Y la Balada habitó entre nosotros

Pionero de la balada en español

Uno de los tantos síntomas que nos indican que la niñez se ha ido es el interés que empezamos a ponerle a la música.  Cuando las melodías que antes nos agradaban o nos desagradaban empiezan a tener cierto sentido; cuando la letra de las canciones significa más que un estribillo a repetir, cuando nos damos cuenta de que cada intérprete tiene un estilo propio y aunque no tengamos todavía la agudeza mental para descifrar todas las metáforas que encierran algunas canciones, quiere decir que ya rondamos la adolescencia.

 

La década de los sesenta llegó cuando yo recién había cumplido diez años.  Nicaragua en ese entonces observaba con emoción a un mundo en plena efervescencia.  El país se había contagiado de esa optimista sensación de la post guerra cuando se pensaba que todo iba a ir mejorando de manera constante y por siempre. La tecnología se movía de manera vertiginosa y nos dejaba con la boca abierta cada una de sus manifestaciones.

 

La cantidad de radiodifusoras en el país se había ampliado significativamente con las expectativas que mostraba el incremento en la cantidad de receptores de radio que se habían vendido en los últimos años, debido en gran parte a las facilidades ofrecidas por las ventas al crédito que empezaron a expandirse a finales de la década de los cincuenta.  Estaba por aparecer el radio de transistores que vendría a cambiar drásticamente el mercado de la radiodifusión en Nicaragua.  Este fenómeno vino a arrancarle a la roconola su carácter monopólico como fuente de la música que escuchaba el pueblo.

 

De esta manera, la década de los sesenta nos trajo un enorme acceso a la música que se escuchaba en el mundo y en especial en Latinoamérica, a pesar de que nos llegaba diferida con casi un año de retraso y a través de México.  Los años cincuenta finalizaron viendo apagarse a un bolero un tanto desgastado y que logró sobrevivir la década gracias a la popularidad de los tríos y al bolero ranchero creado por el compositor mexicano Rubén Fuentes, secundado por José Alfredo Jiménez e interpretado por Pedro Infante.

 

Las diferentes manifestaciones de finales de los cincuenta nos anticipaban que vendrían grandes cambios en la música y el género romántico en español no iba a ser una excepción.  A inicios de la década surgieron dos temas que confirmaron estos cambios y le correspondió a Marco Antonio Muñiz interpretarlos.  Cuando este gran cantante mexicano decidió separarse del trío Los Tres Ases e iniciar su carrera como solista, tomó estos dos temas de Rubén Fuentes con letra de Rafael Cárdenas y nos deleitó con un estilo único.  Escándalo y Luz y sombra fueron estos temas que marcan un parte aguas en la música romántica en español del siglo XX y que presentaban un estilo novedoso que no era el que mantuvo el bolero.  A partir de entonces, la música romántica en español no sería lo mismo.

 

De esta forma, fuimos testigos de la súbita aparición de un nuevo género.  Sin previo aviso, sin ninguna nota en los periódicos que lo anunciara, simplemente de repente, en las etiquetas de los discos en donde se anotaba el género musical (bolero, cha-cha-cha, mambo, ranchera, merengue), estaba uno nuevo: la balada.

 

Esta súbita aparición no dio lugar para que existiera una crónica detallada del momento exacto y el lugar en donde se fraguó este género.  Existen varias vertientes de dónde pudo haberse derivarse la balada.   La primera fuente de la balada es indudablemente el bolero y aquí es importante señalar que la línea que los divide es tan tenue que a veces es difícil distinguirlos, sin embargo, a manera de ejemplo de esta transición puede mencionarse al gran compositor mexicano de boleros Roberto Cantoral quien alcanzó la fama con sus boleros inmortales El Reloj y La Barca, sin embargo a fines de los sesenta entró en el territorio de la balada con gran éxito a través del tema El Triste, que lanzó al estrellato a José José.

