conciencia popular de tal manera que un considerable número de aficionados a la pólvora haya abandonado su gusto por dicha quema a favor de las mascotas.

Como podrán observar, todo esto está en el más puro carácter especulativo, sin embargo, una cifra real, confirmada por la Cruz Roja Nicaragüense, es que en esta temporada de fin de año, no se registró ningún quemado por pólvora.  Algunos políticos se quemaron inmisericordemente, pero eso no cuenta.  Después de mucho tiempo, nuestras conciencias descansaron al no observar el cuadro tan dramático de niños quemados a causa de ese vil placer de quemar el dinero.

De cualquier manera, se puede apreciar un cierto optimismo en el hecho de que la quema de pólvora, si bien es cierto no desaparecerá en el corto plazo, si podrá tender a disminuir de manera sistemática.  Lo ideal es que esta práctica pueda ser sustituida por la quema de carácter institucional, como en otros países, que entidades de gobierno o empresas comerciales, realizan espectáculos pirotécnicos, controlados y con mayor énfasis en el arte y el color, sin ruido y con reducidos efectos sobre el medio ambiente.

8 comentarios

Archivado bajo cultura, Nicaragüense