La canción del adiós

En el año 1980 estuve en Finlandia en una gira de estudios, conociendo las formas de organización para la producción forestal.  En los ratos libres alternábamos, mi jefe y yo, con diferentes grupos, la mayoría no finlandeses, entre ellos una pareja de españoles que vivía en ese país, con quienes hicimos buenas migas y nos acompañaron por varios lugares de Helsinki.  Al finalizar nuestra gira, nos organizaron una fiesta de despedida, con mucho vodka y música de diversos países.  Antes de despedirnos, el anfitrión nos pidió que escucháramos una canción y puso en su equipo de sonido una sevillana, llamada La Canción del Adiós, conocida también como Cuando un amigo se va, de un grupo llamado Los Amigos de Gines.  La canción es impactante, en especial cuando se escucha por primera vez y en esa ocasión a pesar de que no existía una profunda amistad, tan sólo la entrada que dice: “Algo se muere en el alma, cuando un amigo se va” bastó para inundar de emoción aquel pequeño recinto.

Con el tiempo, esa canción llegó casi a borrarse de mi mente, sin embargo, en estos últimos días, después de la pérdida de un ser muy especial en mi vida, empecé a sentir un tremendo vacío en mi interior y de repente, sin podérmelo explicar, aquella canción regresó a mi conciencia y pude sentir en toda su dimensión la profundidad del dolor que trasmite:  “El amigo que se va es como un pozo sin fondo, que no se vuelve a llenar,,,”

Para efectos de este Blog, la persona que falleció era mi mayor fan.  Cuando inicié este Blog, lo hice más como un ejercicio de expresión que para buscar una lista interminable de seguidores, sin embargo, la primera reacción que tuve fue de parte de mi madre, quien se convirtió en una ávida lectora de todos mis post y por teléfono me trasmitía todos sus comentarios, felicitándome cuando el post lo merecía, corrigiéndome cuando la ocasión lo ameritaba, regañándome cuando me excedía en mi irreverencia o entre risas sugiriéndome tener más caridad cuando adivinaba la burla escondida.  Cuando me retrasaba en la publicación del siguiente post, me preguntaba si me pasaba algo o disimuladamente me preguntaba sobre qué tema escribiría.

La última vez que fui a visitarla, me sorprendió ver que en un pequeño librero a un lado de su sillón estaban varias carpetas llenas de documentos, tuve la curiosidad de ver de qué se trataba y cuál no sería mi sorpresa cuando miré que eran todos mis post que había publicado en el Blog, impresos en letra número 18 que mi sobrino con todo cariño le había encuadernado especialmente para sus cansados ojos.

Cuando en septiembre pasado descubrimos que ella tenía un tumor inoperable, me esmeré en seguir escribiendo para desde lejos mantener ese vínculo especial que iba más allá de mis cotidianas llamadas telefónicas.  Se me ocurrió entonces escribir un post especialmente dedicado a ella y de ahí salió “Lo qué será, será” que mi madre emocionada me agradeció mucho ese reconocimiento, que a veces se le antojaba inmerecido, pero que lo apreciaba porque lo había disfrutado en vida y no desde un ataúd.  Le reiteré que me había quedado corto en todo lo que ella representaba en nuestras vidas.

A mediados de abril, como preludio de un viaje programado para pasar el día de la madre con ella, escribí Lady Laura, que aunque se trataba de la extraordinaria canción que Roberto Carlos le dedicó a su madre, refleja esa añoranza por el abrazo, los cuentos y las palabras de la madre, que no importa la edad, nos devuelven la calma.

El día 23 de abril, cuando mi padre cumplía 18 años de fallecido, mi hermano le leyó en su cama el post de Lady Laura, sin sospechar yo que mientras añoraba su abrazo, su cuento y su beso, ella libraba su última batalla y horas después se iría para siempre.

El día 3 de mayo depositamos sus cenizas junto a las de mi padre el Mausoleo del Angel, en esa ocasión mi hermano me pidió que dijera algunas palabras al cerrar la cripta, pero no pude, pues literalmente sentía que algo se había muerto en mi alma.

Pido perdón a mis lectores si me he apartado de la línea de este Blog, sin embargo, creo que el vacío que deja mi fan número uno, merece hacer un alto en el camino, mientras el barco se aleja y se hace pequeño.

Anuncios

8 comentarios

Archivado bajo Familia

8 Respuestas a “La canción del adiós


  1. Hola, Orlando, qué puedo agregar a lo que te he expresado y a lo emotivo de la canción y de la entrada.

    Un abraz♥ solidario.

    Me gusta

  2. A.L. Matus

    Estimado Maestro Ortega. Ya me imaginaba que su ausencia obedecía a algo serio. Mis más sinceras condolencias, pues ante ese dolor están de más las palabras. Estoy de acuerdo con usted que esa canción estremece a cualquiera. Tal vez sea prematuro pero debe pensar en que debe usted seguir escribiendo.

    Me gusta

  3. Barrunto

    Animo mi bro, usted siempre tan especial.

    Me gusta

  4. Marco Antonio

    Estimado Dr. Ortega. reciba mis humildes pero muy sinceras condolencias, me ha estremecido el alma esta anecdota.
    Gracias por sus escritos…

    Me gusta

  5. patricia zepeda

    Estimado Orlando te acompano en tu dolor y que palabras tan linda y que cancion muy linda

    Me gusta

  6. Poeta, se me salieron unas lágrimas letendo tu Blog y la dedicación que le haces a tu Madre. Ten la plena seguridad que tu Madre en la Gloria del Señor, estará muy orgullosa de tener hijos como vos, seguirá leyendo tus escritos y te estará enviando todas sus bendiciones todos losd días.
    Después al escuchar la canción, se me salio un llanto, no te miento, y se lo dedique a tu Madre, con todo respeto Orlando. No pude controlar mis sentimientos, lloré como un niño y al mismo tiempo me sentía feliz, de saber, que hay hijos que adoran a su Madre, como yo adoro a la mía.
    Un fuerte abrazo y se te quiere mucho Poeta.
    Ave Orlando.

    Me gusta

  7. candida calderon

    Y, como diria Carlos Mejia, se me hizo un torozon, en la garganta al leer este blog aunque de manera tardia, Dios la tenga en su gloria, y …..para que las flores, si todo cuanto era preciso lo recibió aun con los ojos abiertos,…. y eso no es consuelo, pues hay vacios que nunca se llenan…..
    Bendiciones!!! lededico una muy buena cancion de Alberto CorteZ, “cuando un amigo se va.”

    Me gusta

  8. César

    Entre lágrimas terminé de leer el post, emocionado, muy emocionado.
    Supongo que su dolor y el mío ante la pérdida de alguien tan querido sean parecidos (yo hace casi 2 años que le dije adiós a mi madre).
    Dicen que el tiempo cura las ausencias, pero de pronto es bueno sentir con total emoción que esa ausencia, que poco a poco se hace cotidiana, es un tremendo dolor, un tremendo amor

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s