 

También pueden encontrarse raíces de la balada en la música popular estadounidense.  Para esa época, el rock and roll hacía convulsionar a la juventud, sin embargo, siempre había lugar para las manifestaciones románticas y de esa forma, Paul Anka, Neil Sedaka y Pat Boone, entre otros, alcanzaron la fama con este tipo de interpretaciones.  En México, los artistas de la nueva ola que a finales de los cincuenta interpretaron “covers” de los grandes éxitos del Rock and Roll, como Enrique Guzmán, César Costa, Alberto Vázquez, Angélica María y Manolo Muñoz, de pronto se inclinaron por estas baladas pop e iniciaron una larga carrera con los “covers” de este género y que pronto se convirtieron en grandes éxitos a nivel latinoamericano como: Tu cabeza en mi hombro, Oh Carol, Mi pueblo, Diana, Así que adiós, Dile adiós, Cien kilos de barro, Oye, Uno de tantos, Mi corazón canta, Más, Payasito, Loco amor, La historia de Tommy, Olvídalo, El Pecador, Perdóname mi vida.  Lo gracioso es que la gente en Latinoamérica se acostumbró a estas versiones en español, olvidándose que eran simplemente “covers” de éxitos en inglés, de tal manera que en algún momento se llegó a conocer a Paul Anka como el César Costa canadiense.

 

Por otra parte, la música popular italiana se internacionalizó en la década de los cincuenta, gracias a los grandes éxitos obtenidos por Domenico Modugno y en forma general por el recién iniciado Festival de San Remo (1951).  Canciones como Nel blu dipinto di blu, Piove y Dio come ti amo,  dieron la vuelta al mundo y tuvieron una influencia enorme sobre la música en español.  Es importante señalar una canción que impactó al mundo, por su letra sensual y atrevida para los cánones de la época y que obtuviera el segundo lugar del Festival de San Remo de 1958 en la voz de Nilla Pizza; se trata de L´edera, cuya versión es español La hiedra fue “bolerizada” por el trío Los Panchos y tuvo un singular éxito, a pesar de haber sido prohibida por más de alguna censura.  Es claro que esta canción es un villancico comparado con la letra de muchos reggaetones de hoy.

 

En cierto grado, la canción romántica francesa también tuvo influencia en el desarrollo de la balada en español.  Puede resaltarse en este caso a cantautores de la talla de Charles Aznavour, con sus temas Venecia sin ti, Por lo tanto y Morir de Amor;  Jacques Brel, con el inmortal Ne me quitte pas, Gilbert Becaud con Et maitenant y Alain Barriere con Emporte moi, que llegó a nosotros convertida en: Y volveré.

 

A pesar de que en esa época la música popular alemana no tuvo una gran proyección a nivel internacional, merece mencionarse a un compositor de ese país, Bert Kaempfert que de manera ingrata fue olvidado.  Aunque su estilo interpretativo era el jazz y el swing, compuso algunas baladas que engrandecieron a muchos artistas, entre ellos al propio Frank Sinatra: Ojos españoles, Extraños en la noche, Danke Schoen, Red roses for a blue lady, entre otras.

 

De esta manera, en la década de los sesenta se formó el crisol de donde surgió la balada en español que se ha mantenido vigente durante los últimos cuarenta y cinco años.  Lo interesante es que es un género que no tiene reglas complicadas, más que ser de ritmo lento y que debe ser cantada con el acompañamiento de un grupo u orquesta.  Algunos estudiosos quieren adjudicarle aspectos de género, sin embargo, lo que distingue a la balada es su sencillez.

 

Después que en sus primeros años, la balada se desarrolló a partir de “covers” de temas extranjeros, un compositor mexicano iniciaría una prolífica producción original en español.  Había iniciado su carrera como pianista, arreglista y compositor.  Una de las primeras incursiones en la balada fue un tema compuesto especialmente para Angélica María en 1965: Paso a pasito.  Armando Manzanero recorrió un largo camino antes de animarse a lanzarse como intérprete y a partir de entonces sus principales baladas se convirtieron en éxitos internacionales como Somos Novios, Adoro, Esta tarde vi llover.  Existen algunos estudiosos que afirman que algunos de los principales éxitos de Manzanero son boleros y no baladas, lo cierto es que en este autor difícilmente podrían etiquetarse sus composiciones.

