El lago

La otra tarde llevé a mis nietas de paseo por la costa del lago Xolotlán.  Las niñas no tenían idea que en su ciudad hubiese un lago y se sorprendieron al ver ese enorme cuerpo de agua que densamente agitaba su grisácea liquidez en el multicolor del atardecer.  En ese momento se me vino a la mente un recuerdo en sepia de mi niñez cuando bajando de El Crucero a Managua me percaté del paisaje que se miraba a lo lejos y mi padre me dijo que era el lago de Managua.  En esa ocasión iba a la primera comunión de uno de mis primos y en el desayuno le comenté a uno de ellos que tal vez podríamos ir a bañarnos al lago.  No entendí por qué comenzó a reírse a mandíbula batiente y no paró hasta que le contó a todos los primos y amigos que por ahí andaban, sobre mi ingenua proposición.  Al final, se compadeció del pueblerino y me explicó que en el lago iban a parar todas las aguas negras de la capital.

Me quedé atónito, al igual que cuando me di cuenta que en los mercados de Managua vendían agua helada, pues no lograba entender cómo podrían comerciar un bien que en el pueblo no se le negaba a nadie, así tampoco comprendía cómo habían decidido lanzar toda la inmundicia a un lago.

El Xolotlán siempre tuvo una importancia vital para todas las tribus precolombinas que llegaron a asentarse a su alrededor y es significativo que el nombre de Managua se derive del náhuatl y significa “lugar junto al agua” y aunque hay otras versiones con interpretaciones diversas sobre este nombre, la mayoría de los cronistas coincide en este significado.

En los momentos en que mi abuelo andaba de buenas y no estresado con los afanes de su botica, nos contaba sobre su niñez en la Managuade fines del siglo XIX, cuando el lago era límpido y parte fundamental de la ciudad.  Oriundo de la capital y en particular de un barrio costero como era El Mamón, a un lado del barrio La Bolsa, cerca de donde ahora está el Teatro Nacional Rubén Darío, mi abuelo salía a pasear por toda la costa, nadando en el lago, pescando, o jugando con los lagartos que salían a asolearse a la playa lacustre, exagerando algunas veces en sus relatos, el tamaño de dichas criaturas.

En general todas las ciudades que tienen a su lado un cuerpo de agua, ya sea un lago, un río o un mar, lo hacen parte integral de su historia, de su cultura, de la vida de sus habitantes.  Shakespeare instaló el teatro The Globe a la orilla del río Támesis, por su parte Samuel Langhorn Clemens, tomó su pseudónimo Mark Twain de una expresión de los esclavos que trabajaban en los barcos que surcaban el río Mississippi y que significaba “dos brazas”. En su delicioso relato Claudio Magris al atravesar el Danubio desde su nacimiento en la Selva Negra alemana, hasta el Mar Negro en Rumania, analiza la cultura “danubiana” en cada uno de los países que tienen la dicha de admirar su paso.  También podríamos recordar a Serrat refiriéndose al Mediterráneo: “Quizá porque mi niñez sigue jugando en tu playa y escondido tras tus cañas duerme mi primer amor, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya…”

Es una lástima que para los captialinos de hoy el lago no tenga ningún significado, si acaso, como punto de referencia para alguna intrincada dirección y una gran mayoría voltea a un lado ante su presencia, con aprensión y cierto temor a contaminarse.

Todo esto porque algún “iluminado” tuvo la peregrina idea de canalizar las aguas negras hacia un bello y límpido lago.  Equivale a que a un individuo le regalen una mansión con una piscina olímpica y lo primero que se le ocurra es defecarse en ella y seguir haciéndolo siempre. Es muy probable que este piche, en medio de su estupidez, hubiese inaugurado la nueva ruta y hasta lanzado una botella de champaña al estilo de los astilleros.

En lo particular creo que de la misma manera en que resaltamos la figura de nuestros grandes conciudadanos, como la memoria de Rubén Darío, el príncipe de las letras castellanas, o bien la ejemplar hazaña del General Augusto C. Sandino, elevado recientemente por decreto a la categoría de “inmortal”, así se debería presentar ante la ciudadanía los nombres de quienes fueron los responsables de esa malhadada decisión, pues aquellos que ostentan en sus manos la facultad de decidir por sus representados tienen la ineludible obligación de rendir cuentas y en caso de presentar malos resultados,la Patria, de alguna forma, debe demandárselo, tal como todos juran al momento de recibir su encargo.  Hay que detener esa cultura de borrón y cuenta nueva o como dicen los que maniobran las ruletas en los chinamos de pueblo: -Va jugando.

