La sonrisa de mi padre

A la memoria del Dr. Orlando Ortega Corea

 

 

Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse,

 al contrario, la hacen más profunda.

 

Gustave Flaubert

 

 

En esta cansada cuesta del camino, en donde nos engañamos diciendo que ya venimos de regreso, a sabiendas que el camino es uno y el regreso es tan sólo una ilusión óptica; nos ataca, además de tantas otras cosas, el síndrome de extrañar, de echar de menos.  Nos despertamos extrañando; el transcurrir del día es un constante ejercicio de echar de menos y cuando nos rendimos a la noche, seguimos en el mismo afán.

 

En mi extensa colección de motivos para extrañar, sobresalen las tardes de domingo, con la función de cine de las tres en el Julia y el sabor del último aliento del fin de semana; aquella sensación de libertad de la niñez, en donde todo estaba arreglado, en donde todo el mundo era responsable para que todo estuviera allí, como un escenario para mi existencia y mi única preocupación era simplemente ser y estar.  Echo de menos, el correr sin cansarme, subir al árbol más alto sin más temor que ser descubierto, comer dulces sin medir consecuencias.  Me hace tanta falta el aire fresco de cuando entraba diciembre, con olor a pólvora, a corte de café, a purísimas y aquella incesante bulla, de cánticos, villancicos, partidos de béisbol por la radio y gritos inocentes en la calle.  Llego incluso, a extrañar el miedo a la noche, a la profunda oscuridad y a los fantasmas acechando debajo de la cama.  

 

Sin embargo, hay algo que extraño infinita e incesantemente y que me hace soñar con la magia de regresar el tiempo; llenarme de toda la fe de este mundo, cerrar los ojos y de repente, encontrarme frente a frente con mi padre y mirar nuevamente su sonrisa, que después del amor de mi madre es uno de los regalos más grandes que me ha dado esta vida. 

 

Cuando él sintió que su mano dejó de ser más fuerte que la mía y que ya era tiempo de dejarme buscar mi camino, sin mediar palabra alguna, me la cambió por una sonrisa.  A partir de entonces, sin excepción, cada vez que nos mirábamos, me ofrecía una tremenda sonrisa, amplia, franca, que brotaba mucho más allá de sus labios, como el arco iris que nace más allá del horizonte.  Ese regalo inigualable me daba fuerza, confianza, me devolvía la calma, al igual que en un tiempo su mano me daba seguridad infinita.  Era un destello que me decía que mis pasos iban firmes por el camino correcto o que si me equivocaba, había heredado la entereza para enmendar el rumbo.  Cuando tocaba a su puerta, esperaba ansioso encontrar esa sonrisa que me daba tanto aliento para seguir adelante y cuando enfrentaba los más agobiantes problemas, tan sólo pensar en aquella sonrisa, me daba la fortaleza necesaria para encontrar la salida.

 

Pero la vida no es vida si no nos mueve en un péndulo sin fin y de la misma manera que nos da, nos arrebata, así que una mañana, todavía muy temprano, lo encontré derribado, vencido por su vieja enemiga a quien peleando sin tregua le había arrebatado a tantos candidatos.  Me dolió tanto ese encuentro; su sonrisa había desaparecido y en su lugar un rictus ponía una lápida a la figura de mi padre. 

 

Desde entonces, vivo extrañándola a morir, sin resignación, buscándola incesantemente.  Muchas mañanas, me sorprendo ante el espejo, tratando de encontrarla en mi propio rostro, o tal vez, ensayando el mejor regalo que puedo darle a mis hijos.

 

 

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “La sonrisa de mi padre

  1. Fuiste afortunado de contar con ella mientras fue posible.

    Que su recuerdo te reconforte en los momentos difíciles..

    .Salud♥s

    Me gusta

  2. Indiana logo

    wow..wow..wow.. Orlandito dentro de tus escritos este se lleva todas la admiración posible.. Esa sonrisa eterna de mi doctor Orlando, la eché de menos cuando tuvieron que emigrar y en algunos días cuando los recuerdos fluyen empiezo a ver la sonrisa eterna de tu papá cuando iba a buscarle por mi padecer de mis amígdalas y él me abría la puerta de su consultorio.. FELICITACIONES POR ESE ANGEL QUE EL SEÑOR PUSO EN SUS VIDAS.. FELIZ DÍA DEL PADRE QUE EL SEÑOR BENDIGA ESTE DIA …

    Me gusta


  3. Feliz Día del Padre, Orlando. Recordar es volver a vivir y nunca muere alguien si está en el corazón y los recuerdos de sus seres queridos.

    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Ivonne Smyth-Osbourne (ne López Espinoza)

    Me ha dado mucha congoja el enterarme del deceso de tu noble padre. Tengo muy gratos recuerdos de su amabilidad y fue el supervisor de mi tesis de médico. Gracias por compartir tus recuerdos, vivencias, y gran capacidad literaria que nos hacen retornar al terruño maravilloso y una época llena de inocencia y esperanza. Yo salí del país a hacer estudios de postgrado primero en Madrid y luego en Oxford y por esas cosas del destino , en un viaje de vacaciones en el Nilo encontré al inglés que robó mi corazón y el que espose hace 30 años, con el cual forme una familia de 3 hijos y tengo la bendición de tener con nosotros a mi noble madre, Dora Espinoza, una señora que tenía una pulpería contiguo a la de Chon Bonilla y hermana de Nila Espinoza. Tengo recuerdos muy gratos de Oralia y me encantaría poder contactarla. Un abrazo de paisana. Dra Ivonne López

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s