El dictador que tenía madre

Anastasio Somoza García está en su Despacho en Casa Presidencial, reunido con parte de su Gabinete de Gobierno, discutiendo asuntos relacionados con el presupuesto de 1952, cuando de pronto suena el teléfono que se encuentra a su lado.  El General contesta y después de escuchar por breves segundos, emite una serie de instrucciones y cuelga.  Termina de regañar al Ministro de Hacienda, le grita un par de órdenes y sale del Despacho.  Acompañado de un asistente se dirige hacia las escalinatas de Casa Presidencial en donde le aguarda su limosina.  Sube al vehículo y su caravana baja la Loma de Tiscapa, toma la Calle Colón y al llegar a la Estatua de Montoya sigue por la Carretera Sur.

Después de cuarenta minutos, la caravana entra a San Marcos en donde es observada por algunos curiosos que comentan: Ahí va Tacho al Porvenir.  En efecto, después de pasar la Iglesia Parroquial del pueblo, la caravana tuerce hacia la derecha y en unos minutos ingresan a la Hacienda El Porvenir, propiedad de la Familia Somoza y en donde habita la madre del Presidente.

Al descender de su vehículo, Somoza respira profundamente y siente el aroma, mezcla de cafetal, limoneros y las flores de su madre e inmediatamente su expresión grave se relaja y la serenidad va invadiendo poco a poco su humanidad.  Se dirige hacia la cocina en donde Doña Julia, su madre, se encuentra dirigiendo la preparación del almuerzo, en esta ocasión especial porque espera a su hijo.  Cuando la anciana siente la presencia de su hijo, suspira y voltea con el rostro iluminado y sus pequeños ojos fulgurando a través de sus gruesos lentes de carey.  El General le devuelve una sonrisa abierta y caminando casi de puntillas se acerca hacia ella la abraza, la mece y luego besa su frente.  Luego, la invita a salir hacia el jardín, en donde hay un par de mecedoras y se sientan a platicar.

-Y ahora ¿qué pasó, mamá? dice el Presidente, con voz pausada, casi susurrando y con un tono de paciencia.  La señora sonríe y le dice: -Es que anoche estuve pensando en Rafael, está hecho paste el pobre, le viene otro cipote y no le alcanza con el sueldo, así que decidí que lo íbamos a ascender a capitán. Somoza deja de mecerse y sus ojos amenazan con ponerse como platos, pero inmediatamente cambia su expresión y sólo agacha su cabeza y exclama: ¡Ay, mamá!. Sin embargo, su madre no parece escucharle y continúa, -Quería saber cuándo podíamos hacer efectivo esto.  El General mientras mueve su cabeza lentamente como negando algo, sonríe y le dice: – A la brevedad mamá, a la brevedad.  La señora sonríe también y le toma la mano entre las suyas y con la derecha le palmea cariñosamente.

Luego, el hombre fuerte de Nicaragua, sin mucha paciencia para escuchar largas exposiciones o explicaciones, se mece tranquilamente mientras su madre le cuenta los pormenores de la hacienda o los chismes del pueblo.  Mientras la agenda presidencial se desconfigura y debe ser ajustada, pasan tranquilamente al comedor en donde disfrutan de una sopa de albóndigas.  Cualquiera que mira esa escena, no pensará que la persona que bromea con las cocineras y ríe con su madre, es el mismo hombre que durante los últimos veinte años se ha mantenido en el poder en Nicaragua, para lo cual no ha escatimado en malas maniobras como el Golpe de Estado en contra de Juan Bautista Sacasa, el asesinato del General Augusto Sandino, los fraudes electorales para llegar a la presidencia, el despojo de sus tierras y sus patrimonios de miles de conciudadanos, el encarcelamiento y tortura de adversarios políticos y la instauración de la regla de las tres P, plata para los amigos, plomo para los enemigos y palo para los indiferentes, la cual aplicó de manera efectiva.

Ya avanzada la tarde, el General se despide de su madre con un fuerte abrazo y las recomendaciones de rigor, la anciana le sonríe una vez más y a través de sus lentes se adivina una lágrima retenida, pues en el fondo de su ser, presiente que cualquiera de esas despedidas puede ser la última.