El problema aquí es que ahora, como decía el Monje Loco, nadie sabe, nadie supo, quién fue el anti-héroe que decidió la utilización del lago como inmensa cloaca.  Todos los cronistas coinciden en que fue en los años 1926 y 1927 en que se inauguró el sistema de alcantarillas de la ciudad capital y se canalizaron hacia el Xolotlán.  Lo extraño es que muchos le echan la culpa al General José María Moncada que como presidente dela República tomó la nefasta decisión, siendo que el político masatepino no asumió la primera magistratura sino hasta 1929.  Para los años en referencia, el presidente de Nicaragua era el conservador Adolfo Díaz Recinos, nacido en Costa Rica y el alcalde de Managua era el también conservador Pablo Leal.

Me imagino que en alguna documentación oficial en los archivos nacionales debe de aparecer alguna referencia oficial sobre los responsables y sus consideraciones para su infeliz decisión, independientemente del partido político al cual pertenecían, pues sinceramente de cualquiera de ellos puede esperarse una acción de esta naturaleza.  Una vez determinado sin lugar a dudas quienes fueron los responsables, debería instalarse a orillas del lago uno de esos rótulos gigantescos con la crónica de lo que realmente sucedió, para que todos los capitalinos sepan la verdad y sirva de escarmiento para que todos los políticos piensen bien, aunque les cueste, antes de tomar una decisión.

A partir del año 1996, durante el mandato de Violeta Chamorro, se inició la planificación para la instalación de una planta de tratamiento de aguas residuales, habiendo contado con la cooperación alemana, quien destinó un total de 36 millones de dólares para la obra que tendría un costo total de 50 millones de dólares.  Al final de cuentas, por mala planificación o por sospechosa ejecución, la planta tuvo un costo total de 86 millones de dólares, para lo cual nos enjaranó Enacal  con un préstamo con el BID por 30 millones de dólares, otro por 12 millones de dólares con el Fondo Nórdico de Desarrollo y 8 millones de parte de la propia Enacal.  La obra construida por el consorcio inglés Biwater fue inaugurada en febrero de 2009 y actualmente se encuentra en operación y tiene capacidad para procesar180,000 metroscúbicosde aguas residuales por día.

Este es un primer paso en un esfuerzo que debió iniciar hace mucho tiempo y que permitirá aprovechar un poco los aspectos turísticos en el Xolotlán, sin embargo, hay una advertencia de parte de los técnicos: Cero contacto.  Esto quiere decir que las aguas permanecerán contaminadas y no es posible ninguna actividad en donde el cuerpo humano toque el lago.

Tal vez, a finales del siglo XXI, si la conciencia por salvar al planeta continúa y no aparece otro iluminado con ideas peregrinas, algún niño saldrá de su casa a pasear por la costa del lago, a nadar en sus apacibles aguas, a pescar o a jugar con algún lagarto que salga a tomar el sol en la costa.

16 comentarios

Archivado bajo cultura, Nicaragüense

16 Respuestas a “El lago

  1. Indiana Logo Mejía

    como siempre Orlandito..muy bello tu relato..ojalá que algún dia la niñez futura pueda gozar ese maravilloso lugar..

  2. Junta Vecinal Valle Santa Rosa

    Al lago hay que sumarle todos los cuerpos de agua y ríos que han sido y seguirán siendo víctimas de esta pésima y deplorable práctica: Cocibolca, laguna de Masaya, Tiscapa, Grande de Matagalpa, Bahía de Bluefields, Bahía de San Juan del Sur, Río Chiquito de Leon… y un larguísimo etc. Exacta la figura de la defecada porque eso ha sido literalmente lo que ha pasado, Felicidades por su pluma que siempre da en el blanco y sí es bueno reconocer los esfuerzos de concientización y de obras como la planta de tratamiento. Saludos maestros. Edwing Salvatore Obando


  3. No sé si existan otras capitales a la orilla de un lago, pero seguro que no las hay muchas. Creo que porque nos acostumbramos a que las cosas están ahí no nos percatamos tanto. Un día escuché a un salvadoreño exclamar : Qué extraordinario, una laguna en el centro de la ciudad, refiriéndose a la laguna de Tiscapa. ¡Vaya, pensé, es cierto! Hasta en ese momento me estaba percatando de la dimensión del hecho.

    Tenés mucha razón en cuanto a los antihéroes.

    Ojalá nuestros descendientes logren disfrutar las aguas del Xolotlán.