 

En Argentina, a inicios de la década de los sesenta, Leo Dan iniciaría una larga carrera musical con baladas de corte sencillo pero que cautivaron a la juventud latinoamericana y que abriría el camino a otros artistas argentinos como Leonardo Favio y Palito Ortega.

 

En Chile en 1968 se formó un conjunto denominado Los ángeles negros que con su inconfundible vocalista Germaín de la Fuente crearon un estilo muy particular en la balada romántica latinoamericana.

 

En España, a finales de los sesenta, un ex futbolista compuso e interpretó una balada, que lo iniciaría en una exitosa carrera dentro de este género al punto de poseer el record Guiness de más discos vendidos en diferentes idiomas a nivel mundial.  Este cantante es Julio Iglesias y su primer tema fue La vida sigue igual, que se convirtió en un himno de resignación.  En Nicaragua esta balada fue utilizada para interpretarse en misas de difuntos, como coadyuvante en la resignación y de esta manera, la guitarra que estaba proscrita por la solemnidad que debían guardar los templos, se coló a estos recintos, contribuyendo a que el decoro musical que se mantenía en los mismos se fuera al traste para siempre.  Para ese tiempo surgirían en ese país grandes compositores de baladas como Manuel Alejandro y Juan Carlos Calderón, que abrieron el camino a muchos intérpretes como Raphael y Mocedades, entre otros.

 

En Brasil, otro fenómeno musical nacería al amparo de la balada romántica que inundaría con su música por varias décadas a América Latina: Roberto Carlos.  Cabe señalar que sus éxitos Amada amante y Detalles, marcarían un hito en la historia musical de Latinoamérica.

 

Merece la pena recordar el último esfuerzo realizado en los sesenta para rescatar el bolero a cargo del malogrado cantante mexicano Javier Solís, que a través de boleros rancheros se posicionó en los primeros lugares de las preferencias latinoamericanas.  Sin embargo, es importante señalar que uno de sus grandes éxitos, He sabido que te amo, no es más que un “cover” de una balada italiana llamada Ho capito che ti amo de Luigi Tenco y que en su momento también interpretó Nicola Di Bari.

 

En Nicaragua en los años sesenta se originó la fiebre de conjuntos musicales que se orientaron básicamente al rock and roll y en su mayoría “covers”, sin embargo, se mantiene en el recuerdo de muchos nicas una balada original que en 1962 grabó Polidecto Correa, uno de los pioneros de la música moderna en Nicaragua, acompañado por los Polimusic y que con el nombre de “Subiré” logró ocupar el primer lugar en el Hit Parade nacional por muchos meses.

 

Para la década de los setenta, la balada se consolidó en el gusto del público latinoamericano.  Los autores de este género proliferaron en toda la región y vinieron a enriquecerlo.   En España destaca la obra de Joan Manuel Serrat, de quien se dice que no es un cantautor sino un poeta que se vale de la música para compartir su poesía, así mismo resalta la enorme calidad de José Luis Perales, también Rafael Pérez Botija y la populachera y no menos extensa producción de Camilo Blanes.  En México surgiría el controversial cantautor Juan Gabriel que logró el éxito moviéndose entre la balada y la canción ranchera, así como también Lolita de la Colina, Massias y Sergio Esquivel.  En Nicaragua, Carlos Mejía Godoy a inicios de los setenta compuso un tema para la participación de Nicaragua en el Festival OTI, esta balada festivalera se llamó Soy un ciego y fue interpretada por Mauricio Peña.

 

En la época actual la balada sigue teniendo un lugar privilegiado en la música a nivel mundial, aunque le toca convivir con géneros tan diversos como el rock, la cumbia, el merengue, el reggaeton, el rap, la música grupera, la bachata, el vallenato, entre otros.  Lo importante es que las nuevas generaciones de compositores de baladas han inyectado sangre nueva al género, manteniéndolo siempre vigente y en el marco de la realidad de los tiempos.  Nuevos valores como Shakira y Juanes en Colombia, así como Alex Syntec, Fato y Julieta Venegas en México, Franco de Vita en Venezuela, le han dado una gran vitalidad a la balada.