La caravana parte hacia Managua y al pasar por San Marcos, el General mientras saluda con su mano a algunos ciudadanos que a la expectativa esperan su paso de regreso a la capital, piensa que es un alivio que el mundo de su madre termine en el pueblo.

Doña Julia García Alfaro, sanmarqueña de origen campesino, siempre fue una persona sencilla, trabajó afanosamente para apoyar a su esposo y preparaba desde nacatamales, cuajadas y demás productos para ayudar a la economía familiar.  Cuando la situación familiar comenzó a mejorar, en especial con el regreso de Anastasio de los Estados Unidos, ella continuó preparando productos para su venta, más que por necesidad, por un afán de mantenerse ocupada.  No obstante, se quedó estacionada en el tiempo pues al igual que asignaba unos pocos centavos para la compra de verduras o cualquier otra cosa, ordenaba que los productos que mandaba a ofrecer se vendieran también a precios ridículamente bajos.  Anastasio se ocupaba que estos desbarajustes financieros fueran cubiertos sin que la señora se percatara.

Los encuentros entre Somoza y su madre, a pesar de no ser con la frecuencia con que hubieran querido, siempre estuvieron llenos de cariño, en donde nadie sabía cómo y cuándo operaba la verdadera transfiguración del dictador.  Siempre manifestaba la anciana su orgullo de mirar a su hijo vestido de militar y en algunas ocasiones, le solicitaba cosas inverosímiles, como cuando le pidió que le contara cómo era montarse en los caballitos.  El General se dirigió entonces a San Marcos que vivía las fiestas de abril y se subió a los caballitos, ante la mirada atónita de todos los presentes, lo que motivó que algunos “cepillos” acompañaran al jinete en la cabalgata y no se prestara a ningún ridículo.  Fue una “vuelta” que duró como nunca y no fue sino hasta que Tacho hizo una señal que el tiovivo se detuvo, regresando a El Porvenir a donde llegó a comentarle a su madre su magnífica experiencia.

Pero como dicen por ahí, no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague y la noche del 21 de septiembre de 1956 en la ciudad de León, Rigoberto López Pérez, le disparó cuatro balazos.  El Presidente de los Estados Unidos de América, Dwight Eisenhower, dispuso de los medios para que fuera trasladado al Hospital Gorgas de Panamá para que ahí fuera atendido por sus médicos personales.  Desde que es herido, Somoza en lo único que piensa es cómo se mantendrá la familia en el poder, a pesar de que en algunas ocasiones había conversado con su esposa e hijos sobre las alternativas en caso de que algo le sucediera, pues además de los serios problemas de salud que enfrentaba, además de su diabetes, estaba la sensación de que no estaba lejano el día en que alguien se atreviera a asesinarlo.  En Panamá, se muestra optimista, pues habían circulado versiones que de los balazos ninguno era mortal e incluso llega a observarse al dictador bromeando y piropeando a una enfermera.

Antes de la operación a la cual sería sometido lo visita el Teniente Wyse, capellán del Hospital Gorgas quien le ofrece confesarlo.  Somoza quien sabe perfectamente que tan sólo el examen de conciencia tomaría más tiempo que la operación, realiza una confesión express, ante la cual, el capellán no tiene otra alternativa que perdonarle sus pecados en lote, sin embargo, al momento en que Wyse hace la señal de la cruz para darle la absolución, Somoza adivina en sus ojos una expresión que hace que un escalofrío le comience en la bala de la columna y recorra toda su espalda.

Después que Somoza entra a la operación, nadie vuelve a mirarlo consciente.  Después de la intervención que dura seis horas, no recobra la conciencia, sin embargo, su mente empieza a divagar sobre la confesión que no hizo y cada uno de sus pecados empiezan a formar una inmensa fila, en donde rostros de prisioneros mutilados pasan ante sus ojos, Sandino después del abrazo traidor cae ante un pelotón de fusilamiento, miles de terratenientes llorando por sus propiedades, familias completas que viajaron al exilio, prisioneros ejecutados con la ley fuga, la constitución y las leyes de Nicaragua pisoteadas vilmente y tantos más.  El dictador siente que al igual que la ruptura un cordón umbilical marcó el inicio de su vida, necesita cortar otro cordón para dejarla y descansar de las escenas propias de la Divina Comedia que se agolpan en su cerebro y la puerta que amenaza: Lasciate ogni speranza.  (Abandonad cualquier esperanza).

