A destiempo

600x400_1399789878_CARNAVAL ALEGRÍA POR LA VIDA16

Haciendo cuentas justo en pleno beso,
rechazando cuando hay que hacer un gol,
bailando un twist cuando hay que estar atento,
¡No se puede vivir así mi corazón!
Voy yendo a contraluz,
desperdiciando mi alma a destiempo.

Bersuit Vergarabat

 

A mediados de los años sesenta en San Marcos, teníamos unas vecinas que en medio de su candidez aseguraban que las fiestas patronales de abril eran más alegres en Masatepe y que por esa razón, las iban a pasar allá. Fue para nosotros motivo de muchos jocosos recuerdos y cada vez que sucedía algo a destiempo, traíamos a colación aquella ingenua aseveración de nuestras vecinas.

Años más tarde, tuve un compañero de trabajo, el cual tenía un buen puesto y obviamente un buen sueldo, no obstante tenía tantos compromisos financieros, principalmente gastos de alimentación derivados de sus deslices, que hacía verdaderos malabarismos con sus finanzas, hasta el punto que las fiestas de cumpleaños de sus hijas las celebraba meses después del evento, cuando agarraba agua la nube.

Pareciera que en algunos casos, ir a destiempo no tiene significa un problema mayor para los nicaragüenses. Muchos podrán haber corroborado lo anterior con el asunto de las purísimas. La mayoría de las personas devotas a esta tradición, la realizan en la fecha en que la iglesia católica celebra esta festividad, es decir los nueve días antes del 8 de diciembre. No obstante, algunas personas la vienen realizando en cualquier fecha del año, algunas de ellas por los mismos motivos que el mencionado compañero de trabajo, otras por darle un sentido de exclusividad u originalidad a su evento y otras tal vez para relacionarlo con una fecha determinada, un cumpleaños, un milagro, etc.

Todo esto se me vino a la mente, con el recién realizado Carnaval por la vida, que anualmente se viene celebrando desde hace un poco más de una década en la ciudad de Managua. Como todos recuerdan, el carnaval, tal como lo conocemos nació como una celebración relacionada con la cuaresma cristiana. En consideración a que en ese período la iglesia católica mandaba de a wilson el ayuno y la abstinencia, la población aprovechaba los últimos días antes de dicho período para cometer toda suerte de excesos. No obstante, hay evidencias de que el origen del carnaval se remonta a las fiestas paganas en honor a Baco, dios del vino de los romanos o en las realizadas en dedicación al buey Apis en Egipto o para algún otro buey en las regiones sumerias.

De cualquier forma, el mundo entero está al pendiente de esta celebración y quienes cuentan con una pequeña fortuna pueden darse el lujo de viajar, para ver en vivo y a todo color, el carnaval ya sea el de Rio de Janeiro, el de Nueva Orleans, el de Barranquilla o cualquier otro que haya cobrado fama en el panorama turístico mundial.

Así pues, en esta tierra de lagos, volcanes y alertas sísmicas, prevaleció la máxima de Federico: Lo que hace el mono, hace el mico y amparados por aquello de que más vale tarde que nunca, ciertos espíritus emprendedores se preguntaron como la liebre de Alicia: Why not? Así, pues nació el Carnaval por la vida de la ciudad de Managua y en virtud de que era prácticamente imposible rivalizar con las escuelas de samba de Rio o Recife, el evento tendría que descansar en algo diferente y entonces la fecha, a destiempo considerando la tradición, surgió como elemento de suprema distinción.

