Dadme un punto de referencia…

El arbolito.  Foto Orlando Ortega Miranda

 

Sería tal vez 1955 cuando de la mano de mi abuela salí del Hospital Bautista, donde trabajaba mi padre y tomamos un taxi, que en esa época les llamaban “gatos”.  Con su voz un tanto autoritaria le espetó al conductor: “de la Hormiga de Oro dos abajo y media al lago”.  El taxista sin titubear arrancó el vehículo y raudo y veloz atravesó la ciudad capital y ya en el sector de abajo, como se le conocía al occidente, se ubicó rápidamente en la dirección solicitada y llegamos sin contratiempo a la casa de mi tío.  Si mi abuela le hubiese dicho “a la quinta avenida noroeste, número 307” tal vez el taxista hubiera puesto cara del Demonio de Tasmania y reclamado la dirección nica, es decir, basada en un punto de referencia.  

En esa época, Managua tenía sus calles perfectamente catalogadas y numeradas, partiendo de una avenida central que atravesaba la ciudad de la loma de Tiscapa al lago, es decir de sur a norte y cuyo nombre oficial era Avenida Roosevelt; por otra parte, había una calle central, que era la que fenecía en el oriente en la Iglesia Santo Domingo y a partir de esos dos ejes, las calles y avenidas se denominaban de acuerdo al cuadrante donde estaban ubicadas.   Muchas veces tenían dos nombres, ambos oficiales, por ejemplo, la 2ª calle sur era la calle 15 de septiembre y los domicilios hacia el oriente y occidente de la avenida central se ubicaban en la 2ª calle sureste y suroeste respectivamente.  A excepción de los empleados del sistema postal que conocían a la perfección la ubicación de cualquier inmueble en la capital con la nomenclatura oficial, el resto de la población necesitaba de otros parámetros para poder orientarse.  Pareciera que los nicaragüenses se adosaron íntimamente al pensamiento de Arquímides (de Siracusa) y parafraseándolo enarbolaron el lema: “dadme un punto de referencia y encontraré el mundo”.

Así pues, a través de su historia la capital ha estado plagada de puntos de referencia que han variado de manera sorprendente, pues lo mismo se ha utilizado un inmueble ya fuera público, privado, comercial o religioso, que el lugar en donde ocurrió un acontecimiento histórico.  Estos sitios se han movido de forma dinámica de acuerdo a las circunstancias, en especial después de los terremotos de 1931 y 1972.  Antes del primer sismo, resaltaban el Hotel Lupone, el Teatro Variedades, la Maison Dorée, la Iglesia Candelaria, el Campo de Marte, la Parroquia, la Casa del Aguila, la Penitenciaría.  Entre los dos terremotos florecieron un sinnúmero de sitios que sirvieron tradicionalmente de puntos de referencia y de los cuales unos pocos sobreviven en la actualidad.  La sobertería La Hormiga de Oro, que mencioné al inicio era uno de los principales referentes en el sector occidental para localidades cercanas a la Calle Momotombo entre la Avenida Bolivar y la 6ª  Avenida Noroeste, en donde también se ubicaba otro famoso punto que era la Chibolería Gil.  Por ese lado estaba también el Palacio de Comunicaciones, la Cafetería La India, el Diario La Prensa, la Alianza Francesa.   Un poco más alejados del centro en ese mismo sector también estaban dos lugares emblemáticos que a la fecha aún sirven como referencia, el Arbolito, que después de varios atentados se impuso en la intersección de lo que fue la Avenida del Ejército y la Calle del Triunfo.  El otro lugar es Las Delicias del Volga, legendaria cantina de la vieja Managua a unas cuadras del Cementerio General y que a pesar de haber desaparecido hace muchos años y albergar a la fecha una venta de repuestos, todavía se sigue utilizando para orientar a quienes buscan una dirección en el rumbo.  Por la carretera sur estaban el Buen Tono y la Fosforera, esta última que servía de referencia para quienes asistían al Chepito´s Inn.

En el propio centro de la ciudad muchos recordarán a la esquina de Los Coyotes o bien la de Carlos Cardenal en la otra banda, en la Avenida Roosevelt, los Mejores Trajes Gómez en la Bolívar, el Jardín Central en la 15 y la Roosevelt, las camisas Record en la 15, los repuestos Chico Ché en la misma calle.    Desde luego, los cines eran referencia obligada, es más con sus variantes, como la luneta del Principal.  También los edificios públicos como los Juzgados del Trébol, la Casa Liliam sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Salud, entre otros. 

En el rumbo del oriente, arriba como se decía, estaba la loma de Chico Pelón, por el aeropuerto Xolotlán, el Abanico, la Farmacia Mendoza en el mercado Oriental, la cantina del Gato Abraham, el Caimito, la gasolinera El Triángulo, la Caimana, la panadería Cagnoni, la estación Caldera, la Sala Evangélica, la primera Iglesia Bautista, el edificio Silva, el Cerna, el taller Cajina, el Hotel Estrella, los tacones AGO, la casa Pantoja, la panadería El Colmado, la Farmacia Loyola, el cine Fénix.

Así como estas direcciones seguramente hay una infinidad de puntos que ocuparían muchas páginas en este artículo y cada quien, de conformidad con los recuerdos que guarde de sus rincones podría agregar a esta muestra y que por otra parte han sido objeto de largas crónicas de parte de especialistas en el tema.  Habría que resaltar que era interesante cómo algún acontecimiento marcaba un punto de referencia como lo fue, en una época La Balacera, allá por el Barrio San Luis, que en una época llamó tanto la atención de los vecinos que se quedó por mucho tiempo como referencia obligada en el rumbo. 

Es importante señalar que a pesar de que muchas cantinas fueron referencias que por largo tiempo orientaron a muchos capitalinos, las casas de cita, como se les conocía a los prostíbulos, por alguna razón no se utilizaban a menudo para ubicar alguna dirección.  Cuando por azares del destino viví junto al exclusivo lupanar conocido como La Toña Nariz, la dirección obligada era de la Clínica Barbosa una cuadra al sur y veinte varas arriba.  Tampoco podía ocupar la dirección de donde la Engracia Lacayo setenta y cinco varas abajo.  Cuando mi familia se trasladó a la capital nos ubicamos en el llamado oficialmente Callejón Ramón Sáenz Morales, que era la prolongación de la 6ª avenida Suroeste y que se le conocía con el remoquete de la Cueva de Alí Babá, sin embargo, la referencia obligada era de la Panadería La Tica, media al sur. 

El terremoto del 72 arrasó con la centro de la ciudad y todos los puntos comprendidos en esa zona desaparecieron para siempre.  Cuando después del shock la población se dio cuenta que tal como decía Julio Iglesias: “La vida sigue igual”, comenzaron todos los negocios a anunciarse en las radiodifusoras bajo el recordado lema: “Estamos operando” y a continuación ofrecían la nueva dirección basada ahora en nuevos puntos de referencia.  De esta forma ciertos sectores cobraron nueva vida, como el caso de Ciudad Jardín y sus famosas referencias de la ITR, La Colonia, entre otros.  Linda Vista con la gasolinera de El Cortijo, Altamira con la famosa Vicky, el By Pass con puntos como Enaluf, el Zumen o bien la nueva avenida de Plaza España al Guanacaste con la Racachaca. 

De esta manera, para orientarse en Managua es necesario por lo menos conocer la ubicación de los puntos de referencia obligados en la ciudad, una leve noción de orientación de tal forma que pueda distinguirse en dónde quedan los cuatro puntos cardinales en determinado lugar, en especial aquellos sitios que no están orientados de manera exacta con dichos puntos y en donde hacia arriba no es necesariamente hacia el este, sino hacia el noreste.  También hay que dominar un poco las medidas de longitud, tanto del sistema métrico decimal como del español, pues del punto de referencia se maneja una buena cantidad en cuadras y varas.  En  algunos pocos casos se manejan metros.  Casi siempre se realiza un cálculo de que una cuadra mide 100 varas y de ahí, media cuadra serán 50 y así sucesivamente se da la idea en que tramo de la cuadra está ubicado el inmueble.  Aunque hay cuadras leonesas, es decir que llegan a medir las 200 varas y ahí se debe hacer la aclaración.

En la actualidad, el sistema de nomenclatura y numeración de la capital continúa siendo un verdadero caos.  Aunque usted no lo sepa y quizá no lo crea, existe un código postal para cada zona de Managua, sin embargo, sigue siendo inoperativa.  Por ejemplo si proporciono la dirección de Calle Los Pinos No. 64, código postal 12066, pondría a parir chayotes a los empleados de correos y no se diga a cualquier ciudadano común y silvestre, pues pasaría una semana más perdido que el hijo de Lindbergh, así que sigue siendo más fácil decir, frente a la Iglesia San Francisco de Bolonia, casa con verjas amarillas.  Aquí es importante señalar que se ha agregado a la dirección referenciada una mayor especificidad con el color de la casa, el portón o la verja. 

Los puntos de referencia se han diversificado y multiplicado por la gran extensión de la capital y se necesita ser un verdadero experto para dominar aunque se la mitad, pues ni siquiera un avezado taxista los puede dominar al cien por ciento.  Se requiere tener conocimientos avanzados de geografía e historia y mucho sentido común para dar con una dirección ubicada en un barrio ajeno a nuestras andanzas.   Es muy frecuente encontrar direcciones que hacen referencia a lugares que ya no existen e incluso en el Tribunal Supremo Electoral tienen la abreviatura: D.D.F. es decir, de donde fue, para incluirla en la dirección de la cédula de identidad.  Es necesario saber dónde fue Lozelsa para ubicar sus semáforos, también dónde fue la Vicky, la Tiendona, el Munich, el Banco Popular, la IBM, el Lacmiel, el Colonial, la Pepsi, el CAS, el cine León, las 3 B, el Aragón, el cine Salinas, la Ceibita, la Nunciatura, entre otros. 

Existen nuevos puntos como son las terminales de las rutas de buses, los tanques de agua de un barrio, las estaciones de policía, los parques, las rotondas, los semáforos, las gasolineras ( un lío ahora con los cambios de nombre), las iglesias de diferentes denominaciones, los policías acostados (reductores de velocidad), las agujas de entrada a repartos, los hospitales, las embajadas, las universidades que abundan, etc.

No pasará mucho tiempo para que desde los celulares hasta los relojes cuenten con un GPS y las direcciones se puedan dar con las coordenadas respectivas, sin embargo, será necesario que el usuario domine los principios básicos de cartografía y sepa qué significa longitud y latitud, asimismo que sepa manejar el sistema DMS es decir grados minutos y segundos, sin confusión alguna, pues muchos bachilleres en los exámenes de admisión para la universidad expresaron con una confianza contundente que el ángulo recto hierve a los 90 grados.

15 comentarios

Archivado bajo cultura, lenguaje, Nicaragüense

15 Respuestas a “Dadme un punto de referencia…

  1. Marcos Sandoval B.

    Estimado Orlando
    Bendita la dicha que Dios te dio del don de la comunicación atravez del lenguaje escrito.
    Tocaste ahora un punto importante, sobre todo para los que tuvimos que salir al mundo muy jóvenes, siendo casi niños. Con toda la costumbre de las direcciones con un punto de referencia, por ejemplo iba al Colegio cerca de la Lotería o detrás de la IBM y a la Escuela de Arte donde fue la Colonia Dambach y vivía del Zumen hacia el Norte o del Molino de Doña Ofelia hacia el Sur en Altagracia, Managua.
    Imagínate salir una mañana de Febrero de 1985 en la Estación del tren, Buena Vista en Insurgentes, Ciudad de México, donde en ese lugar había más gente que en cualquier procesión que yo había visto en mi pueblo, buscando una dirección sin un punto de referencia y sólo tenía el nombre de la Colonia, la calle pero sin número y me parecía increíble que a quien le preguntaba me dijera el clásico ” no vivo en esta colonia” o el “disculpe no soy de aquí” y yo pensaba que el que no era de allí era yo.
    Pero ahora ya no me la hacen si voy a algún lugar pregunto que estación de metro me queda cerca, por que sigo necesitando un punto de referencia.

    • ortegareyes

      Gracias Marcos por el comentario. También a mí me tocó buscar direcciones peludas en el D.F., como Sur 118 y la única referencia que daban era que estaba después de la Sur 117. En aquel entonce no habían tantas líneas del Metro y sólo te decían que de ahí había que tomar una pesera que dijera Caballito. Y tenés mucha razón, la respuesta más común a la solicitud de orientación es: No le sabría decir, joven. Un cordial saludo.

