Archivo de la etiqueta: Mocedades

Concierto temor

La primera vez que escuché a Manzanero fue en 1966, cuando una emisora se atrevió a lanzar el tema: Cuando estoy contigo.  Me sorprendió la voz de aquel “cantante” pues se alejaba mucho de los estándares a los que estábamos acostumbrados, principalmente una vez que admiramos la voz de  Marco Antonio Muñiz.  Después de varias veces de escuchar aquel tema y siendo indulgente con la voz de Manzanero, encontré la poesía que plasmaba el autor en sus composiciones, como el final de aquel tema:  “Cuando estoy contigo yo cambio la gloria, por la dicha enorme de estar en tu historia”.  Con el tiempo, la voz del cantautor había pasado a un segundo plano y disfrutábamos de aquellas letras, con una melodía que las hacía en extremo románticas.

Años más tarde, ya en la década de los setenta, el romanticismo regresó con más bríos a través del grupo español “Mocedades” quien desde su enorme éxito Eres tú se apoderó del gusto de la audiencia nicaragüenses.   El grupo sufrió varios cambios en su composición;  dinámica que continuó a través del tiempo, convirtiéndose algo así como en aquel chistorete del machete del  compadre, que había pertenecido a su bisabuelo y que todavía existía, claro que a veces le cambiaban la cacha y a veces la hoja.  De tal suerte, que en la actualidad hay dos grupos bajo el  nombre de Mocedades, así como un grupo denominado El Consorcio.

Lo anterior, con el propósito de resaltar lo entrañable que han sido estos artistas para para la población que ahora pertenece a la tercera edad, marcando profundamente con su música una época de sus vidas.  Llegó tal vez un momento en que desaparecieron de la escena, sin embargo, en lo más íntimo de nuestra mente ahí permanecían y de vez en cuando, los traíamos de regreso a través de sus grabaciones o bien luego con la magia del internet, con la inmediatez de Youtube.  Tantos recuerdos, tantas personas, tantos eventos que regresaban y a medida que sonaban aquellos temas, recreaban parte de nuestra existencia.

Hoy por la noche se presentarán Armando Manzanero y Mocedades en el Teatro Rubén Darío de Managua, en un concierto que originalmente estaba programado para noviembre pero que por motivos de causa mayor se suspendió.  Sin embargo, al mirar los precios de las entradas, casi me voy de espaldas.  Cada boleto para platea y primer balcón cuesta la friolera de US$115.00.  Lo anterior, es el equivalente a más o menos el 65% de un salario mínimo mensual.  Desde mi punto de vista, es un precio exagerado.  Será tal vez que se quedó fijo en mi mente el concierto de Joan Manuel Serrat en el mismo Teatro Rubén Darío en 1974 y en el cual pagué US$3.57 por cada boleto en platea, segunda fila.  O tempora o mores.  Haciendo un comparativo a nivel actual, es decir en el 2020, un boleto en el concierto de Billy Joel en el Madison Square Garden cuesta US75.00, para el concierto de los Rolling Stones en el SDCCU Stadiun en San Diego cuesta US$225.00,  un boleto para el concierto de Celine Dion, en el PNC Arena, Raleigh N.C. cuesta US$145.00, para ver a Santana en el House of Blues en Las Vegas, el boleto anda por los US$125.00.   Así pues, compare usted estimado lector estos precios y dígame, si no le parece un tanto exagerado el costo que han fijado para este concierto, en especial para el caso de Nicaragua, en donde no está la Magdalena para tafetanes.

Dicen que amor no quita conocimiento y en realidad, Manzanero es toda una institución en la música romántica latinoamericana y Mocedades fue uno de los mejores grupos de este tipo de música por muchos años, pero en la actualidad, no son más que un dulce recuerdo.  Incluso no sabemos cuál de los Mocedades vendrá al concierto.  Por otra parte, una gran proporción de personas que gustaron de su música está jubilada, es decir en el segmento de mercado que cubrirían, solo una baja proporción tienen los recursos para gastar US230.00 por un par de boletos. Es una verdadera lástima que, por lo menos en el caso de Nicaragua, la promotora del evento corra el riesgo de que estos ídolos se enfrenten a un auditorio medio vacío,  o en el peor de los casos, se tenga que recurrir a obsequiar boletos para el relleno.

En lo particular, como un homenaje a lo que representaron estos artistas, algunos admiradores podrían hacer un sacrificio si el costo del boleto fuera justo, pero nunca cubrirían la cantidad que piden.  Muchos en su lugar, buscarán su éxitos en Youtube, en especial los que están remasterizados y escuchar de nuevo a aquel cautivador grupo cantar:  “En la plaza vacía, nada vendía el vendedor…” o bien a Manzanero:  “No, aunque me juraras que mucho has cambiado…”

5 comentarios

Archivado bajo Nicaragüense

Amaya, siempre serás tú.

Amaya Uranga

Este 2009 se cumplen 35 años que los nicaragüenses conocimos una de las canciones en español más bellas de todos los tiempos.  Es un tema en el cual ocurre una singular simbiosis entre una composición que derrama sencillez y sentimiento y una calidad interpretativa insuperable.