    Soy enamorada de los paisajes de Managua, qué belleza venir hacia ella en un atardecer por cualquiera de las carreteras.🙂

    Saludos

  4. A.L. Matus

    Eso que hicieron contra el lago de Managua es un crimen contra la humanidad y si en su momento no se pudo juzgar y castigar a los responsables, siempre hay tiempo para que la población sepa quienes fueron y todo el mal que causaron. Es difícil que el lago recupere la condición que tenía en el siglo XIX, ni siquiera viendo a un político bañarse ahí como prueba de que puede haber contacto. Hace años uno hizo esto en la laguna de Tiscapa y salió como Gollum.

  5. Estimado Poeta, como siempre te luces con tus relatos. Leí una noticia de que los Japoneses estaban interesados en sanear el lago Xolotlán, no sé si esos planes siguen actuales. En el futuro el agua tendrá más valor que el petroleo, de eso todo parece indicar los Nicas y en especial los de Managua, no tienen la minima idea.
    Fuerte abrazo. STQ.

  6. Marco Antonio

    Es una lastima que Managua nuestra capital a la orilla del lago Xolotlan, con paisajes de belleza exelente y atardeceres preciosos y que nuestro lago lo estemos matando poco poco, escuche de que hay proyectos para sanear el lago.

    Ojalá nuestros descendientes en el futuro puedan disfrutar de las aguas del Xolotlán.

    Saludos Dr. Ortega

  7. Leonel Soto

    Que difícil resulta leer objetivamente los comentarios de los nicaragüenses, solamente Don Sergio Ramírez es el único que escribe con la universalidad de quien se sabe ciudadano del mundo. Lo digo porque en este bello artículo sobre la historia del Lago Xolotlán, el autor, despues de mencionar en forma objetiva a los protagonistas del crimen ecológico sin decir donde nacieron, cita al que él cree que es el responsable, al conservador Adolfo Díaz Recinos, e indica “nacido en Costa Rica” . ¡ Por Dios ! , cómo nos odian ustedes, van a terminar dándole la nacionalidad tica a Somoza. En mi país, decimos que Tino López Guerra estuvo acá, con orgullo, que nuestro más eminente científico, Clorito Picado era nicaragüense, que Darío vivió en nuestro país, que al lado de nosotros trabajan 500.000 de ustedes que ya hicieron de esta, su segunda patria. En la guerra de 1856, por ir a ayudarles a quitarse el tirano Walker que malos nicaragüenses instalaron en la silla presidencial, nuestro pueblo perdió en la Batalla y posterior Peste del Cólera derivada del conflicto, el 10% de su población. Por más bello que sea lo que escriben (no en vano es Tierra de Poetas) a los nicaragüenses actuales, se les tiene que salir el odio al tico, ahora tuvimos que hacer un maltrecha trocha al lado del San Juan porque nos hacen la vida imposible para que naveguemos por el río, siendo tambien nuestro derecho, siendo nosotros simplemente, un país menos pobre que ustedes. Tanto que ayudamos en durante la sublevación sandinista y ahora…hasta la tinta periodística nos nos quiere. Les deseo de corazón que puedan limpiar el Xolotlán y que su país sean un ejemplo entre las Naciones por su protección ambiental, planeaba ir a Nicaragua este año porque es un país bello, pero como pensaba ir con mis hijos, mejor no… me dió miedo que se den cuenta que son Ticos. Que Dios y la Virgen los bendigan y protejan, que bastante falta les hace.