  2. Manuel Gurdián Cabrera

    Como siempre, refrescante el “ride” por el recuerdo imperecedero de la Leal Villa de Santiago de Penefi de los años 70s.

    Sólo un detalle: La Calle Central, la que en su intersección con la Roosevelt en la Ferretería Bunge definían el punto de convergencia de los cuatro cuadrantes de la ciudad, no era la calle “que fenecía en el oriente en la Iglesia Santo Domingo”, sino la calle que estaba cien metros al norte. La Calle de Santo Domingo (la del Cine América, Ferretería Lang, Farmacia Ramos, Tienda La Florida, Laboratorios Bengoechea, Cine Fénix, La Quinta, y que sí terminaba en la iglesia) era la primera calle sur; y efectivamente, la 15 de Septiembre era la segunda calle sur.

    La Calle Central (vecina norte de la de Santo Domingo) era la que bordeando los mercados por la banda sur, pasaba por la Farmacia Managua, y por el frente de San Antonio; seguía hasta “morir” en algún punto del Barrio Maldito (banda norte del Palacio de Justicia), y después resurgía de las Delicias una al lago, hasta topar, en las inmediaciones de la Punta de Plancha, con el cauce que pasa por el Puente León.

    • ortegareyes

      Gracias Manuel por el comentario tan ilustrativo. Yo sigo un tanto confundido, pues para mí, de la 15 a la iglesia de Santo Domingo habían dos cuadras. A una cuadra de la 15 recuerdo al cine Fénix y a dos cuadra la Farmacia Loyola, pero en fin, puede ser que el alemán ya me ande traicionando.

      • Oscar Martinez

        Don Orlando: Lo esta traicionando Alois, porque acuérdese que el Jardín Central quedaba en la Calle 15 y a la cudra al N. quedaba el Almacen Deporivo y de alli para arriba daba al tope con la Iglesia Sano Domingo.

  3. Hola Orlando, Buen post. es todo una memoria de referencias que muchos de generaciones posteriores al terremoto del 72 no conocen. Creo que eso es un aporte muy importante. Y lo otro es esa forma especial de dar las direcciones con puntos de referencia existentes e inexistentes. No veo que haya cambiado mucho, aunque posiblemente cambiará a medida que vaya creciendo la ciudad. Una vez me dieron una dirección en carretera sur y me dijeron lo siguiente: “… mira… no recuerdo el kilometro, pero te vas recto, y en la muela doblas. vas a pasar un camino de tierra. Justo en la loma a la izquierda ahí tenemos el rancho”/ La muela era un rótulo de un dentista por ahí. Llegué sí. / Un abrazo.

    • ortegareyes

      Gracia Mariángeles por el comentario. La muela que comentás es famosa, está después de Monte Taboer y ahí a pesar de la precisión de la dirección que me dieron, anduve perdido un buen rato. Un abrazo.

    • Oscar Martinez

      ja ja ja Me he pasado riendo cada vez que me acuerdo “en la muela doblas” Yo recuerdo ese rotulo que pintaba una muela en la casa de dentista. Y es que los nicaragüenses somos tan ocurrentes para las direcciones. La vez pasada no encontraba una farmacia en las inmediaciones de mi casa y al regresar, me dijeron: Vos doblas en la “calle de la llanta” Efectivamente fui directo a la farmacia. Y es que en esa esquina se encuentra un monumento a un héroe y mártir el cual esta empotrado en una gran llanta de tractor. El nombre del héroe nadie lo sabe pero si el nombre de la calle. “Calle de la llanta”

