Nelson Pinedo

Por muchos años, por una u otra razón, el nombre de Somoza fue uno de los más pronunciados en Nicaragua.  Tal vez en estos dorados tiempos podría ser el de Ortega, toda vez que cada día son más quienes siguen con asiduidad mis escritos.  Sin embargo, es interesante saber que en cierta época hubo un nombre que le siguió muy de cerca al de Somoza, por su reiterada pronunciación de parte de los nicaragüenses y este fue: Nelson Pinedo.

Una proporción de quienes pronunciaban ese nombre se referían al cantante de origen colombiano y que ante un squezze play realizado en 1954 por Daniel Santos, ingresó a la Sonora Matancera para sustituirlo como cantante titular, habiendo grabado grandes éxitos como El muñeco de la ciudad, Bésame morenita, Quién será, Ya me voy pa´ La Habana, La esquina del movimiento, entre otros.  No obstante, una gran proporción de conciudadanos utilizaba ese nombre como una forma coloquial para decir: no.

La negación para los nicaragüenses, al igual que para todos los hispano parlantes es algo complejo, pues no sólo expresa un enunciado, sino también rechazo, oposición, énfasis, así como en muchos casos la negación no llega a ser lo contrario de la afirmación.

Generalmente el nicaragüense es enfático para negar, especialmente cuando se le acusa de algo y surge por defecto una expresión categórica: jamás de los jamases.  Sin embargo, muchas veces dentro del énfasis que utiliza para negar algo, recurre al argot, como para dejar una puerta abierta, como si el tono jocoso de su negación lo pudiera proteger de cualquier equivocación.  De esta forma se vino a deformar el vocablo no, hacia formas como: niguas, nanay, naranjas chinandeganas y del habla coloquial mexicana es posible que se hubiera importado: nel que en ese país se acompañaba de pastel, para reforzar la rima.  Esta forma jocosa para negar se extendió hacia situaciones insospechadas, como por ejemplo cuando para denotar el tema tabú de la disfunción eréctil se utilizaba: Nicaragua-Paraguay.

Con la popularidad que adquirió la Sonora Matancera en los años cincuenta y parte de los sesenta, el nombre de ese cantante llegó a adquirir una mayor dimensión al utilizarse para negar algo.  Nelson Pineda, se escuchaba por todos lados, lo que hacía rivalizar a este cantante con los grandes de esa orquesta: Bienvenido Granda, Daniel Santos, Celio González y otros.

Lo interesante es que la negación adquiere otro nivel cuando se trata de alguna solicitud particular.  No es lo mismo que le pregunten a un nicaragüense sobre el paradero de alguien que le soliciten algo, dinero, algún favor o  cualquier cosa que afecte su peculio.  Entonces ahí la negación no puede ser categórica, ni siquiera con las formas coloquiales antes expuestas.  En esos casos, la frase más socorrida es: En otra pasadita.  Ahí, tanto el emisor como el receptor están plenamente conscientes de que se trata de algo definitivo y que la pasadita puede referirse al paso del Cometa Haley, sin embargo, al estar suavizada, el receptor no tiene otra alternativa más que apechugar.  Son muchos casos en que ante la solicitud de algún indigente, el interlocutor, con una cara de compungido, digna de Marga López en sus mejores momentos, le diga: -Perdone Señor, a lo que el otro le responde como una sentencia emitida por el Sanedrín: -Que te perdone Dios.

Cuando existe la confianza del caso y más que nada entereza, ante una solicitud lanzada a mansalva: -Hermanó, necesito 500 varas, entonces armándose de valor el otro lo parquea diciéndole: -Andá conseguite 1000 y me das 500 que yo también ando urgido de riales.  Si lo agarran en curva, es posible que el demandado no pueda evadir la solicitud al estilo Matrix, sino que abre un impase diciendo: -Veremos, aunque para sus adentros piense: -Dijo el ciego.

En la época actual es probable que muy poca gente utilice Nelson Pinedo para negar algo y en esas contadas ocasiones, probablemente la otra persona no le captará más que por el contexto en que se lo dicen, pues también son muy pocos los que saben algo de este gran cantante de la Sonora.  Parece ser que la forma coloquial de negación que subsiste, después de que se popularizó en los setenta es: never.  Se utiliza sola o completando never in the life.

