A propósito de propósitos

Ovidio Ortega Reyes

Durante mucho tiempo, uno de mis firmes propósitos de año nuevo fue esforzarme por aprender a tocar la guitarra.  Tenía entonces la enorme convicción de que la disposición musical tenía mucho que ver con los genes, por lo tanto, tenía escondida esa habilidad en algún lugar recóndito de mi interior. 

Creía lo anterior a pie juntillas, pues siempre he admirado la facilidad que mi hermano Ovidio tiene para la música.  Oswaldo y Eduardo también la tienen, sin embargo Ovidio es excepcional y además compone de una manera que haría palidecer a Ricardo Arjona, si éste tuviera la humildad de mi hermano. 

Ovidio aprendió a tocar el piano en un Neumann vertical que mi padre me había comprado cuando cumplí los siete años y que por la inclinación etílica de mi profesor, debí abandonar tempranamente.  Mi madre le enseñó algunos acordes y luego él por su cuenta comenzó a descubrir todo el universo musical que luego pasó a la guitarra y de nuevo lo trasladó al órgano.  Podría decirse que toca de oído, pero creo que más bien toca de corazón, pues hay una fortaleza en su música que no puede venir de otro lado. 

Cada vez que escuchaba a Ovidio me repetía que yo tenía el mismo genio escondido en alguna parte.  Sin embargo, por más esfuerzos que realicé nunca pude aprender ni siquiera una canción de Manzanero. 

A estas alturas del partido ya mis propósitos de año nuevo no tienen nada que ver con la música, salvo, tal vez con escucharla y disfrutarla al máximo, pues mis metas están más orientadas a tratar de ser feliz.  Parece mentira ahora pienso que si Ovidio tiene esa enorme capacidad de ser feliz, no importa que el mundo se le venga encima, por cuestión de genética yo también la debo de tener escondida por algún lugar.  Si él va por la vida puliendo los recuerdos hermosos y mandando constantemente a la papelera de reciclaje cualquier indicio de rencor, es lógico que yo debo de haber heredado lo mismo y creo que encontrarlo me costará menos que interpretar el Vuelo del Abejorro en guitarra.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Familia, Mùsica, Nicaragüense

3 Respuestas a “A propósito de propósitos

  1. Hola hombre por fin te encuentro via internet. por favor dame noticias de ustedes. Hasta luego. Frank tu amigo de siempre.

    Me gusta

  2. Frank Gerard

    Hola Ovidio perdi mi trabajo desde septiembre y tengo une nuevo correo electronico: frank.gerard36@gmail.com
    Por favor mandame un mensaje porque ya no tengo tu correo electronico. Hasta luego. Frank.

    Me gusta

  3. Porfirio Herrera Rugama

    Hola mi hermano Ovidio, tengo ratos de rastrear tu teléfono, email, he querido contactarme contigo, pero por este medio creo que lo lograré.

    Mi querido getonovich, recuerdas el año de seminarista, creo que es uno de los años inolvidables fraguando cosas a la sombra de la ceiba, tocando piano y queriendo conducir una banda de sordos, recuerdo tus caricaturas increíbles, llenas de amor y humor.

    Que Dios te bendiga, te guarde y te prpospere en todo, desde ahora y para siempre.

    Porfirio Herrera
    Estelí, de los bancos una cuadra al oeste, media cuadra al sur.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s