  4. Hola, Orlando, magnífico artículo.Muchas gracias.Saludos

  5. Oswaldo Ortega Reyes

    Muy buen post mi brother especialmente para aquellos que transitamos las calles de la vieja Managua representa una grata apertura del baúl de las nostalgias. Recordé asimismo aquellos dias sin brújula cuando de golpe cambiaron los nombres de las calles y barrios de Managua ( los edificios públicos no fueron la excepción) de pronto sobrevino la imperiosa necesidad de organizar la mente para ubicar los barrios Pablo Ubeda, Domitila Lugo, la colonia Christian Pérez, Carlos Marx, Ariel Darce,Johnatan Gonzalez, Georgino Andrade, Edgar Munguia, Julio Buitrago, Heroes y Martires del Bocay, Reparto Pancasán, Bo. Shelim Schible,Rene Polanco, Omar Torrijos, Miguel Bonilla, Rigoberto Lopez Perez,La Mascota,Camilo Ortega y otros que escapan a mi memoria. Pienso que estuvo muy bien honrar a todos aquellos que no dijeron que morian por la patria sino que murieron pero al menos nos hubiesen proporcionado una tabla de equivalencias para saber por donde andábamos. Era usual que al abordar un taxi indicando una dirección con la nueva nomenclatura el conductor no arrancara mientras no hicieras “la conversión” a la vieja usanza ( La Luis Somoza, la Salvadorita, el Primero de Febrero , La cinco de Diciembre )
    Probablemente muchos barrios recuperarían su nombre de antaño con el correr del tiempo o quizás muchos aún conservan aquel que recibieran en los albores de la revolución aunque esos nombres ya no representen mayor cosa en la conciencia de sus actuales habitantes.

    • ortegareyes

      En efecto, mi hermano, esa conversión es la fecha y todavía resulta obligada. Muchos de los que escuchan nombrar al Reparto España se quedan en ele olo, sin imaginarse que se trata de separatistas de Monseñor Lezcano. Definitivamente urge la adopción del GPS a todos los niveles. Un abrazo.

  6. Reblogueó esto en En la Makenzin-Boly comentado:
    Desplazarse por Managua sin conocer la ciudad es toda una aventura. El autor de este artículo Orlando Ortega, sabiamente señala que “es necesario saber dónde fue Lozelsa para ubicar sus semáforos, también dónde fue la Vicky, la Tiendona, el Munich, el Banco Popular, la IBM, el Lacmiel, el Colonial, la Pepsi, el CAS, el cine León, las 3 B, el Aragón, el cine Salinas, la Ceibita, la Nunciatura, entre otros”.

  7. Marco Antonio

    Exelente articulo. Creo que es un aporte muy importante para recordar nuestras viejas direcciones algunas muertas…
    Si creo que es necesario ya las direcciones de nomenclatura para entrar alo moderno de nuestra ciudad capital. Saludos mi estimado Doctor.

  8. Buenas tardes Don Orlando. Resido en Costa Rica y me he encontrado su blog. Aunque nací 2 años después del terremoto del 72, siempre converso con mi madre que sobrivivió a tal evento. Cada vez que hablamos veo en su mirada como rebusca en toda su memoria, anécdotas, lugares y personajes antes del terremoto y también de la guerra civil. Me trae nostalgia y me imagino todo lo que ella me cuenta: del personaje de Peyeyeque, de la Sebastiana a la que le compró fresco en el Oriental, incluso se enojaba cuando a sus vecinas se les llenaba de clientes y a ella no, de la dirección de la Caimana. Me gusta saber de mi tierra y en especial porque nací en Managua, me crié ahí. He iniciado un trabajo de imágenes, fotos, anécdotas de otra persona que describe pelo a pelo como era la Roosevelt con todos sus negocios y urgando en Internet he recopilado fotos que dan fe de la descripción del Señor. Tengo una pregunta: hay una foto de la Hormiga de Oro en blanco y negro, y viendo su artículo, alguien me podría dar un punto de referencia para llegar a esta Heladería, no importa si es la dirección por calles o avenidas. Lo que necesito saber cual era esa esquina entre avenida y calle. Por cierto, aunque vivimos cómodamente en la actualidad, mi madre me dice que ella nunca entró a tal Heladería porque los precios no podía pagarlos ya que en esa época ella estudiaba y trabajaba para pagar alquiler y estudios.
    hay un blog de este señor que cuenta porqué sobrevivió al terremoto:

    http://henrybriceno.blog.com.es/2012/12/22/asi-vivi-el-terremoto-de-15346238/
    Este señor describe con detalles la Avenida Roosevelt que puede ser interezante para la memoria de muchos:

    https://es-la.facebook.com/ElPortalDeLasAntiguedades
    Gracias por su aporte a la historia y mantener vivo el hábito de leer aún cuando los medios digitales nos invaden.

  9. Oscar Martinez

    Don Orlando: Su informacion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s