    • ortegareyes

      Agradezco las visitas a este post y los comentarios al mismo. Sin embargo, respecto al comentario del Señor Leonel Soto, estimo pertinente realizar algunas aclaraciones. En primer lugar nunca expresé que yo creía que fue el Sr. Adolfo Díaz el responsable de la desafortunada decisión. Lo que yo manifesté es que en el período en el que se le atribuye al General Moncada haber tomado dicha decisión, este último todavía no era presidente de la República, sino el Sr. Adolfo Díaz. En segundo lugar, la referencia de que el Sr. Díaz había nacido en Costa Rica es un hecho histórico, pues nació en Alajuela en 1875 y también se le recuerda, en los mejores términos, como el soñador de que Nicaragua se convirtiera en un estado asociado a los Estado Unidos. En tercer lugar, la forma cómo lo expresé, no tiene nada que ver con la infeliz decisión, así como tampoco pudiera haber tenido que ver que el General Moncada se considerara masatepino pese a haber nacido en San Rafael del Sur. Si el Sr. Soto lee bien el artículo, mi conclusión es que debería investigarse en la documentación oficial de esa época para ver quienes fueron los responsables de ese ecocidio, independientemente del partido al que pertenecían, pues para mi de cualquiera de ellos se podía esperar un acto de esta naturaleza. En cuarto lugar, la alusión al lugar de origen del Sr. Díaz, no tiene ningún ribete de odio pues no está ligada a ninguna conclusión posterior y si el Sr. Soto se fija bien, ninguno de los lectores que comentó al respecto, tomo en consideración dicha alusión. En lo particular, encuentro odio en la decisión de construir una carretera, que el Sr. Soto, califica como trocha, bajo el peregrino pretexto de que los ticos no pueden navegar en paz por el Río San Juan, en donde lo único que se les pide es que no naveguen armados y que reconozcan la soberanía de Nicaragua sobre el mismo. En quinto lugar, debo coincidir con el Sr. Soto que el Dr. Ramírez Mercado escribe con la universalidad de un ciudadano del mundo, sin embargo, no creo que sea el único, pues la objetividad de un escritor no implica la “delicadeza” de no hacer referencia a la nacionalidad de alguien y eso lo podrá observar el Sr. Soto en la noticia que está dando la vuelta al mundo en el sentido de que El Palidejo, de nacionalidad costarricense, ha sido capturado en Colombia. No creo que debiera decirse el centroamericano responsable de la muerte de Facundo Cabral, tan solo para no herir susceptibilidades. Asimismo, invito al Sr. Soto a que lea mi post sobre Clorito Picado escrito el 5 de junio de 2009, para ver si logra detectar ese odio al que tan vehementemente se refiere. Finalmente, respecto al viaje que usted Sr. Soto planeaba con sus hijos a Nicaragua, creo que sus temores son infundados, sin embargo, usted es libre de viajar a dónde se sienta más cómodo, así que puede cambiar de destino a Panamá, Guatemala,México,Colombia o Venezuela.

      • Leonel Soto

        Con todo respeto Señor Ortega, vuelve Ud. a la carga con la misma subyacente intención de menoscabar el nombre de mi país. Es cierto que solamente hice alusión a su aclaración de la nacionalidad Díaz Recinos, pero los que que agregan comentarios, solo yo soy Tico. En cuanto al San Juan, no hay discusión, es totalmente nicaragüense, nunca pudimos ejercer nuestro derecho a la navegación efectivamente. En cuanto a navegar armados, si fué un error de nuestra atrasada policía, error que todavía no nos perdonan. Lo que Ud. llama carretera, carece de puentes y es de lastre en algunos tramos y en otros de tierra, si a eso le llama carretera, es su opinión. Lo que sí valoro en esa trocha es que por fín, el San Juan es obsoleto para nuestra población fronteriza y para muchos nicaragüenses que ahora podrán circular con toda libertad sin tener que esperar el dragado con horario “electoral” que hace su gobierno. En lo que respecta a su invitación a visitar otro país, efectivamente, visitaré Panamá, allí solo necesito mi cédula nacional para ingresar. No tiene Ud. idea de cuantos delincuentes nicaragüenses hay en nuestras cárceles, la estadistica funciona igual en todos los países donde los pobres son caldo de cultivo pero sería una vulgar excusa echarselos en cara a nadie, que no sea el régimen social que los produce, pero sabe menos aún de los centenares de miles de Nicas honrados que trabajan hombro a hombro en nuestra nación. De hecho,trabajo con compañeros nicaragüenses que son las cabezas más brillantes de mi oficina, de todo hay en la Viña del Señor, pero por cada Nica malo en mi país le mostraré 1000 nicas ejemplares, esa migración es nuestra esperanza de progreso. Mi esposa trabaja en La Managüita (eso queda en Costa Rica) y cuando hace reportes para adjudicar Becas del Programa “Avancemos”, pone al 80% de los niños que conforman su Aula y que son nicaragüenses, como Ticos, porque somos concientes de que los niños son niños, no son extranjeros en ninguna Nación, como esos bellos niños que encabezan esta página y que fueron la razón y gancho para que yo lea asíduamente los comentarios expresado por los nicaragüenses. Cito esto porque el comentario expresado por otra persona acá, reclama la injusticia contra el Nicaragüense Canda en mi país, nosotros también protestamos en nuestro país. Si, efectivamente fué un crimen atroz, no una responsabilidad animal sino humana, al igual que la injusticia que menciono de dar prioridad en la Becas a los nacionales, pero eso no justifica el odio. Cerca de mi casa se hospedaba Carlitos Fonseca Amador, todos lo conocíamos pero nadie lo delataba, ayudamos a tantos luchadores de su fallida Revolución sin interés de hipotecar su conciencia, pero ya se ha convertido en algo insoportable endilgarnos culpas que no tenemos como excusa para odios que deberían ser enterrados, hemos demostrado a lo largo ya de siglos, que queremos ser hermanos, para muestra, un botón, nosotros no hemos tenido guerras con Nicaragua. A quien me comparó con los perros del Quijote, le diré como me vengo de un comentario así: Seguiré defendiendo en mi país a los Nicaragüenses honrados y seguiré alentando a mi esposa en la defensa de sus alumnos Nicas, algún día serán mejores ciudadanos que Ud. …y que yo. Y al Señor Ortega lo invito a visitar mi país, otrora territorio Nica en su totalidad, hoy por hoy, provincia independiente.