En Nicaragua como en muchos países se viven tiempos difíciles y como lo sentenció un destacado político para cubrir los deslices de su voluntad: “La calle está dura”, por lo tanto, los ciudadanos deben de caminar con cautela, porque por cualquier lado alguien puede acecharlo con un bate de aluminio.  Así pues, poco a poco se va internalizando la necesidad de decir no, cuando hay decirlo y abandonar los paños tibios ante el temor de negar.  Muchos han recurrido a machetearse tratados completos sobre superación personal que insisten sobre la importancia de no decir sí cuando se quiere decir no.

Así pues, si algún domingo por la tarde va pasando por La Casa del Obrero, allá en la Calle Colón, junto al Estadio Nacional y escucha que de adentro sale una melodiosa voz que clama: Mírame, mírame, quiéreme, quiéreme, bésame morenita, que me estoy muriendo por esa boquita, tan jugosa y fresca, tan coloradita, como una manzana, dulce y madurita…, entonces ese es Nelson Pinedo, que ameniza el baile de los entusiastas de la tercera edad.   Como el propio cantante dijo: Ya ha llovido, hay almanaque, hay calendario, hay kilometraje, pero todavía hay carrocería.  Además, los muñecos de la ciudad le asegurarán que aquello de Nicaragua-Paraguay ya pasó a la historia con las pastillitas azules de Pelé.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo cultura, lenguaje, Mùsica, Nicaragüense

8 Respuestas a “Nelson Pinedo


  1. Una rayita más en tulista de estupendos escritos sobre música popular.

    Excelente.

    Salud♥s

    Me gusta

  2. Eduardo Ortega

    ” Todos me vienen a ver por la gracia que yo tengo y si tu quieres bailar ven aquí que te entretengo” decía en El Muñeco de la Ciudad. Hasta hace poco yo pensaba que “nel” provenía del caló gitano-Romaní- es “nanai” la que en Romaní significa no. Un excelente artículo, saludos mi bro.

    Me gusta

  3. A.L. Matus

    Me gustó mucho el artículo porque derrocha humor. Según tengo entendido Nelson Pinedo todavía está vivo y radica en Venezuela.

    Me gusta

  4. ANTONIO GARCIA

    HOLA PAD… CONOCIA UN POCO LA HISTORIA DE NELSON , PERO HUBO, NO SE SI SABE UN NICARAGUENSE MIEMBRO DE LA SONORA, AUNQUE UN POCO ANTES DE QUE DESAPARECIERA ESTA AGRUPACION PERO TAMBIEN NICARAGUA APORTO UN GRANITO EN ESTA HISTORIA MUSICAL ,ASI COMO EL TROMPETISTA DE PEREZ PRADO UN NIQUINOMEñO , GRACIAS POR COMPARTIR TANTOS CONOCIMIENTOS E INFORMACION SIEMPRE LEO SUS ESCRITOS Y ES PARA MI UN ORGULLO QUE SEA MI PADRINO TALK TO YOU LATER LQM

    Me gusta

  5. Junta Vecinal Valle Santa Rosa

    Algunas personas utilizan “Neverland”, Nel Pastelon Gonzalez” “Negra” (????) De donde vienen estos términos? Asumo que son los descendientes directos (probablemente bastardos) de “Never in the life” o “Nel Pastel”. En cuanto a Nicaragua – Paraguay, yo utilizo “Ya no se le Paramount la Picture”. Excelente articulo (uno mas del Taller Cajina)…

    Me gusta

    • ortegareyes

      Gracias a todos por sus comentarios y por enriquecer el contenido del post. Indudablemente existen muchos más vocablos que se utilizan y se utilizaron para negar, algunos derivados de los que ya comentamos. Se me había olvidado el que nos ha recordado Edwing: “Negra” sólo que en aquel tiempo se decía “negra es la noche”, así también como para denotar la desaparición de algo se decía “ausencia quiere decir olvido”. Sobre el comentario de mi brother aclaro que la letra original de El muñeco de la ciudad, la de Nelson Pinedo, no dice así.

      Me gusta

  6. Oswaldo Ortega

    Yo escuchaba mucho entre personas de todas las edades expresar “Nada de eso trajo el barco” No estoy seguro si es la usamos únicamente los nicaraguenses o fue tomado de otras culturas pero es muy es una salida común y eficaz para derrumbar los argumentos de un interlocutor especialmente si es nuestro acreedor. Esta muy interesante tu artículo, realmente fue una expresión que usamos todos sin excepción.

    Me gusta

  7. Augusto

    Excelente Don Orlando.
    Creo que tambien se acostumbra decir para negar ó indicar la ausencia de algo, “Nacaradas Conchas”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s