De repente, Somoza encuentra una luz y descubre en su conciencia, llena de dolor y remordimiento, un pequeño filo de remanso.  Es la minúscula parte que corresponde a la relación con su madre, la única que está libre de violencia, traición, odio y rencores.  Aquella pequeña porción de paz y de amor, que de alguna forma lo está aguardando. Ahí se refugia y cree sentir vivamente el aroma al cafetal, los limoneros y las flores de su madre y corta el cordón que lo libera. Apenas alcanza a escuchar a Wyse pronunciar: Amén, en una misa que en la recámara presidencial del Hospital pidió su ahora viuda Doña Salvadora.

El Papa Pío XII, en medio de su sabiduría e infalibilidad, debió haberse dado cuenta de lo anterior, pues al recibir la noticia del fallecimiento del General, otorgó su no objeción para que fuera declarado Príncipe de la Iglesia y le envió una bendición especialísima a la desconsolada viuda.

Después de tanto tiempo, Somoza todavía es considerado por muchos como un monstruo, sin embargo poco a poco esa imagen se va despintando, al contrastarla frente a muchos que sin proponérselo, lo imitan en muchos aspectos.  Para los sanmarqueños que se dieron cuenta de la vida del General, fuera del ámbito político, lo recuerdan tan sólo como lo que quedó latente, como un buen hijo y este resquicio, tal vez otorgue cierta benevolencia al juzgarlo.

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo cultura, Familia, Nicaragüense

14 Respuestas a “El dictador que tenía madre

  1. A.L. Matus

    Muy interesante su artículo y con anécdotas que realmente no conocía. Estoy en desacuerdo con usted pues no creo que existan atenuantes para la conducta de Somoza y la historia debe ser rigurosa al juzgar a este dictador y con cualquiera que quiera asemejarse, de la misma manera que es reprochable que alguien, sin importar el resto de su conducta, falte al mandamiento de honrar a padre y madre.

    Me gusta

  2. Julio S.

    Muy interesante el pasaje en la vida del controversial personaje, Muy osado de tu parte tomando en cuenta la manera de ver la historia de los gobernantes actuales. En países como México, para no ir tan lejos, los personajes mas siniestros de la historia ostentan su nombre en calles, monumentos y hasta ciudades, el caso por ejemplo de Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo., entre lo más reciente.
    Si lo vemos por estadísticas los índices criminales de toda la dinastía, son ya superados por otras administraciones. De nuevo te felicito , a pesar del carácter innombrables de los protagonistas la estampa me pareció maravillosa, muy de tu estilo.

    Me gusta

  3. Yolanda

    Me gustó la forma tan anecdótica en que trata uno de los temas más interesantes desde el punto de vista psicológico. A pesar de que se han realizado muchos esfuerzos por llegar a un perfil del dictador, en donde se identifican algunos rasgos como el narcisismo, la falta de empatía, el extremado egocentrismo, el complejo de superioridad; sin embargo, lo relativo a su relación personal con sus progenitoras es disímil. Lo mismo ocurre con los criterios para definir el trastorno psicopático, en donde el maltrato infantil juega un papel preponderante en la relación de los psicópatas con sus progenitores.

    El caso de Somoza es interesante y si bien es cierto, no se puede atenuar su actuación por esta particular relación con su madre, su enfoque viene a enriquecer las apreciaciones particulares de este personaje.

    Me gusta


  4. Hola, interesante artículo. La Historia está ahí, para conocerse. A unos gusta, a otros no. Lo importante es conocer los hechos y hacer cada quién su apreciación.

    Esta historia me recuerda a El Padrino.

    Salud♥s

    Me gusta

  5. Oswaldo Ortega

    Cuando se habla de dictadores la investigación histórica ha encotrado un campo de rastreo inconmensurable y hará falta un equipo completo de sociólogos, historiadores, psiquiatras y filósofos para explicar hechos de repulsiva y acusada violencia. Francisco Franco por ejemplo, firmaba sentencias de muerte después de un ameno desayuno familiar revestido de una frialdad sólo comparable con una religiosidad extrema que incluía rosario vespertino y misa cotidiana. Esa misma religiosidad que exhibía Pinochet y su homólogo Videla indiferentes siempre a los clamores de las madres de la Plaza de Mayo o a la tortura sistemática perpetrada en el Estadio de Santiago. La madre de Trujillo tambien se llamó Julia y siempre fue objeto de especial afecto por parte del “Benefactor” responsable de la brutal represión que no se limitó a los dominicanos sino que alcanzó también al pueblo haitiano olvidando que su progenitora llevaba esa sangre. La historia está llena de estos “ejemplares hombres de familia” que trataron de enseñarnos en forma aberrante que el fin siempre justifica los medios.