      • ortegareyes

        Señor Soto: Vuelve usted a la carga con su exagerada sensibilidad. Si lee detenidamente mi artículo y mi nota aclaratoria, en ningún momento muestro la menor intención de menoscabar el nombre de su país. Con su nuevo comentario lo único que hace es reconfirmar esa errónea interpretación a todo lo que se ha puesto acá. En realidad no comprendo el trasfondo de su posición, pues pareciera que para usted, los únicos nicaragüenses buenos son los que viven en Costa Rica, a quienes califica como su esperanza de progreso. En cuanto a su invitación a visitar su país, con gusto lo haré cuando no me exijan visa para ingresar. Yo lo invito a usted a despojarse de esa actitud y leer bien el artículo y mi aclaración anterior.

  8. A. L. Matus

    Después de leer el comentario de Leonel Soto, revisé a fondo su artículo y sinceramente no encontré nada que pudiera ser motivo de la sensación de odio que refleja el comentarista. Creo que usted deja muy bien establecido que es un problema interno, nacional, en donde algunos políticos con una visión muy miope, tomaron una decisión errónea e incluso criminal. Tal vez podría intuirse que para desgracia de Managua, muchos presidentes no eran originarios de la capital, pero hasta ahí no más. Me parece que Soto tomó como pretexto la eventual referencia al origen de Adolfo Díaz, para plantear su lloriqueo, que quién sabe donde tuvo su origen. Me parece que en todos sus escritos usted tiene la sensatez de cuidar muy bien la objetividad del enfoque. Pareciera que viene muy bien al caso la frase apócrifa o no del Quijote que lo invita a seguir cabalgando.

  9. Sonia Cruz Siles

    Cosidero que sí, que no podemos negar que existe cierto rechazo desde hace cierto tiempo de parte nuestra hacia los Costarricenses, pero esto no tiene que ver con el Río(San Juan es nuestro, todos lo sabemos) ni con los vejámenes y humillaciones que reciben nuestro conciudadanos en ese país ( El que lamentablemente anda fuera de su tierra esta expuesto a cualquier cosa) creo que tiene que ver con el evento trágico de Natividad Canda, o quien no lloro? al ver a ese ser humano ser devorado por esos perros a vista y paciencia de su dueño, al mejor estilo del circo Romano, realmente eso provoco un dolor en mi alma y en el alma de muchos otros Nicaragûenses que no hemos podido superar.

    De cualquier forma ante los ojos de Dios todos somos hermanos.

    Salud,

  10. Luis M. villavicencio

    Bueno, podemos cambiar el nombre al Xolotlan con el del lago Titicaca en Bolivia……..Llamemos Tititlan al de Bolivia y Xolocaca al nuestro, creo que es mas acorde a las circunstancias.

  11. ortegareyes

    He vuelto a recibir otro lamento, digo comentario del Sr. Leonel Soto. Debo de admitir que no me tomé la molestia de leerlo y mucho menos publicarlo. Sonará un tanto arbitrario de mi parte pero no quisiera convertir a mi blog en un foro para este tipo de discusiones. Creo que existen suficientes espacios para debatir sobre dicho tema.

  12. Roger J. Murillo S.

    Hola Orlando, espero te encuentres bien. Orlando, Siempre escuché que el barrio que mencionas como El Mamón era el nombre de una cantina en el Barrio la Bolsa. Y la propietaria de la misma se llamaba Mercedes Ortega, tía tuya.

    Saludos.

    • ortegareyes

      Estimado Joaquín:

      En efecto, en el barrio del mismo nombre, en algún momento, me imagino allá por los años cincuenta, mi tía Mercedes, una de las dos hijas mujeres de don Pedro Ortega Morales, hermano de mi abuelo, manejó una cantina que llevaba por nombre El Mamón. Me parece que el barrio La Bolsa quedaba un poquito más al este. La tía Mercedes era casada con un señor de apellido Marín y ella falleció en un trágico accidente en la carretera a Masaya a mediados de los años sesenta. El citado barrio El Mamón quedaba en donde me imagino está ahora la Plaza de la Fe y la cantina estaba precisamente junto a las vías del ferrocarril.

      Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s