En busca de un nuevo record

111000RecordGuinness

 

El pasado 18 de noviembre Nicaragua pasó a la historia.     Ese día, este país de lagos y volcanes alcanzó la fama mundial al haber logrado por primera vez un Record Guinness, por elaborar el pastel más largo del mundo.

Mediante un esfuerzo titánico, un equipo de reposteros, representantes de varias panaderías de la capital, le echaron huevos al asunto (un total de 60,000) y con 65 quintales de harina de trigo e igual cantidad de azúcar, además de un titipuchal de fruta confitada, dulce de leche, mermelada de piña y de guayaba, trabajando incansablemente por espacio de 71 horas, 40 minutos y doce segundos, como precisaría El Firuliche, lograron instalar un pastel de 503.24 metros y 15,315 kilogramos de peso.  La primera cifra es exacta, pues con un tacómetro se midió de extremo a extremo, sin embargo, para pesarlo se hubiesen necesitado mucho más de 60,000.

La certificación estuvo a cargo del Sr. Ralph Hanna, representante de Guinness World Record para América Latina, quien inscribió la hazaña alcanzada en este país en el libro que edita la citada empresa, que por casi sesenta años lleva asombrando al mundo con los más insólitos records que se alcanzan en este planeta.

Por muchos años Nicaragua ha tratado de librarse la infame marca disputada con Haití de ser el país más pobre del continente americano.  Ni siquiera ha podido paliar lo anterior con aquella socorrida frase de: “pobre, pero honrado”, pues las percepciones de corrupción acusadas por Transparencia Internacional, se están elevando como barrilete en agosto.

Pareciera que después de haber dado al mundo a Rubén Darío, se agotó para el país la capacidad de producir hechos que asombraran al mundo.  Tal vez en la segunda mitad del siglo XX las figuras de Alexis Argüello con su triple corona mundial de boxeo o de Denis Martínez y su brillante actuación en las grandes ligas le dieron a Nicaragua un respiro respecto a atraer la atención del mundo entero.

Las declaratorias de Patrimonio Histórico de la Humanidad de la UNESCO, tangibles o intangibles, han sido una especie de premio de consolación, en donde hay que recordar que cada rincón de la tierra es un lugar tan maravilloso que sin declaratoria es un patrimonio histórico de la humanidad.   También Nicaragua, con la isla de Ometepe participó en un evento, más que nada comercial, organizado por una empresa llamada New Open World Corporation, en donde mediante un sistema de votos, un tanto al estilo del CSE, determinaron cuáles eran las Maravillas Naturales del Mundo y en donde tuvo que conformarse con llegar a las Top 77.

Es factible que en los próximos diez años, Nicaragua pueda alcanzar un premio Nobel, en las categorías de literatura o de la paz, en la primera porque ya lo hemos andado rondando y el segundo por lo sorpresivo de las denominaciones.  En el resto de las categorías ni soñar, a pesar de lo brillante de algunos de nuestros economistas.

Así pues, pareciera que los Record Guinness son el único reducto en donde por un instante los ojos del mundo voltearán asombrados hacia Nicaragua y en donde se puede encontrar cierta objetividad que le dan los criterios y la certificación con base en medidas reales que utiliza esa organización; la prueba es que no existen apelaciones a dichas certificaciones y las críticas a esa organización son motivadas más que otra cosa en la frivolidad misma del libro y sus records.

Habría que estudiar las categorías de los records y buscar en cuáles Nicaragua tiene ciertas ventajas comparativas.  Esto, debido a que hay algunas categorías en las cuales sería casi imposible competir pues ya están dadas por la naturaleza, como por ejemplo las cataratas más altas o el río más caudaloso.  Tal vez pudo haber competido con el lago de agua dulce con tiburones más grande del mundo, pero al parecer los escualos ya desaparecieron.

Hay otras categorías en donde también es más difícil encontrar dónde colarse, como por ejemplo la población o persona más longeva del mundo, pues con las condiciones del país, sería misión imposible.    No obstante, creo que podría encontrarse una veta compitiendo en el pescuezo más flexible del mundo, pues ahí no hay quien nos meta la mando, mejor dicho el pescuezo, pues la flexibilidad desarrollada por algunos políticos criollos llega a límites asombrosos y se podría crear otro record, que sería el de mayor cantidad de records rotos en el menor número de tiempo, pues si se organizan bien, según vayan llegando estarían estableciendo una nueva marca.

Hay otras categorías también factibles, como la de hechos extraordinarios en donde se miran sujetos que viajan la mayor distancia con un escritorio en la espalda o bien la rapidez con que alguien se mete a una maleta.  Ahí podría establecerse record de mayor tiempo de personas pintadas de contil, bailando, en donde los promesantes de Santo Domingo llevan una ventaja enorme.

Asimismo, en esa categoría de preparar  alimentos o bebidas podría organizarse el Indio Viejo más grande del mundo, la chicha más grande del mundo (de maíz), o bien cualquier otro alimento de la gastronomía nicaragüense como el nacatamal, el vaho, el vigorón, el cacao, entre otros.

Hay que ir pensando en otro record a la brevedad, pues el impuesto por el pastel más grande del mundo, en menos de lo que canta un gallo, específicamente 14 días después de la gesta nicaragüense, fue pulverizado, pues los colombianos elaboraron un pastel de 606 metros de longitud.  Sería acaso un complot montado por ese país, a raíz de lo sucedido con la CIJ respecto a la soberanía nacional en el Caribe, vaya usted a saber, lo cierto es que ya el esfuerzo realizado a nivel nacional quedó en el olvido.

En consideración a que todavía faltan más de 100 años para Los Juegos del Hambre, es hora que vayamos pensando en romper o establecer un record mundial y con la alternativa del pescuezo más flexible, una marca mundial se mira a la vuelta de la esquina y ahora es el momento, pues con todo el ejercicio que esto señores realizaron intensamente en las últimas semanas, no necesitan ni calentar para establecer el record.

Nota:  La imagen utilizada en esta entrada es balín y fue insertada sólo para aderezar el texto de la misma

 

2 comentarios

Archivado bajo cultura, Nicaragüense

2 Respuestas a “En busca de un nuevo record

  1. Excelente escrito. Creo que el record de enriquesimiento ilicito estariamos en el primer puesto. Personas que llegaron al poder on un rifle y hoy en dia poseen fortunas me dajor al General Somoza como limosnero.

  2. Ramon Mejia Campos

    No crea poeta , hay caña para moler en este asunto de los guiness record made in Nicaragua, ejemplo el diputado a nivel mundial de más años manteniendo su curul , pueden competir amigos de esta clase que llevan al menos sus 24 fiestas de abril sosteniendo a capa y espada su noble y apetecido puesto, pudiese hacerse un hibrido entre longevidad en el puesto y flexibilidad en la nuca y tendremos un record inmbatible en otras latitudes del planeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s