Requiem para un atleta

Un tanto desfasada me llegó la noticia de que el domingo 11 de julio había fallecido en la ciudad de Miami, Donald Vélez Espinoza, víctima del cáncer.  Me extrañó que los medios de comunicación no resaltaran en toda su dimensión la desaparición de uno de los mejores atletas que ha tenido Nicaragua en toda su historia.  Cabe señalar que cuando digo atleta me refiero al deportista que practica el atletismo, pues en estos días le llaman atleta a los corredores de moto, a los billaristas y hasta los que tienen hongos en los pies, sin restarle méritos a los dos primeros.

Cuando ingresé al equipo de atletismo que manejaba Istvan Histvegi en el Estadio Nacional, allá por 1969, para los novatos como yo era todo un espectáculo ver a “El Chompipe”, como le llamaban a Donald, entrenar las disciplinas del decatlón.  Tenía una estatura de seis pies y una arquitectura muscular privilegiada, de tal manera que se daba el lujo de poner en jaque a los sprinters a la hora de correr los 100 metros o a los semifondistas cuando corría los 1,500 metros planos, no se diga la facilidad y elegancia con que saltaba las vallas de 106 cms. de altura en los 110 metros, o bien cuando remontaba la jabalina más allá de los 60 metros.  Ese año que ingresé al atletismo, Donald ya tenía cerca de cuatro años practicando atletismo.  No cabe duda que El Teacher Hidvegi tenía un ojo clínico para evaluar a los prospectos en el atletismo pues desde el momento en que lo vio descubrió en él un candidato ideal para entrenarlo en decatlón.  Era el año 1965 y Donald Vélez, auténtico capitalino pues pertenecía a una de las familias fundadoras de Managua, estudiaba el bachillerato en el Colegio Primero de Febrero.  En esos momentos el Teacher hacía de tripas corazón para conformar un equipo que representara a Nicaragua en San Salvador en donde se realizaría el Primer Campeonato Centroamericano de Atletismo y se propuso iniciar a Donald en la práctica de las cinco pruebas del Pentatlón: salto largo, lanzamiento de jabalina, cien metros planos, lanzamiento de disco y 1,500 metros planos.  La participación de Donald sería más que nada de fogueo para el novato, sin embargo El Chompipe sorprendió a todos logrando un segundo lugar.  Dos años después, ya con un programa de entrenamiento específico que había diseñado Hidvegi, Donald compitió en la prueba de Pentatlón en el Primer Campeonato Centroamericano y del Caribe de Atletismo realizado en Jalapa, Veracruz, México en 1967, en donde alcanzó una puntuación de 2,847, para alcanzar la medalla de plata.

Todavía ahora, después de más de cuarenta años, algunos cronistas deportivos cuestionan la participación de Nicaragua en los Juegos Olímpicos de México en 1968, sin embargo, Donald Vélez quien integró el equipo olímpico nicaragüense participando en decatlón no sólo finalizó la prueba, sino que ocupó el vigésimo lugar con honrosos 5,943 puntos.

Así pues cuando llegué al equipo de atletismo en 1969 Donald era toda una estrella del equipo, sin embargo, nunca se le subió la fama.  Era un tipo campechano, con un increíble sentido del humor y que siempre esbozaba una amplia sonrisa, aún después de un duro entrenamiento.  No caminaba como los humildes que lo hacen agachando la cabeza, sino que desbordando confianza en sí mismo, entraba al campo de entrenamiento saludando a todos con su característica sonrisa.  Cuando el Teacher lo reprendía por cualquier motivo él sólo sonreía y le salía con alguna vacilada.

En 1970 los mejores atletas conformaron el equipo que con otras disciplinas participaron en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe en Panamá, en donde Donald fue inscrito además del decatlón, en lanzamiento de jabalina.  Los atletas que no fuimos a Panamá esperábamos ansiosamente los resultados de nuestro equipo en Panamá.  Recuerdo que sería a comienzos de marzo del 70 cuando nos llegó la noticia; no recuerdo quién entró gritando al Estadio Nacional: El Chompipe ganó medalla de plata en jabalina.  La emoción se apoderó de todos nosotros pues sentimos como propia la medalla que había alcanzado Donald.  Luego se reconfirmó la noticia en los medios de comunicación:  Donald Vélez había alcanzado la medalla de plata en lanzamiento de jabalina con un disparo de 72,12 metros, siendo superado sólo por el puertorriqueño Amado Morales que con un lanzamiento de 76.40 alcanzó el oro, mientras que los arrogantes cubanos tuvieron que conformarse con el tercero y cuarto lugar.  El pueblo de Nicaragua le rindió el sombrero a Donald por su hazaña y aunque no tuvo un recibimiento apoteósico, como tal vez merecía, si fue lanzado a la fama.

En junio de ese mismo año, participamos en los Juegos de la Juventud Mexicana en la capital azteca y era impresionante la popularidad de Donald entre todos los atletas y entrenadores centroamericanos, mexicanos y de otros países que participaban, no tanto por su hazaña con la jabalina, sino por el don de gentes que tenía. Donald continuó entrenando y compitiendo, sin embargo, tenía que distribuir el tiempo con sus estudios pues en 1969 empezó a estudiar economía en la UNAN.  Todavía participó en las Olimpiadas de Munich en 1972 sin nada glorioso que reportar.  Luego vino el terremoto de diciembre de 1972 y prácticamente marcó su retiro, dedicándose luego a finalizar su carrera universitaria.

El carácter de Donald influyó indudablemente para su desarrollo laboral, pues se inició en ventas, si mal no recuerdo en un concesionario de vehículos y repuestos de automotor, en donde aceptó trabajar por comisión, habiendo roto todos los records de venta de esa casa comercial, a tal punto que llegó a ganar más que el gerente.  Luego ingresó a trabajar en una financiera transnacional en donde también alcanzó buenas posiciones.

Para los años ochenta sintió que las cosas eran más difíciles que correr 110 metros con vallas de 2 metros y descalzo, así que emigró a los Estados Unidos, específicamente en Miami, en donde residió hasta su muerte.  Según me comentaban, en las últimas décadas se abrazó con fervor a su religión, alcanzando el grado de diácono en su iglesia.

Cuando se inició el proyecto del Salón de la Fama en Nicaragua a mediados de los noventa, la figura de Donald Vélez surgió como indiscutible miembro en la especialidad de atletismo y en el año 2001 fue nombrado como Atleta del Siglo XX.  No cabe duda que si alguien merece estar en ese Salón y ser nombrado como atleta del siglo es Donald Vélez.

No volví a ver a Donald desde los años setenta, ya como colega profesional, no me lo imagino como diácono ni mucho menos enfermo, así que guardo de él la figura de aquel campeón sonriente, del eterno buen humor.

Descanse en Paz

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Nicaragüense

11 Respuestas a “Requiem para un atleta

  1. Otra excellente historia. No sabia del tremendo atleta que tenia Nicaragua!

    Me gusta


  2. ¡Honor a quien honor merece!

    Que descanse en paz.

    Gracias por recordarlo. Yo no sabía de él.

    Salud♥s

    Me gusta

  3. Eduardo Ortega

    Si me enteré por el periódico, más que una noticia se limitó a una nota. Tuve en suerte conocer a “el chompipe” cuando vos estabas en el equipo de atletismo. No es de extrañar que la noticia de su muerte no tuviera el impacto que su trayectoria como atleta se mereciera, con la final del mundial la gloria se inclinó hacia los “héroes” españoles y las lágrimas se guardaron para los desilucionados seguidores de “la naranja mecánica”. Afortunadamente con tu aporte la figura de Donald Vélez es elevada a la de atleta del siglo.

    Me gusta

  4. Roger Murillo

    Orlando, te felicito por este artículo. Donald Vélez Espinoza, era eso y mucho más. Recuerdo ese lanzamiento impresionante en Panamá. con esa elegancia que tenía Donald para lanzar. Durante varios minutos estuvo en primer lugar en esa competencia. Fue maravilloso, todos los nicaragüense que estábamos en el estadio de Panamá lo disfrutamos. Don Itsvan se paseaba orgulloso en las gradas. Mery Streber, cargaba una filmadora y creo que registró ese lanzamiento. Seria estupendo conseguirlo y ponerlo en un sitio web.

    Donald, fue un excelente atleta, creo que no existe en el mundo un declatonista que a la vez fuera campeón nacional de 110 mts con vallas, campeón nacional de salto largo, campeón nacional de lanzamiento de jabalina, campeón nacional de salto alto y campeón nacional de salto con garrocha.

    Orlando, sería bueno recopilar información del Atletismo en Nicaragua, sobre todo de esa gloriosa época de oro.

    Hace poco escuché que murió Francisco Arguello, conocido como “pancho maroma”, excelente lanzador de martillo y compañero tuyo de equipo.

    Que descansen en paz.

    Me gusta

  5. A.L. Matus

    Pareciera que los cronistas deportivos de mueven por motivaciones que están fuera del alcance de nuestras mentes. En estos días están empeñados en resaltar la frustración por los resultados del equipo que nos representa en Mayagüez, sin embargo, alguien que ganó una medalla de plata en estos Juegos, para ellos no merece una página de su sección.

    Me gusta

  6. Gustavo Morales

    Yo estuve en contacto con Donald hasta el dia de su muerte, despues de una larga amistad desde los anos 1962 fui companero de El en el Atletismo pero yo como lanzador de martillo y participe tambien con El en la mayor ia de los campeonatos centroamericanos y del caribe. Donald y yo fuimos muy amigos cercanos, compartimos muchos momentos juntos al igual q nuestras familias. Donald Velez quedara en el corazon de todos los q lo conociamos y lo vamos ha extranar mucho, nuestras familias todavian estan en contacto y nuestros nietos asisten al mismo colegio en Miami. Donald te extranaremos!!!!!

    Me gusta

    • Teresa Morales

      Donald Velez un amigo por muchos anos, le conoci el mismo dia q conoci a mi esposo y desde entonces fuimos amigos los dos matrimonios, nuestros hijos jugaron con los nuestros y ahora su nieto juega con el nuestro, Donald fue un gran Atleta, esposo, padre y abuelo. Le extranaremos y sobre todo su sonrisa y buen humor.

      Adios amigo.

      Teresa Morales

      Me gusta

  7. Ivan

    Primera noticia de la muerte del Chompipe, fue mi amigo, que descanse en paz.

    Poco a poco estamos emprendiendo el viaje.

    Me gusta

  8. sazace mcnally

    Tal vez por haber sido un egresado del Colegio Primero de Febrero no le dieron el brillo que merecía a la noticia de su muerte. Orlando, te escribe tu amiga poeta y escritora sazace mcnally, me gustaría me concedieras permiso para incluir este merecedido homenaje en la memoria escolar del Colegio. Gracias. saza

    Me gusta

  9. sazace mcnally

    Alguien me puede decir cómo contacto a Mery Streber.? ella fue campeona de jabalina también del Colegio Primero de Febrero, años 60’s. Gracias. sazacé-

    Me gusta

  10. sazace mcnally

    GUSTAVO MORALES, también otro campeón de nuestro Colegio. Pueden ayudarme a conseguir a todos esos atletas de los 60’s que estuvieron en el Colegio?. Gracias. sazace mcnally.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s