Archivo diario: diciembre 22, 2016

Sesenta veces y siete

Ya no es tiempo de promesas,

sólo quedan palabras, que se disipan

entre una ilegible fecha de caducidad

y una hoz que silba al azar.

 

Ya no podemos invocar

el nombre de la muerte en vano,

simplemente confiar que al cerrar los ojos,

puedan abrirse nuevamente y continuar.

 

Cabalgar en la frágil tabla sobre la feroz ola,

haciendo gala de un mágico equilibrio,

para escaparnos de la rompiente

y llegar finalmente a la orilla

 

Y ahí caminar en la arena,

sabiendo que no habrá otro mar,

ni otra ola, mirando la sombra

que al final será lo único que quede,

empapándose con la brisa

y el llanto que sembramos

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized