Ay, mi querido viejo

Viejo desnudo al sol. Imagen tomada de Internet

Y después de darlo todo,

en justa correspondencia,

todo estuviese pagado

y el cané de jubilado

abriese todas las puertas…

Serrat

Hace ya algunos años, cuando era inminente que traspasaría el umbral de la tercera edad, me formulé algunos propósitos, entre los cuales estaba no teñirme el cabello ni mucho menos realizarme operación estética alguna. Siempre me ha parecido extremadamente patético ver a hombres que se resisten a las manifestaciones de vejez de su propio cuerpo y cuando aparecen las primeras canas corren presurosos a teñirlas, algunos de ellos utilizando un Wella Koleston, un Natural Instincts de Clairol o los más “holidays” unas pastillas mejicanas (no las chupacabras, que son para suprimir el apetito).   De esa forma observamos a prominentes figuras de la vida pública, artistas, cantautores, magistrados, diputados, ministros, locutores, presentadores e incluso algún alto prelado eclesiástico, que presumen una cabellera más negra que el ala del misterio, como diría Amado Nervo y por otra parte muestran una piel más arrugada que el acordeón de Peñaranda, pues son muy pocos los que se atreven a realizarse una cirugía cosmética.

Podría ser un atenuante el trabajar con el físico como decían antes, pues muchas veces el público administra sus preferencias con base en las apariencias, pero para aquellos que trabajamos con la materia gris, la belleza de la juventud es simplemente un adorno pasajero y no afecta en nada nuestro rendimiento o productividad, así pues fui categórico al plantearme ese propósito.

No obstante, al observar los últimos acontecimientos derivados de las protestas de los miembros de la UNAM (Unidad Nacional del Adulto Mayor) y la desproporcionada reacción de la Policía Nacional, como que de repente acudieron a mi mente aquellos dichos: “Nunca digas de esta agua no he de beber” y “Sólo los ríos no se devuelven”.  Lo anterior debido a que me asalta la duda de que si esto fue tan sólo el inicio de una acción en contra de la tercera edad, que de la noche a la mañana se ha convertido en un grupo subversivo, rayando incluso en el terrorismo y al rato, cualquiera que muestre signos de pertenecer a este grupo coetáneo, sería sospechoso inmediato y estar sujeto a cualquier medida represiva.    Cabe tal vez recordar la crueldad con que actuaban los ejércitos romanos y ahí está la crucifixión como prueba de los niveles de sadismo con que actuaban contra los subversivos, sin embargo, cuando el Cirineo se acercó a ayudar a Jesús con la cruz o la Verónica a limpiarle el rostro, no hubo ninguna medida represiva de parte de las temidas cohortes, sin embargo, todo aquel que quiso pasar víveres, agua o medicinas a los ancianos, recibieron también su ración de sopa de muñeca.

Pareciera, por esta actitud, que la Policía Nacional, que por muchos años presumió de su institucionalidad, está sufriendo una metamorfosis para convertirse en una guardia pretoriana y qué mejor escenario para practicar sin mucho riesgo que con los adultos mayores, cuya capacidad de reacción está limitada tanto en reflejos como en fuerza, así que llevan los uniformados todas las de ganar.  Lo inquietante es que a la fecha no ha salido la otrora altamente calificada en las encuestas Comisionada Mayor de esa institución a explicar y presentar disculpas por los excesos cometidos por el personal a su cargo. A lo mejor se limita a cantar:  Pumichito cucudrilo.

Mirando desapasionadamente los acontecimientos, a diferencia de los “indignados” de otros países, que piden el cambio del sistema, la caída de un gobierno o la muerte o renuncia de uno o varios funcionarios, estos valientes ancianos, lo que piden es que el INSS cumpla con un derecho que ganaron después de trabajar toda su vida y que se limita a una pensión, ni siquiera completa como debería asegurar un Estado que se precie de velar por sus ciudadanos, sino que reducida.  Nada más. Si existe alguna manipulación aquí es tan sólo de parte del hambre.

Las explicaciones que han surgido parecieran diseñadas para o por un oligofrénico y de ipegüe, sale del fondo de la vieja chistera la palabra “derecha”.  Me viene inmediatamente a la mente la escena de El Exorcista, cuando Regan gira su cabeza hacia la izquierda, pero deja atónitos a todos cuando sigue girando hasta llegar por la derecha a donde estaba antes.  Recórcholis.

Que el INSS no tenga dinero para pagarles, esos son otros cien pesos.  Esto no demerita la demanda de los viejos.  La causa de por qué el INSS no tenga esos fondos, tal vez en estos momentos no es relevante, por lo tanto se puede dejar para investigar seriamente después de resolver el problema de las pensiones de los adultos mayores, en lugar de tratar de emular a Sherezada.  Es ahora cuando la institución, sino el Gobierno, echando mano de la creatividad que tienen sus funcionarios,  debe  buscar soluciones al problema, dialogar con la UNAM y más que nada, mandar un mensaje a todos los exponentes de la tercera edad: que su bienestar les importa.  Sin tener la capacidad de Alan Greenspan, se me ocurre que a lo mejor el chinito ese del canal, el que habla con un acento más lírico que el de Tu Fu, en retribución por todas las concesiones recibidas, podría donar al INSS algunos millones de dólares, que comparado con todo lo que le meterá y/o sacará al canal sería como quitarle un pelo a un gato, resolviendo así la iliquidez de la institución, se soluciona el problema y los bonos del oriental en el ánimo de los nicaragüenses suben al cielo.  Al ver lo anterior, es posible que Carlos Slim no quiera quedarse atrás y haga lo propio.  Ya de perdida, que financien la contratación de un Incaista del tercio superior para que les ayude a encontrar la piedra filosofal.

Mientras tanto, los responsables de este problema se echan al suelo como Lázaro, en espera que una voz les comande: – Levántate y anda. Los veteranos por su parte seguirán en su lucha y por lo tanto la única salida será la acción de la Policía y turbas anexas.  Aquí es donde regreso a mi cuento.  Ha crecido un temor en mí de que en un futuro no muy lejano, cualquier exponente de la tercera edad, tan sólo por serlo, pueda ser víctima de cualquier ataque, no sólo de parte de la Policía, sino de cualquier horda que quiera hacer méritos para un bono. Ahora bien, debo de confesar que un escalofrío recorrió mi ser cuando escuché en la televisión una entrevista a un hombre vapuleado por los valientes agentes del orden que al ser interrogado por el entrevistador sobre su edad, el anciano respondió: -Sesenta y dos años.  Ay güey me dije, si yo tengo sesenta y tres.  Corrí al espejo y desapasionadamente observé mi rostro y tan sólo mis canas delatan mi edad y ni decir mi piel que parece perder su batalla contra las arrugas.  De esta manera, he estado pensando seriamente en algún extreme make over.  Debo de aclarar de entrada que no es para nada cobardía, sino simplemente precaución.  Si se tratase de enfrentar a un solo agente del orden o simple poblador (eufemismo para miembro de la horda), en igualdad de condiciones, sin protecciones y sin armas, pues al final un anciano lleva las de perder, pero el otro no se la comería sin bastimento.  Pero el  problema es que atacan de a montón con al menos una clava o un garrote y ahí la cosa se convierte en lucha entre tigre y burro amarrado, a excepción tal vez de Jet Li o La Roca.  Por otra parte, un anciano con una deshidratación puede irse al otro barrio en un santiamén, cualquier hueso golpeado llega a colapsar y es necesaria una cirugía y una prótesis al menos, una herida asociada a la diabetes es candidata a una gangrena y la irremediable amputación.  Así pues, aún en contra de mis principios, creo que voy a buscar algún tinte para cubrir las canas que tengo en profusión.  Ya he dejado de formarme en la fila especial para la tercera edad en los bancos y estoy practicando a caminar sin perdonar al viento, para no parecer lerdo y voy a tratar de con la ayuda de unos tirantes de disimular la figura pesada que da la edad que se viene encima.   Cuando me incorporo, disimulo acomodándome la camisa mientras se desentumen las articulaciones y los chisperos que ya no queman parejo agarran su ritmo.  Con la ayuda de un diclofenaco sódico de 100 mgs, puedo alcanzar un paso firme y vigoroso al andar.  Con pantalón y camisa “tallarín” y zapatos Converse, así como unos audífonos pegados a las orejas, ya podría dejar de parecer un candidato ideal para una garroteada.

Lo más irónico es que todo esto está sucediendo a un paso de celebrarse el Día del Padre y me pregunto yo ¿En qué pensarán todos aquellos que se han ensañado con los adultos mayores cuando vayan con sus respectivos padres (si es que los conocieron) y vean en los rostros cansados de ellos, las mismas expresiones de los  ancianos que vapulearon o peor aún, mandaron a vapulear?  ¿Tendrán acaso la capacidad para realizar una asociación de esta naturaleza o el alcance para pensar que en algunos años, todos ellos, sin excepción, llegarán a ser viejos?  ¿Qué sentirán cuando escuchen a Piero cantar: “Yo soy tu sangre mi viejo, soy tu silencio y tu tiempo”?

18 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

18 Respuestas a “Ay, mi querido viejo

  1. Marcos Sandoval Brenes

    Hay, Orlando es tu dolor mi dolor, el de todos los que somos conscientes, no han dimensionado lo que están haciendo, por que el que se burla de los viejos se burla de sí mismo y de su historia y no digamos el que golpea o lesiona por que el bumerang de la vida se les va venir encima y con que cara van a ver a las siguientes generaciones si a sus predecesores los reprimieron por tan sólo pedir una pensión justa por haber dado su fuerza laboral a su patria.

  2. Magda

    Maravilloso, refleccion del ahora y ojala no del mañana…dificil de comprender para los protagonistas antagonicos…

  3. Aza Chávez

    El manoseo de sectores provenientes de Montealegre, Téllez, diversidad sexual es evidente. Ayer, por ejemplo uno de apellido Lewites supervisaba al coro de niños bien, que levantaban cartelones pidiendo “pitar”, quienes de la noche a la mañana se dieron cuenta que existían los viejitos. Muchos activistas que apoyan a los viejitos son reconocidos miembros de la derecha, aunque Ortega Reyes diga que es un término salido de la “chistera”. No es invento. Es auténtico, como dice el Pancho Madrigal. Si asqueroso es actuar con doble moral, para “joder a Daniel”, también lo es el manoseo que hacen de estos ciudadanos y de la justeza o nobleza de sus aspiraciones, con los métodos más retorcidos, bajo supuestos de derechos humanos. Creo que la opinión de Ortega Reyes, por ahora, es fuera de huacal, aunque respetable. Trasfondo político nada más. Lo que se dice de la PN es otra infantil manifestación de políticos trasnochados. Cuál violencia?

  4. Salvador Fong

    Poeta: Tambien para mi ya la sombra esta llegando a lirio; pasos mas lentos; movimientos muy bien calculados y muy economicos; las entradas recogiendose como las olas del mar antes de embestir la costa; los ojos cansados como buscando un pie de amigo que los ayude; la mente tratando de esforzarse pare recordar fechas y hechos recien ocurridos, ya no se diga de la espalda vilmente atacada por dos espadas filosas permanentes que me hacen mostrar mi rostro doloroso.
    Decia mi madre: Ay hijo!!! Es que ya voy llegando donde Quiroz….Mama y quien es Quiroz? le pregunte…Y ella sin inmutarse me contesto: Es el senor que vive una casa antes de llegar al cementerio….Sin duda, poeta, ya no podemos ocultar el kilometraje, por tanto esperare la llamada tan temida pero inefable del creador, esperando que me guarde un lugarcito para reposar bien, sin temores a hordas, muy dignamente entregando los caites muy gastados que nos quedan…

  5. Maribel

    Eres unico Orlando! Me rei a carcajadas, y a la vez senti una gran tristeza. Todos los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964) estamos preocupados, pues en la actual Nicaragua, seremos un estorbo. A como decian antes: El que no es turba…estorba. A menos que ese desgobierno caiga por su propio peso. Porque de verdad que estan metiendo las extremidades y se estan exhibiendo ante el mundo entero. Como siempre, es un honor leer tus escritos. Te felicito!

  6. A. L. Matus

    Extraordinario humor para tocar un tema tan serio y tan sensible. Tan fácil que es para un gobierno mostrar sensibilidad con sectores tan desfavorecidos y existen muchas formas de ofrecer alternativas sin llegar a avasallar los derechos humanos. Felicidades profesor y que pase un hermoso día del padre.

    • ortegareyes

      Agradezco los amables comentarios de los lectores que se toman la molestia de escribir. Respecto a la opinión del Dr. Chávez, deseo aclarar que aparentemente coincidimos en que las demandas de los miembros de la UNAM son legítimas e insisto en que es deber del Estado en resolverlas o por lo menos dialogar pacíficamente con ellos para encontrar una solución. Es obvio que los que apoyan estas demandas son ciudadanos que no pertenecen al partido gobernante. No todos los que no son simpatizantes del actual régimen pertenecen a partidos de “derecha”. Tradicionalmente los partidos que se dicen de “izquierda” son aquellos que luchan para mejorar el bienestar de las clases más desfavorecidas y creo que no hay discusión de que estos adultos mayores están en ese rango, por lo tanto deberían ser prioridad de un régimen de “izquierda”. Muchos de los que se dicen de izquierda tienen un capital que equivaldría a un buen lapso de pensiones de estos adultos mayores. La participación de miembros de partidos de “derecha” en apoyo a la UNAM, no le quita validez a sus demandas. Hay miles de evidencias respecto a la violencia empleada por la policía y por las turbas de choque del régimen, que ya han sido publicadas en todo el mundo. Solo falta que digan que han sido montajes cinematográficos y fotográficos para desvirtuar lo ocurrido.

      • Aza Chávez

        Dr. Ortega Reyes: y qué me dice del manoseo de la señora con la cara ensangrentada que publicaron en las mal llamadas redes “sociales” (mediáticas), que al final resultó ser el de una señora colombiana, y que la hicieron circular como si había sido en Nicaragua? Eso es vileza mezclada con bajeza de la peor ralea.

        Por supuesto que el apoyar a los de la UNAM no le quita validez a sus demandas. PERO LAS DESVIRTÚA por los propósitos con que finalmente se interesaron por los ancianos! Niñas de axilas perfumadas y niños hijos de papá y mamá, con su ropa de cara un poco carita, de pronto (y eso sí o sacaron de la chistera) se dieron cuenta que existían los viejitos. Ellos no indignan, pero su actitud oportunista sí!

        Corolario: toda la maniobra política de los mal llamados y poco originales “indignados” locales colapsó con la movilización del lunes pasado por la tarde. Así que París no valió una misa! Y tampoco una “Primavera ‘Arabe” como la simetría que quieren construir aquí.

        Pero bueno, le respeto sus puntos de vista, aunque no los comparta todos.

        (Cuándo habrá algo más sobre Peñaranda o la picaresca nicaragüense?)

      • ortegareyes

        Don Azarías: A pesar de que no me gusta participar en discusiones que luego se tornan bizantinas, creo que al final de cuentas reiteramos que la demanda de los adultos mayores, no sólo los de UNAM, son legítimas y por lo tanto, es deber ineludible del gobierno, máxime si se dice de izquierda, resolverla. En toda lucha siempre hay alguien que trae agua a su molino, pero de igual forma, los intereses ajenos al apoyo, ya sean de derecha o izquierda, no le quita legitimidad a sus demandas. Si de pronto, desde donde esté Snowden diera su apoyo a la UNAM, de ninguna manera desvirtuaría el reclamo de los coetáneos. Ignoro sobre las axilas perfumadas pues no acostumbro andar oliendo nada a nadie y de los hijos de papá y mamá el único caso que resaltó es el de aquella que le pasaron fuerte la factura. Al final de cuentas, parece que intervinieron (tras bambalinas) individuos con IQ más arriba del salario mínimo a calmar la situación. En lo particular creo que Nicaragua no está para primaveras, pues aquí o es invierno o es verano. De cualquier forma, le agradezco su madurez en exponer sus puntos de vista, aunque tampoco los comparto y le adelanto que en breve publicaré artículos, tal vez no sobre Peñaranda, pero sí de temas atractivos. Un cordial saludo

  7. Dolorosa situación, Orlando. FELIZ DIA DEL PADRE. Saludos

  8. Orlando Morales

    Como siempre, tremendo escrito Orlando. Es lamentable ver como personas que hasta saben escribir (me refiero a Aza Chávez), lo que expresa cierto manejo adecuado de los conceptos y la razón, pueda creer la estúpida mentira expresada por el “dirigente sindical” millonario Gustavo Porras, de que la protesta de los ancianos es una conspiración de la “derecha” (calificativo que en boca de estos supuestos “dirigentes” es un absurdo) para derrocar al ilegitimo usurpador del gobierno de Nicaragua. Sin embargo esta estúpida mentira es contradictoria y puede tener algo de verdad en la perspectiva de que esta movilización y solidaridad que ha generado esta lucha pueda ser el principio del fin de la dictadura que está pretendiendo consolidarse.

  9. Hola Orlando, buen post. estoy 100% con todo lo que decis. pero no te tiñas el pelo! conserva tu belleza natural. será q yo prefiero las versiones orignales. Qué se resuelva este problema social con los adultos mayores.El gobierno tiene q resolverles,¿Para que están en el poder?

  10. Manuel Gurdián Cabrera

    En junio del 2014, si la vida así lo decide, aterrizaré orgullosa y estrepitosamente en los 60: Para celebrarla tengo planeado unos cachimbazos mondongueros con mis cuates, y si alguno lleva algún jumper, le entramos también.
    Comparto totalmente los planteamientos de Ortega (el de los Ortegas buenos).
    Respecto al ponderado y apolítico comentario de Chávez :
    Puntualicemos algo: La demanda de los ancianos no es nueva, viene desde los tiempos de Doña Violeta, la plantearon también ante el gobierno del honradísimo y tantas veces calumniado Dr. Alemán; Boladeaños también supo de ellos. Lo nuevo es que ahora están más organizados, menos manipulados y más decididos.
    Durante los “gobiernos neoliberales” ¿Quiénes estaban al frente de los reclamos de los viejos? Por si ya se te olvidó, eran el Pitbull Porras, Carevieja Zepeda, los “sindicalistas” Luis Barbosa y Roberto González, y tutti cuantti; en ese entonces los turberos de hoy eran ciudadanos indignados y preocupados por la suerte de los rocos.
    Hace pocos días el Cptn. Roberto López descubrió que las reservas se las llevó Coyoles; un poquitín retardado el guardita: se tardó 30 y resto de años en darse cuenta. ¿durante los 80´s no sabía eso; tampoco lo supo cuando a los ortegistas el reclamo de los tercera edad les parecía justo, y cuando los manipulaban ante los gobiernos de la “derecha”; cuando incendiaban el país, decían que sí había plata para pagarles y señalaban las muchas fuentes de donde sacar el dinero?
    El “descubrimiento” de López me motiva a preguntarme (y vos, Chávez, también deberías preguntártelo):
    Cuando lleguemos a la edad reglamentaria ¿A los afiliados que ya hemos cotizado más de 750 semanas también nos darán esa “explicación”, para escamotearnos la pensión o pagarnos menos de lo que nos corresponde?
    No hay ninguna manipulación política, es un reclamo justo.
    ¡La porra sigue acumulando presión y tarde o temprano volará la tapa!

  11. Marlene

    No entiendo que tiene que ver en todo esto, la alusión al Exorcista.

  12. Frank E. Almanza

    Según leo en su información usted es economista. No entiendo por qué las soluciones que plantea para financiar las pensiones de estos señores son puras payasadas. Será que no puede plantear propuestas serias.

    • ortegareyes

      Estimado Sr. Almanza. Tiene usted razón, soy economista, sin embargo no tengo acceso a la información de las partidas específicas, especialmente las confidenciales para poder recomendar cuáles gastos son superfluos y pueden ser recortados para dicho financiamiento. Por esa razón tuve que recurrir al humor para el planteamiento, el cual, si se mira desapasionadamente, no es descabellado y existen algunos ciudadanos sobre todo extranjeros, que han recibido concesiones generosas de parte del Gobierno que si se sabe apretar la tuerca adecuada, podrían contribuir. Por otra parte, todos aquellos nacionales que tienen exenciones de impuestos, universidades, empresas turísticas, hospitales, también podrían contribuir. La seriedad no estaría en la propuesta, sino en la voluntad de quienes deciden al respecto.

  13. Marco Antonio

    Excelente humor para abordar un tema muy serio, lo cierto es que esos adultos mayores nos dan una buena lección de cómo no quedarse con los brazos cruzados ante la injusticia. Esperemos que les resuelvan la situación y que la policía les trate más humanamente. Saludos doctor y se me cuida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s