Aquel 1974 los nicaragüenses y en especial los Managua, se estaban acostumbrando a una nueva dinámica en sus vidas y en ese proceso, por alguna razón, la música jugó un papel fundamental, pues la población se aferró a las radiodifusoras y a su programación llena de música y anuncios.  De repente, las ondas hertzianas llevaron por toda Nicaragua un tema que desde la primera vez que fue escuchado, la gente quedó cautivada por el mismo.   La canción estaba interpretada por una voz diáfana, cristalina.  Una voz que hacía pensar que si los ángeles pudieran cantar, lo harían de esa manera.  La letra de la canción por su parte era un himno al amor encontrado en la cotidianidad de las cosas y que llegan a representar al ser amado.  Y de esa forma, el “tú” a quien se refería el tema, se convirtió en cada hombre y cada mujer, pues cada quien se apropió de ese arrebato del autor y soñó en poder expresarlo de la forma sublime como lo hacía aquel grupo.

Así fue como los nicaragüenses recibieron a Eres tú, interpretada por el grupo vocal español Mocedades, la cual logró ubicarse, de manera indiscutible, en el primer lugar de las preferencias de la audiencia nacional por un buen tiempo. No se sabía nada acerca de Mocedades, ni de sus integrantes, mucho menos del autor de la melodía, sin embargo, el público nica les abrió sus corazones.

En aquellos tiempos no existía la oportunidad y cobertura de parte de los medios de comunicación y en especial en la televisión, así que era muy poco lo que se conocía respecto a todo lo que rodeaba a determinado éxito musical.  Sin embargo, con el tiempo nos dimos cuenta que la hermosa canción había salido de la inspiración del compositor y arreglista español Juan Carlos Calderón, quien hasta esas fechas era desconocido en nuestro país.  El tema fue seleccionado para que con la interpretación del grupo Mocedades representara a España en el concurso de Eurovisión de 1973 realizado en Luxemburgo, en donde alcanzó el segundo lugar.  El primer lugar lo ganó, coincidentemente, la canción representante de Luxemburgo: Tu te reconnaitras (Tú te reconocerás).

A pesar que ya para ese tiempo Joan Manuel Serrat, había alcanzado un gran reconocimiento en Nicaragua, desconocíamos que Juan Carlos Calderón fue el arreglista y director de muchos de los temas del cantautor, en especial Mediterráneo, uno de los álbumes más emblemáticos de Serrat.

En cuanto a la angelical voz, la misma pertenecía a Amaya Uranga, voz principal de Mocedades y que sin querer restarle méritos interpretativos al resto de ellos, constituyó el alma del grupo.   A pesar de que Mocedades ya había lanzado varios álbumes en España, en Nicaragua era prácticamente desconocido y fue realmente Eres tú, el éxito que los inmortalizó en estos lares.

María Icíar Amaya Uranga Amézaga, originaria de Bilbao, España, nació en el seno de una familia con una tremenda inclinación musical; sus padres fueron cantantes al igual que la mayoría de sus ocho hermanos.  A muy corta edad, Amaya, formó con sus hermanas Izaskun y Estibaliz, el trío “Las hermanas Uranga” en donde cantaba y tocaba la guitarra.  Posteriormente, las Uranga junto con su hermano Roberto, los hermanos Blanco, José Ipiña y Francisco Panera, formaron el grupo “Voces y guitarras” que interpretaba música folk en su región.  Un día se decidieron realizar una grabación en casete y lo enviaron a un estudio en la capital española.  Por esas grandes casualidades de la vida, el casete llegó a las manos de Juan Carlos Calderón que se interesó en el grupo y les invitó a trabajar juntos y de ahí nació Mocedades.    Antes de participar en el festival de Eurovisión en 1973, el grupo ya había grabado tres álbumes, los cuales tuvieron cierto éxito en su país.  De esta producción merece la pena recordar un tema que tuvo una gran aceptación en España y que se trataba de una adaptación de la canción religiosa llamada Pangue Lingua, en donde ya resaltaba la inigualable voz de Amaya.  Esta canción la recuerdo cuando en mi niñez mi abuela me llevaba los jueves al Santísimo y en medio del penetrante olor a incienso se interpretaba el Pangue Lingua y el Tantum Ergum.

Después del triunfo de Eres tú en Eurovisión, se lanzó el cuarto álbum de Mocedades en donde se incluyó ese tema y a la vez se realizó una versión en inglés, bajo el título de Touch the wind para introducirlo en el mercado norteamericano.  De esta manera, en 1974 el grupo se internacionalizó y logró ocupar con el tema Eres tú, los primeros lugares no sólo en Estados Unidos sino que en toda Latinoamérica.

Después del tremendo impacto de Eres tú, nos dimos a la tarea de seguir de cerca la posterior producción de Mocedades y de esta manera disfrutamos Secretaria, Tómame o déjame, Si yo no fuera fiel, El vendedor, La otra España, ¿Quén te cantará?,¿Qué pasará mañana? A pesar de que el grupo iba cambiando de integrantes, como el machete del compadre que a veces cambiaba el mango y a veces la hoja, sin embargo, lo importante era que se mantenía la voz de Amaya resaltando y dándole vida a todas las interpretaciones.