 

Existe casi un consenso universal en el sentido de que la mejor balada en inglés de todos los tiempos es Yesterday de Los Beatles, sin embargo, menuda tarea sería tratar de seleccionar la mejor balada en español.  Dicen que en gustos se rompen géneros y en petates vaya usted a saber.  Creo que cada quien tendría su propia propuesta y tal vez nunca se llegue a un consenso.  Yo me apuntaría a Lucía de Joan Manuel Serrat.  ¿Y usted?

Anuncios

18 comentarios

Archivado bajo cultura, Mùsica, Nicaragüense, radio

18 Respuestas a “Y la Balada habitó entre nosotros

  1. Gracias por este post encantador. Me gusta mucho la música y lo he disfrutado. Desconocía lo de He sabido que te amo… La voz de Polidecto me parece excepcional -igual la de Alberto Vázquez (que no sé por qué me recuerda a la de Harry Belafonte) y, así, puedo decir que en el hit parade de mi corazón Subiré mantiene un buen lugar. Comparto lo de Yesterday. De niña aún, escuchaba a Gigliola Cinquetti, “No tengo edad”…No olvido a Bert Kaempfert…Roberto Carlos lo llevo en mi corazón desde que lo escuché la primera vez en Rosita…Me encanta gran cantidad de voces españolas Perales, que lo mencionaste, Raphael, Nino Bravo, Juan & Junior, Elio Roca, Paloma San Basilio… Una canción en inglés que me fascina -disculpá que no recuerdo bien el título en ese idioma- es la canción tema en don Juan de Marco, ¿Alguna vez has amado realmente a una mujer?, de Brian Adams…Etc., etc. Tendría tanto para decir…

    Reiteradas gracias. Salud♥s

    Me gusta

  2. oswaldo ortega

    Esa pregunta Brother, es un abierto desafío a nuestra memoria, percepción y sensibilidad ya que a través de todas esas décadas han desfilados miles de composiciones que se han acomodado a nuestro gusto acorde a nuestra madurez no sólo musical sino también emotiva. Frases como”Contigo aprendí a ver la luz del otro lado de la luna” está dotada de una singularidad comparable a la interpretación de Nicola DiBari en “Como violetas” , los arreglos a las baladas de Pablo Abraira o la fuerza que encontramos en “Te recuerdo Amanda” . Yo me inclino por una composición que logró rebasar fronteras y entronizarse ( sin necesidad de urgidas traducciones) en el gusto del público internacional: ” Eres tú” del grupo Mocedades por esa sorprendente virtualidad de trascencer como lo hicieron “BesameMucho” “Frenesí” “Perfidia” o “Delirio” en una época de grato explendor.

    Me gusta

  3. Carlos

    Muy bien articulado el post. Yo creo que Manzanero es bolerista, pues es producto de la famosa trova yucateca, sin embargo, tuvo la suerte de irse al Distrito Federal en el momento justo y se subió como surfista a la ola de la balada. En cuanto a la mejor balada de todos los tiempos, como es una cuestión tan subjetiva, yo propondría “Comienzo y final de una verde mañana” de Pablo Milanés. Felicidades

    Me gusta

  4. Paola

    Muy buen post Don Orlando, sin embargo debo reclamarle que se olvidó de un gran baladista nica, masaya, aunque a veces se cree mexicano y es Hernaldo Zuniga. Para mi gusto particular Mentira de Hernaldo podría competir por la mejor balada en español, aunque tiene usted razón y de gustos y colores no se disputa.

    Me gusta

  5. Félix

    Yo le voy a Sexo, Pudor y Lágrimas de Alex Syntec, me parece lo mejor en baladas.

    Me gusta

  6. Como recuerdo esa cancion triste: “esa tarde vi llover” del señor Armando Manzanero y muchas otras mas que fueron parte de mi juventud 🙂

    Me gusto su post, es excelente, un tributo a las grandes canciones que siempre estan de moda.

    Saludos!