Este año el Carnaval por la vida estaba programado para realizarse el sábado de Ramos, es decir prácticamente en plena semana santa, sin embargo dos días antes, un sismo de 6.2 grados Richter sacudió la zona central del Pacífico. Nadie supo al fin si fue la época, si fue la consternación de un equipo de científicos o alguna epifanía por ahí, que motivaron a que el gobierno decretara una alerta roja “extrema” que se extendió por casi un mes. Por otra parte, la sabrosa práctica del rumor se encendió como reguero de pólvora, pues circularon versiones apocalípticas que no necesitaron siete sellos previos, sino que era inminente que en cuestión de horas ocurriría un evento sísmico sin precedentes, que la erupción de un volcán devastaría todo la región pacífica, que se produciría un tsunami en el lago, entre otros. Una gran proporción de la población agarró la vara y pasó todo ese período con el fondillo a dos manos.

La citada alerta roja fue un tanto cuanto flexible, pues las actividades productivas y recreativas fueron animadas a operar a todo vapor a la brevedad, no obstante las actividades escolares fueron suspendidas con todo rigor y la parafernalia de la emergencia se volcó hacia ese sector. Sin embargo, los organizadores del carnaval, muy prudentemente se esperaron y de manera cronometrada con el levantamiento de la alerta roja, se anunció que se realizaría el sábado 10 de mayo.

Así pues, ya en el período pascual y casi pegándole a las festividades del palo de mayo, las siete trompetas de las revelaciones fueron sustituidas por un sinfín de pitoretas de bandas escolares que anunciaron que la Avenida Bolívar, mágicamente convertida en un modesto sambódromo, se llenaría de luz y alegría con el carnaval de los managuas. Las manos de los conciudadanos dejaron de aferrarse a las posaderas, la tranquilidad reinó de nuevo en la novia del Xolotlán y como dijo hace muchos años el Titular del Ejecutivo: “E hubo fiesta”.

Cabe ahora, plantear la interrogante de muchos altos ejecutivos: What´s next? Es decir, ¿Qué sigue? Podríamos esperar que la navidad se celebre en noviembre debido a que se espera otro evento catastrófico para diciembre o bien que las fiestas patrias se celebren en octubre para estar a tono con las circunstancias. ¿Será que empezaremos a cumplir años en las fechas que mejor nos acomodan? A lo mejor hemos llegado al tiempo de vivir a destiempo, al fin y al cabo, como decía Parménides: El ser es inmóvil y eterno y el movimiento es una ilusión. Lo que tienen que tener mucho cuidado queridos lectores, es que no los vayan a enterrar antes de tiempo.

6 comentarios

Archivado bajo cultura, Nicaragüense

6 Respuestas a “A destiempo

  1. Reblogueó esto en En la Makenzin-Boly comentado:
    Como suele ocurrir con casi todo en Nicaragua se celebró un carnaval fuera de fecha y un día después de levantarse la alerta sísmica en la capital nicaragüense. Los detalles evidentes y los no tanto, son pintados por Orlando Ortega en su artículo “A destiempo”.

  2. ramon mejia

    la que esta de moda horita son los frijoles solidarios, esa se llevo la cerca, el año pasado en waslala los productores estaban pegando el grito al cielo porque no hubo exportación al Salvador se cerro la frontera y no salió el frijol , eso provoco una sobreoferta y el precio se desplomo a C$300 el retinto y C$ 400 el rojito, alguien muy vivo negocio y compro mas barato este frijol de tal manera que se compro talvez a tres la libra hoy sale al publico C$ 16 la libra y con una nueva variedad Frijol solidario, son enormes las filas ya que en los mercados esta a C$ 22 y más, no seria mejor que este frijol entrara al comercio o sea a los mercados a unos seis o siete máximo la libra y salga al publico a 10, pero eso es en condiciones normales no en tiempos de solidaridad

  3. josefina vivas

    Jajajaja, Libreme mi Dios …

  4. Mario J Roman

    Me reído mucho, no había podido por los alertas arcoiris y la tristeza de las demoliciones, gracias paisa.

  5. jajajajajajajajajajajaaja Don Orlando usted tiene el super talento de hacerme sonreir, pero esta vez fuer carcajada, definitivamnte eeste su espacio es excelente para mirar la realidad de un pais y no terminar deprimido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s