A inicios de los ochenta, después de más de once años, Mocedades se separó de Juan Carlos Calderón y se embarcó en una nueva aventura con el sello CBS, quien les asignó a Carlos Gómez como productor y en donde el grupo mostró una nueva faceta, más madura, con temas que mostraban una mayor complejidad y en donde Amaya seguía demostrando su sobrada capacidad interpretativa.  Uno de los temas que de mejor manera ilustran esta nueva etapa del grupo es la versión tan especial que hicieron del clásico tema español, intermedio de la zarzuela La leyenda del beso de los maestros Reveriano Soutullo y Juan Vert y que en Nicaragua nos regalaron Los Churumbeles de España a inicios de los años cincuenta.  Dicho tema fue transformado, mediante un excelente arreglo en Amor de Hombre, en donde vuelve a destacar la calidad vocal de Amaya y que tuvo una singular acogida de parte de sus aficionados.  También habría que señalar las grandes interpretaciones del siguiente álbum La Música, en donde se encuentran temas impactantes como la adaptación del cuarto movimiento de la 7ª Sinfonía de Beethoven con el nombre de Cuando tú nazcas, así como Solos en la Alahambra, Así fue nuestro amor, Mis lágrimas me saben a ti,  Has perdido tu tren y en especial el tema grabado con Plácido Domingo, Maitechu Mía.   A manera de anécdota relato que este álbum lo adquirí en México y ahí lo ponía religiosamente todas las mañanas y fue precisamente muy temprano el 19 de septiembre de 1985 que lo estaba escuchando mientras le daba de desayunar a mis hijos, cuando nos sorprendió un enorme sismo que nos hizo evacuar en tiempo record el departamento que ocupábamos en Tlatelolco y mientras bajábamos las escaleras, Plácido Domingo terminaba de interpretar Maitechu Mía, cuando escuchamos el estruendo que hizo el Edificio Nuevo León, cercano al nuestro, cuando se desmoronó totalmente, quitándole la vida a centenares de sus ocupantes, entre ellos, irónicamente, algunos familiares del tenor español.

Si después de la separación de Juan Carlos Calderón la calidad de Mocedades se mantuvo y en cierto modo maduró, destacando siempre la privilegiada voz de Amaya, en 1984 al decidir la cantante dejar el grupo para cantar como solista, lo hizo con tremendo suceso, pues su voz aunque en solitario, alcanzaba para manejar una extrema calidad en su música.  Los temas que produjo dan fe de lo anterior y recordamos en el álbum Volver las versiones de Fuiste un trozo de hilo en la escarcha, que Chayane quiso retomar sin el tremendo resultado que lograba la voz de Amaya, así como Me juego todo, No pidas más, Mago, El breve espacio y Palabras de Amor, con la participación de Joan Manuel Serrat, quien por primera vez se atrevió a cantar ese tema en español.   Del álbum Sobre el latido de la ciudad logró temas de gran calidad como Quién me va a creer, Luz de gas, Prometo regresar, Como un bolero sobre tu piel.  Luego con la participación del maestro Armando Manzanero lanzó un álbum con temas de este compositor y de los cuales destacan Ya no vive aquí, Yo te comprendo, Nuestro amor perdió, No le dimos tiempo y Después de hablar contigo que canta a dúo con el maestro.

Así pues de los tres elementos que confluyeron en el éxito de Eres tú, la inspiración de Juan Carlos Calderón, la voz de Amaya y los coros de Mocedades, es muy posible que el mayor peso lo tuviera esa excepcional interpretación vocal.  Juan Carlos Calderón tiene una impresionante carrera como compositor y arreglista y Mocedades por su parte, como ensamble tuvo una trayectoria sin igual, pero no cabe duda que Amaya Uranga fue el alma, vida y corazón de Eres tú.

Después de más de 50 años del Festival Eurovisión, la mayoría de los temas ganadores han caído en el olvido, como es el caso de la triunfadora en 1973, Tú te reconocerás, que a estas fechas nadie reconoce, sin embargo, Eres tú acapara todas las listad de preferencias, habiendo sido nombrada la mejor canción que representó a España en todos los concursos y uno de los mejores temas de todo esos festivales.  Mocedades tiene versiones de ella en diferentes idiomas y son innumerables los covers que existen de este tema de parte de los más variados intérpretes, sin embargo, se puede asegurar que ninguno le llega a los talones a la versión original.

Es indudable que para muchos nicaragüenses, esta canción ocupe un lugar privilegiado entre todos sus recuerdos y a pesar de que en muchos casos, la persona que en aquel entonces representaba todo lo que expresaba la misma, ahora tal vez solo quepa en alguna estrofa de Cenizas, sin embargo, es inevitable que al escucharla, un torrente de emociones volverá a inundar su alma y pensará:  Amaya, siempre serás tú.

11 comentarios

Archivado bajo cultura, Mùsica