    Me gusta

  7. alcidesito

    Yo me anoto con baladas de Los Iracundos,como Te lo pido de Rodillas,Calla,Puerto Montt o Aprontate a Vivir,pero mismo entre las mismas es dificil decidir

    Me gusta

  8. ISABELA

    RECARTEN LAS ACCINES DE LA BALADA PONGAN LO MAS INTERESANTE BUENO YO ME DESPIDO CHAO Y SIGAN MIS CONSEJOS ABURRE LEEEER OK…. BUENO AHORA SI ADIOS CHAITOO <

    Me gusta

  9. Mario Arguello

    muy bonito post. Es tan dificil escoger pues en cada etapa de nuestras vidas siempre hay canciones especiales que nos han dejado endelebles recuerdos. Mi madre en mi ninez escuchaba al maestro Agustin Lara. En mi opinion mala voz pero exelente compositor lo mismo que Armando Manzanero. Yo apostaria a Roberto Carlos y detalles, los iracundo de Uruguay con Voy ha pedirte de rollidas. Ultimamente yo diria uno de los grandes romanticos y con una cancion tan preciosa sera en mi opinion Franco De Vita con “tu de que vas”. Un testimonio para el amor y el amar.

    Me gusta

  10. Vanessa Berlanga

    Todas las baladas de Hernaldo Zúñiga me parecen hermosas, me quedaría con “Siempre” y “Septiembre”, de este gran cantautor nicaragüense, quién no es verdad que a veces se crea mexicano, él está muy orgulloso de sus raíces, adora a su gente nica, más bien se siente bendecido por el recibimiento que le hemos dado en México y el respeto y admiración que tenemos hacia su obra y su persona.

    Me gusta

  11. rachel levkovits

    el que me hace sonhar es armando manzanero

    Me gusta

  12. Silvia Leticia

    Sorry, pero Hernaldo Zuñiga no es ni mexicano ni nicaraguense ni chileno jijiji, es de mi corazón, pues asi lo dice en la canción que me compuso “NO TENGO MAS PATRIA QUE TU CORAZÓN” jijijiji………….beso parejo pa todos………

    Me gusta

  13. antonpr

    Gracias a todos por los recuerdos que me trae leerlos. Son tantas las que recuerdo pero por ahora: Amar y Querer – José José, ¿Como Has Hecho? – Domenico Modugno, Como Las Violetas – Nicola DiBari, Yo Te Perdono – David Dalí, Por Si Volvieras – José Luís Rodriguez… son solo algunas de las que considero buenas baladas. Pero si fuesemos a clasificarlas por letra, arreglo musical e interpretación; entonces tendríamos tres listas.

    Me gusta

    • SILVIA LETICIA PORRAS RIOS

      Wow antonpr…. que temas nombraste, caray!, preciosas baladas, claro, a ver si compartimos esto por otro medio, te envio un saludo desde aqui, mi Mèxico Lindo y Querido, (o florido y espinudo como decia el poeta). Porfa hablame de las 3 listas, cuales son tus favoritas en cada una. Hasta pronto, te dejo un saludo cordial.

      Me gusta

  14. djmax60

    uno de mis idolos, manzanero eres increibleeee

    Me gusta

  15. lorena

    Ay qué post más lindo!
    gracias, me ha encantado. Lo único en que difiero es que la producción de Camilo Blanes es “populachera” quizá usted desconoce temas excelentes de éste cantautor.
    Debo mencionar a Nelson Ned, otra gran voz brasileira y …
    por supuesto la mejor balada en español tiene que ser América, América o Un beso y una flor del inolvidable NINO BRAVO, un portento de cantante!
    Nicaragua está muy bien representada en la balada con Hernaldo y una voz nica de antaño que me cautiva es la del cantante de Los Panzer de Carazo.

    Me gusta

  16. Junior Poveda

    Excelente recuento, aun que no fue Julio Iglesias primero que Manuel alejandro y Raphael, ellos fueron primero (1960-61) por lo tanto julio tubo la influencia de ellos.
    Ahora fue Primero Palito Ortega y Despues Leo Dan (Leopoldo Dante Tebas) y mas Tarde Leonardo Fabio y Sandro. Felitaciones muy Bueno.

    Me gusta

  17. saza

    En qué sitio puedo encontrar esa canción “El Ciego” =.?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s