    Me gusta

  6. castulo

    Yo conocí de pequeño la Hacienda El Porvenir en la carretera San Marcos -Jinotepe, estaba a cargo de su administración un Señor Taleno y recuerdo cuando el pueblo entero marchó en Julio del 79 a llevarse lo que pudo de la próspera hacienda dejando solo la fachada de la casa . La explicación fue muy simple: un impulso colectivo despues de escuchar hasta el cansancio el Himno de la vanguardia que en su segunda estrofa autorizaba: Combatientes del Frente Sandinista adelante que es nuestro el porvenir” Los lugareños no esperaron la confirmación de la “invitación” y en pocas horas cobraron en especies lo que la dinastia les había usurpado por décadas. Me ha gustado mucho tu historia pero te falto nombrar a aquellos que acompañaron al Tacho a “dar la vuelta en los caballitos”

    Me gusta

    • Darling Rayo

      jajaja… me da curiosidad saber quienes eran los chuamedias de los caballitos… jajaja ya me imagino lo chistoso por no decir ridiculos que se veian haciendole la barra subiendose ellos tambien en los tales caballitos

      Me gusta

  7. Chepeleon Arguello U

    Son las contradicciones del humano, bajo la sombra de la madre se vuelve a ser niño; No importa que tan oscura es tu alma. …tu escrito lo comprueba.
    De niño, conocí el interior de esa casa, me sorprendió la simpleza del decorado.
    Tantas muertes y destrucción, toda una juventud sacrificada, para que la historia se repita.

    Me gusta

  8. Fabiana Arauz

    Estimado don Orlando, tengo que ser honesta con usted, es el único escrito suyo que no me ha gustado, pues creo que trata de humanizar a un ser, que para mi no fue humano. Con toda mi admiración y respeto, le saludo.

    Me gusta

  9. Desgradiamente doña julia pario a ese animal egendro del mal y ademas cabe señalar que una hermana de sandino manuela garcia era prima de somoza garcia, ademas ellos no respetaron a nadie fueron criminales y delicuente mi bizaabuela Tiburcia Molina Garcia era su prima mas embargo el robo con engaños sus tierras en san marcos . Solo por alli saquemos los parias que fueron .

    Me gusta

  10. Darling Rayo

    Me encanta conocer mas de la Historia y este es nuevo para mi, no lo del Porvernir, ni lo de doña Julia, si no la parte de su relacion con su madre… y comparto la opinion de Fabiana , que no se trate de humanizar a semejante animal…

    Me gusta

  11. Remo Mazzacurati (Italia)

    puesto que cada quien tiene una madre y con ella se porta de manera esencialmente humana, anecdotas similarese pueden contarse para Hitler, para Stali, para Pol Pot, y para mi connacional Mussolini… eso no quiere decir que esa gente fueron santos, sino solo fueron santos que orinan (como dicen los pinoleros)

    Me gusta

    • ortegareyes

      En efecto Remo. A veces ese delgado hilo es lo que los ataba a su condición de humanos. No sabía que estabas en Nicaragua.

      Me gusta

      • Remo Mazzacurati (Italia)

        desde cuando me jubilé (al comienzo del año) viajo con frecuencia a Nicaragua. puesto que es mi Patria de elección…
        es que en mi pensamiento hay una ventaja para este país: mientras que para Italia no miro futuro (sino para empeorar las condicciones de vida), Nic. tiene la esperanza de crecer, aunque entre problemas más o menos grandes.
        todavía entre una semana regresaré a Ita, para volver (espero) en diciembre)
        por lo que se refiere al asunto de hijos y padres, está cierto que aunque el peor criminal del mundo tiene un lugarcito en su corazón para su familia. eso no significa que a nivel historico pueda tener escusas o perdones

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s